Juventud Antoniana quiere tener todo en regla antes que comience el Federal A. Pero para eso, debe saldar una vieja deuda que el club mantiene con la Asociación del Fútbol Argentino, lo que no le permite habilitar a sus refuerzos.
La dirigencia del santo informó ayer que comenzó a gestionar la refinanciación de dicha deuda que data del año 2006 (mandato de Pancho Cornejo y Rubén González), con lo cual levantaría la inhibición para poder habilitar tanto al volante Pablo Garnier como al delantero Leandro Martínez, las caras nuevas del equipo.
Se estima que en los próximos días habrá novedades al respecto y que Juventud no tendría problemas de utilizar sus nuevos jugadores cuando se reanude el torneo frente a Zapla, el 29 de enero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...