La crisis fiscal en las provincias comenzó a sentirse con fuerzas en las arcas de varios gobernadores. Uno de los primeros que salió a reclamar una revisión de la ley de coparticipación fue Daniel Scioli. Es que el gobernador de la provincia con mayores gastos del país no sabe cómo resolver el pago de los salarios de la administración pública y el aumento a los docentes. No fue la única, luego se sumaron Córdoba y la quebrada Santa Cruz. Salta, al igual que Chaco, fue una de las que consideró que “no es el momento para discutir la coparticipación”. Ayer el Gobierno salió a cruzar con dureza a los gobernadores que piden rediseñar la coparticipación federal. Desde la Casa Rosada afirmaron que “no se asfixia a las provincias” ya que los giros por ese concepto crecieron un 37 % en febrero, respecto del mismo mes del año pasado.

El encargado de dar el mensaje oficial fue el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, quien rechazó las críticas al reparto de dinero que realiza la administración nacional y afirmó que “la economía (del país) se encuentra en pleno crecimiento”.

“Los recursos (enviados) a las provincias, lo que va como coparticipación, entre febrero de 2012 y 2013 crecieron un 37 por ciento. Es muy superior a lo que creció el resto de los ingresos del Gobierno”, dijo Abal Medina.

El funcionario afirmó que aclaró la posición de la administración central para “contradecir cosas que se dijeron el otro día, como que el Gobierno nacional asfixia a las provincias”.

La polémica con algunos gobernadores se instaló en torno de los fondos que son los que la Nación cobra por impuestos nacionales de los que, por ley, debe transferir una parte a las provincias.

El funcionario aseguró que estas cifras hablan de “una economía que se encuentra en pleno crecimiento” y apuntó contra los pronósticos de los “mariscales del fracaso, de los agoreros”.

En declaraciones a una radio porteña, señaló además que “16 mil millones de pesos llegaron a las provincias”. “Se sigue avanzando, y frente a los problemas de la economía mundial mantenemos nuestro modelo de desarrollo con inclusión social”, destacó.

En momentos en que el gobierno bonaerense solicita un auxilio financiero extra a la Nación para poder acceder al reclamo salarial de los docentes bonaerenses, el funcionario pidió responsabilidad a la hora de administrar.

Abal Medina pidió “responsabilidad a todas las partes en un momento en donde en todo el mundo están cayendo de a millones los puestos de trabajo”.

Chaco, sin problemas

El gobernador de Chaco se diferenció de su par Daniel Scioli y afirmó que “cualquier tipo de modificación en los sistemas de distribución corresponde naturalmente al Estado”, a la vez que destacó que es una ley con “enfoque distributivo”.

El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, calificó como “inviable” la revisión de la ley de coparticipación federal solicitada por sus pares Daniel Scioli y José Manuel de la Sota, al remarcar que cualquier alteración en los sistemas de distribución “corresponde al Estado nacional y no a cualquier provincia”. El mandatario provincial también manifestó que antes de discutir los mecanismos de distribución quiere “que se corrija previamente la inequidad de carácter estructural” que sufren las provincias del norte del país. “Consideramos que una reforma de la coparticipación federal es inviable. Cualquier tipo de alteración o modificación en los sistemas de distribución corresponde, naturalmente, al Estado nacional, no a cualquier provincia argentina”, sostuvo Capitanich por radio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...