El Ministerio de Seguridad de la Nación podría resolver en las próximas horas la clausura total del estadio Monumentaluna vez que tenga los resultados de la investigación del fiscal Norberto Brotto sobre las irregularidades en la venta de entradas, el uso de pirotecnia y la agresión al hijo del vicepresidente de Boca durante el Superclásico del pasado domingo.

La investigación apunta a establecer si en el estadio hubo más de 61.300 personas, límite de capacidad, al detectarse cerca de 8 mil entradas que no fueron registradas y que reforzarían la teoría de la reventa.

Por otra parte, dos hechos graves ocurrieron durante el partido, primero en la tribuna Sívori alta donde un hombre que tenía el tatuaje de Riquelme fue advertido por un grupo de hinchas de River, que lo dejaron malherido y que se salvó de un final trágico por la intervención de la barra brava.

Además, el hijo de Juan Carlos Crespi, vicepresidente de Boca, recibió siete puntos de sutura en una de sus córneas luego de que el vehículo que transportaba a dirigentes xeneizes recibiera varios piedrazos cuando se retiraban del estadio.

Por último se advirtió el uso de pirotecnia que desde hace ya varios torneos está prohibido por el Ministerio de Seguridad.

 


 

 

 

 

 

El pasado 4 de octubre dos personas habían sido detenidas y 97 entradas decomisadas fue el resultado de un operativo que se realizó por la reventa de localidades para el próximo superclásico que se disputó el pasado domingo entre River y Boca en el estadio Monumental, sólo con socios locales.

Tras una investigación del área de Inteligencia Criminal de la Policía Federal, a partir de una división que hace chequeos, sobre todo, en los sitios de venta en Internet, se detuvo a dos personas por orden del fiscal penal, contravencional y de faltas de la Ciudad de Buenos Aires, Norberto Brotto.

A instancias del Ministerio de Seguridad de la Nación, se hicieron varios procedimientos y la policía retuvo un total de 97 entradas que habían sido canjeadas por socios y que figuraban a la venta para el River-Boca del domingo.

En ese marco, en los procedimientos realizados en un domicilio ubicado en Corrientes y Carlos Pellegrini, y en otro en Santiago del Estero y Alsina, ambos en Capital Federal, se detuvo a una persona en cada uno.

La reventa de entradas es una contravención en la que se labra un acta y se les retiene las entradas, pero estas dos personas quedaron detenidas por registrar antecedentes por la misma falta. 

FUENTE: PLAY FUTBOL.

 

Antecedente

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...