Con mayor frecuencia escucho la pregunta: ¿Por qué cada día, poco a poco, nos parecen normales conductas que hace tan poco tiempo considerábamos inaceptables? Para contestar, apelo a los estudios de teoría política de Joseph P. Overton, quien nos plantea cinco etapas en “aceptar lo impensable”: En la actual sociedad de la tolerancia, de relativismo impuesto, que no tiene ideales fijos y, como resultado, tampoco una clara división entre el bien y el mal; artificialmente nos cambian la actitud a aceptar conceptos considerados totalmente inaceptables, en función de una secuencia concreta de acciones con el fin de conseguir el resultado deseado.

Como un tremendo ejemplo el columnista de RT Evgueni Gorzhaltsán, nos plantea como convertir en aceptable la idea de legalizar el canibalismo paso a paso, desde la fase que se considera una acción repugnante e impensable, completamente ajena a la moral pública hasta convertirse en una realidad aceptada por la conciencia de masas y la ley. Eso no se consigue mediante un lavado de cerebro directo, sino con técnicas más sofisticadas que son efectivas gracias a su aplicación coherente y sistemática sin que la sociedad se dé cuenta del proceso.

Las Etapas de Joseph

1.-De lo impensable a lo radical: la legalización del canibalismo actualmente se encuentra en el nivel más bajo de aceptación, absurdo, impensable: un tabú.

Para cambiar esa “percepción”, amparándose en la libertad de expresión, se opta por trasladar la cuestión a la “esfera científica”, pues para los científicos normalmente no hay temas tabú. De tal manera el tema “inaceptable” comienza a discutirse.

2.- De lo radical a lo aceptable: es preciso instalar en la comunidad que siguiendo a los científicos, uno no puede blindarse a tener conocimientos sobre “canibalismo”. Si una persona se niega hablar de ello es considerado un hipócrita intolerante. Se crea un eufemismo para el propio fenómeno, para disociar la esencia de la cuestión de su denominación, separar la palabra de su significado.

Así el canibalismo se convierte en “antropofagia” y luego “antropofilia”. Se crea un precedente de referencia, histórico, mitológico (aunque sea inventado) que sea legitimado para que sea utilizado como prueba que la antropofilia, en principio, puede ser legalizada.

3.-De lo aceptable a lo sensato: promover ideas como que "el deseo de comer personas está genéticamente justificado', ´a veces una persona puede recurrir a eso, si se dan circunstancias apremiantes´. En esta etapa, expertos y periodistas demuestran que durante la historia de la humanidad siempre hubo ocasiones en que las personas se comían unas a otras, y que eso era normal.

4.- Los medios de comunicación, con la ayuda de personas conocidas “ famosos vip”, y políticos, ya hablan abiertamente de la antropofilia. Aparece en películas, canciones populares, videos, Facebook, blogs. Empieza la promoción de personajes que practicaban la antropofilia. Se “ humaniza” a los criminales que la practicaron mediante la creación de una imagen positiva, diciendo: “ellos son víctimas ya que la sociedad y la vida los llevo a practicar antropofilia” (no se dice comer humanos).

5.- Se preparan leyes para legalizar el fenómeno. Las encuestas de los partidarios del canibalismo, empiezan a confirmar en la sociedad un nuevo dogma: “la prohibición de comer personas está prohibida”.

Utilizando a la tolerancia como pretexto para proscribir tabúes se logra la ruptura de la sociedad.

Aplicando estos 5 puntos a cualquier nueva conducta, se constará que la misma fue artificialmente impuesta.

x

x

x

x

x

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...