Lamentable. Un hombre de 42 años, identificado como Marcelo Domínguez, fue asesinado ayer a la madrugada de una apuñalada en un confuso episodio ocurrido en la zona de El Bajo, en el macrocentro capitalino.
El hecho tuvo lugar en la intersección de avenida Costanera e Ituzangó, aproximadamente a las 6.30, aunque el cuerpo fue descubierto una hora después por vecinos del lugar que se comunicaron con el Sistema de Emergencias 911 y minutos después, el móvil policial arribó con una ambulancia del Samec que determinó que Domínguez no presentaba signos vitales y la causa de su muerte se originó a raíz de una hemorragia aguda por herida de arma blanca.
Según informaron fuentes policiales a El Tribuno, el hombre asesinado habría estado ingiriendo bebidas alcohólicas con el o los causantes durante toda la noche y al parecer, luego se desconocieron y se trenzaron a golpes de puño hasta que el asesino sacó a relucir un cuchillo tipo sierrita y se lo incrustó en la espalda.
De inmediato, el atacante se dio a la fuga y Domínguez quedó tendido en la vía pública.

Hay dos detenidos

Tras conocerse el lamentable suceso, efectivos de la Brigada de Investigaciones conjuntamente con el personal de la Comisaría 2 tomaron intervención y tras una serie de averiguaciones lograron identificar al autor del hecho, por lo que fueron tras su búsqueda.
Horas más tarde, Héctor Laime, de 30 años, fue apresado en la plaza Ceferino, ubicada a pocas cuadras de la escena del crimen junto a otro joven que no fue identificado.
Los apresados fueron trasladados hacia Alcaidía Judicial, previo examen médico y serán indagados en las próximas horas.
Por su parte, el cuerpo de Domínguez se encontraba anoche en la morgue del hospital San Bernardo, a la espera de ser entregado a sus familiares.
Se supo que la víctima residía junto a su familia en Villa Juanita, en la zona sureste de esta capital, aunque habitualmente concurría a la zona de El Bajo debido a su adicción a las drogas y el alcohol.

El hartazgo de los vecinos

En diálogo con este matutino, un grupo de vecinos que no quiso ser identificado por temor a represalias, comentó: “Estamos cansados de convivir con este tipo de personas. Si no hay asesinos o muertos en las calles, hay prófugos y adictos a las drogas. Nuestros hijos no pueden salir a jugar y la Policía no puede entrar porque los apedrean. Necesitamos una solución urgente porque la inseguridad es extrema en esta zona de la ciudad”.
“Nunca podemos denunciar lo que pasa por acá, porque los delincuentes luego se enteran y nos apedrean las casas y nos amenazan de muerte. Las autoridades tendrían que tener en cuenta nuestro reclamo y hacer algo al respecto”, cerraron.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...