Elogios al desendeudamiento externo. El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, dijo que las políticas de cancelamiento de deuda en los últimos años han permitido que “la Argentina se rija por sus propias recetas, sin condicionamientos externos que proponen siempre la reducción de la participación estatal”.

Al participar del seminario en el que se debatieron las medidas del Gobierno para incrementar las compras entre organismos públicos, en la sede del Banco Nación, el jefe de la cartera económica subrayó que están “ante un nuevo ejemplo de cambio de paradigma, en este caso en cuanto a los sistemas de compra”.

El funcionario consideró que “la gran decisión” fue el desendeudamiento”, sin el cual, valoró, “hubiese sido impensable, entre otras cosas, recuperar YPF y los fondos de pensión”.

“Venimos de un paradigma, el de los años 90, en el que el Estado no servía y hoy hemos demostrado que el Estado puede administrar bien”, indicó.

“Lo que estamos viendo en Europa y en los Estados Unidos es una crisis de deuda”, señaló el titular del Palacio de Hacienda, quien agregó que en esos países, sobre todo en los europeos que están en crisis, “se aplican las recetas del Fondo Monetario Internacional, que impulsan la reducción del Estado para pagar deuda”.

En ese sentido, el funcionario hizo mención al reloj que instaló en el Ministerio de Economía, que marca los días, las horas y los minutos que faltan para el 3 de agosto, fecha en que se pagarán los 2.300 millones de dólares con los que se cancelarán los Boden 2012, que se utilizaron para consolidar la deuda del corralito y el corralón.

“No es solo un pago de deuda, es la muestra de que la política de desendeudamiento sirve y ha servido”, dijo el titular del Palacio de Hacienda. Al respecto, mencionó que esa política “bajó la deuda que teníamos con los privados del 124%”.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...