“Estoy desesperado, temo por la vida de mi hijo”, fueron las palabras que utilizó Sergio Pascual para definir la situación que hoy le toca vivir.

Cansado de visitar las instalaciones de Ciudad Judicial desde hace casi dos años, sigue luchando incansablemente por obtener la tenencia de su pequeño de casi tres años, quien según su relato es víctima de la violencia y el abandono de la madre. 
“Carina, la madre de mi pequeño, me lo entregó cuando el tenía solo cuatro días de vida, ella lo abandonó. Luego regresó y me lo quitó. Desde ese momento comenzó un tenso litigio por su tenencia. Ella es violenta y en reiteradas ocasiones logré probar que deja a mi hijo solo durante días, sumado a las palizas que le da, las cuales están constatadas con fotografías, videos y las palabras del niño, pero la jueza hace oídos sordos a mis pedidos”, sentenció Pascual. 
Luego de una relación viciosa, de una lluvia de denuncias mutuas, prohibiciones de acercamiento, peleas y causas que fueron elevadas a juicio, obtuvo la tenencia provisoria del niño gracias a una investigación realizada por la Secretaría de Derechos Humanos, que realizó estudios ambientales y otros en los domicilios donde vivió en nene con su mamá. 
“El juez Soria me otorgó la tenencia provisoria de mi pequeño, el 21 de mayo, luego de que yo hiciera una presentación pidiendo la protección del nene. En ese momento, el magistrado comenzó las averiguaciones y cuando se enteró que Derechos Humanos corroboró mis dichos, realizando una investigación en todos los domicilios donde Carina llevó a mi bebé y constató los terribles momentos que vivía, me dio de inmediato la responsabilidad de sus cuidados”, explicó. 

Hoy Pascual lucha para que la jueza de Familia 5, le dé la totalidad de la tenencia del niño. “Siento que la magistrada tiene algo en mi contra, en cada mediación me denigró como persona y a Carina le exigía que cumpla con su papel de madre, cosa que me parece ridículo, ya que no solo están mis denuncias explicando la situación, sino la de varios vecinos y hasta la de sus propios hijos, frutos de una relación anterior, quienes la acusaron de malos tratos”, contó. 
El hombre aseguró que las veces que fue a visitar al niño y que lo encontraba solo en la habitación de algún aguantadero radicaba la denuncia, y siempre la jueza le restituía el menor a su madre, a pesar de todas las pruebas en su contra. 
“La Justicia debe velar por los derechos de mi hijo y garantizar su seguridad. Está probado que su mamá no sabe ni quiere cuidarlo, pero aún así a la jueza parece no importarle. Yo no quiero que el nene sufra secuelas para toda su vida”, dijo Pascual. 
Durante los litigios, ambos llegaron a un acuerdo de tenencia compartida, pero el hombre cuando debía cuidar al pequeño detectó que estaba siendo golpeado por su mamá, por lo que actuó de inmediato. 
“Con la resolución del juez Soria, hice un pedido a la jueza de familia, anteponiendo una cautelar, que hasta la fecha no tiene respuestas, quiero cuidar y garantizar la seguridad de mi hijo y espero que ella sea coherente y sabia al tomar la decisión. El nene es lo más importante en este caso”, señaló. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...