“Cambió el esCILo de vida”

Pese a que se vino la ola polar con todo, en Salta hay uno que no tiene frío. Es el exsecretario de Asuntos Municipales de la Provincia, Marcelo Cil, que está en el horno por culpa de su habilidad para hacer que la platita se le multiplique como los panes a Jesús. Se justifica con que hizo mucha plata en Gimnasia y Tiro donde “cobraba en dólares”, fanfarronea. Pero, da vueltas por ahí alguna demanda que el nuevo rico le habría iniciado al club para reclamarle 1.500 ­­­­PEEEESOOOSS!!!! Marcelo dijo una vez que su estilo de vida era viajar mucho a Estados Unidos para veranear. Sin embargo, parece que ahora cambió el destino de sus viajecitos y se va todos los fines de semana, pero no de veraneo a Yankilandia sino a Buenos Aires, de luna de miel...

Café no, cuentas pendientes

Con sorpresa se recibió en el Concejo la iniciativa “Café pendiente”, del presidente del cuerpo, y mediante la cual uno deja un saldo en una confitería para que lo use alguien pobre. ­Ni un café se paga él y quiere que lo pague el pueblo! repetían en los pasillos. Otros pensaban: ­Al fin se le cae una!... hasta que descubrieron que copió la iniciativa de una experiencia italiana. Pero lo que varios comentan en los pasillos es que en realidad, “Café Pendiente” es lo que el “Tury” tiene con aquellos que le solicitan que transparente e informe los gastos del Concejo. Y es que es una linda cajita la que se maneja, y sin rendir cuentas, reclaman. Con ansias se esperan los próximos proyectos del concejal, exactor de teatro, quien detesta la “oligarquía” y el “conservadurismo” y se manifiesta a favor de los más “humildes”, aunque cuando de ayudar se trata... rugen los lagartos de su bolsillo, al menos así comentan quienes van a pedirle ayuda para comedores o instituciones benéficas.

Una pelea de pesos livianos

Como decíamos ayer aquí mismo, las peleas a la vuelta del Gobernador para garronear algún carguito o candidatura no paran. Cómo será que el más chiquito de la tribu del Indio, Luquitas, y Gonzalo Quilodrán reflotaron una peleíta de la campaña pasada en torno a las candidaturas. Quilo dijo que no creía que el Indio siga candidateándose para ser diputado y Luquitas, afligido por la posibilidad de quedarse huérfano en el recinto, le contestó que la política no era una cuestión generacional... Claro que la aclaración era porque no tiene nada que ver que su papá tenga más años que Matusalén en la política, y no se refería de ningún modo a las generaciones de Godoys chupando la inagotable teta del Estado. Aclaro, por las dudas ¿vio?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...