“Yo no soy ni Rambo ni San Martín ni nada. No me adjudico nada de lo que se dice. Lo tomo con humor, pero me avergüenza”, aseguró Javier Mascherano. El nuevo héroe argentino en tiempos de Mundial, intentó correrse del escenario principal donde quedó después de acumular buenas actuaciones que le valieron el reconocimiento de la gente
El capitán sin cinta (como muchos lo bautizaron) de la Selección trata de mantenerse al margen de la repercusión que causó su juego en las redes sociales. Los hinchas argentinos están felices con el alto nivel de Mascherano adentro de la cancha y hacen su alegría pública. “Cuando se te halaga demasiado la gente empieza a tener expectativas que quizás no podes cumplir”, explicó el Jefecito.

A un día de la final del mundo, tiene los objetivos bien claros. “Quiero ganar la final y ser campeón del mundo, pero me importa que estemos a la altura de un partido tan grande”, sostuvo. “No soñé con levantar la Copa. Si se tiene que dar, ojalá que Leo (Messi) lo haga”, dijo en una entrevista con Olé.

Después de dejar en el camino a Holanda y lograr pasar a una final luego de 24 años, Mascherano reflexionó sobre el éxito. “Te hace enamorar de uno mismo, te hace ver más lindo y te hace creer que sos mejor de lo que realmente sos”, se sinceró.
Argentina mejoró su nivel de juego con el pasar de los partidos. Logró obtener mayor solidez defensiva, equilibrio en el medio campo y gol en los momentos justos. La delantera fue la línea menos efectiva en la etapa eliminatoria. “En este torneo cuando el equipo funciona, las individualidades crecen. El equipo sustento a los nombres”, explicó.

“Tenía el temor que después del partido con Bélgica y luego de 24 años no poder pasar los cuartos, nos relajáramos. Y dimos un paso más”. El líder y técnico del equipo adentro de la cancha se siente orgulloso por sus compañeros y deja a la luz en cada palabra que emite.
Aceptó que “el equipo mutó. Dio un gran paso en cómo enfrentar los partidos y en cómo adaptarse al rival”. Esa versatilidad le permitió llegar a la final de la Copa del Mundo y mostrar solidez en el juego.

Mascherano también habló del bajo nivel de Messi en los últimos dos encuentros. “Leo arrancó el motor de este equipo con sus primeros partidos y después se adaptó a lo que el conjunto necesitaba. En algunos partidos tuvo que sacrificarse más de lo que nosotros hubiésemos querido”, aceptó.

El Jefecito hizo referencia a otro de sus compañeros en el conjunto catalán. Habló sobre el deseo de Neymar para la final del Mundial. “Mostró la clase de chico que es al decir que quiere que seamos campeones. No esperaba otra cosa. Desde que llegó al Barcelona supo cumplir el rol que le tocó”. En último lugar se refirió al técnico de Argentina y a la importancia que tuvo Pachorra en este nuevo ciclo. “Alejandro es honesto, profesional, ubicado y preparado. El me hizo volver a tener ganas de jugar en la Selección”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...