Los cuidados en la higiene de los perros

Por Walter Octavio Chihán, médico veterinario.

Con el objeto de respetar las reglas de higiene más elementales, el propietario debe prodigar a su perro cuidados cotidianos o semanales, eventualmente contemplados con sesiones en la peluquería.
Un mantenimiento fácil: el perro tiene dos mudas, una en primavera y otra en otoño, durante las cuales se acelera la caída de los pelos. Durante todo el año hay que cepillarlo lo más frecuentemente posible sobre todo si tiene los pelos largos. El cachorro tiene un pelaje menos denso que el adulto. Para mantenerlo en buen estado basta con un cepillado suave.
Si se trata de un ejemplar adulto de pelo corto (boxer, waimaraner, bracco), bastan unas cuantas fricciones con un guante húmedo o una gamuza para quitarle la suciedad. Después se pasa una toalla seca para darle brillo. El arreglo de los perros de pelo duro como el fox terrier o el schnauzer se debe hacer con un cepillo de metal flexible o de cerdas de cerdo, y se desenreda con un peine de aluminio.
Los pelos muertos y sin brillo se quitan con un peine especial.
En cuanto al pelo lanoso y rizado (caniche), requiere cuidados cotidianos, por lo tanto, es preferible utilizar una plancha de madera provista de un pequeño mango en la que se fijan dos pequeñas ramas de metal. Para los pelos sedosos como el afgano, se utiliza más bien un cepillo de puntas redondas.

Cepillado cuidadoso

Los perros de pelo largo y subpelo como el Terranova, se arreglan con una almohaza, el cepillado se hace de detrás hacia adelante en la espalda y de delante hacia atrás en los flancos. Después se utiliza el peine para desenredar los nudos difíciles. Estas operaciones se han de repetir después de cada paseo con objeto de detectar la presencia de alguna eventual espiguilla alojada en el borde de las orejas o entre los dedos. No olvidar peinar el interior del pabellón de la oreja y de los muslos. También se puede recortar los pelos que caen en los ojos de algunas razas como el yorkshire terrier con unas tijeras de peluquero.
En caso de caspa o de pelo seco y quebradizo hay que restablecer el equilibrio de la piel con un champú o loción a base de vitamina F y azufre. Durante una semana se le administrará una preparación comercial que tenga ácido grasos insaturados, vitaminas y minerales. El uso de algún spray o la aplicación de una loción oleosa en el pelo le darán brillo y flexibilidad.

¿Hay que bañarlo?

Cuando se decide bañarlo, primero se lo cepilla y peina, luego se lo mete a la bañera. Si tiene los ojos sensibles, es necesario protegérselos con una pomada o un colirio. En cuanto a los conductos auditivos, se les coloca algodón para evitar que el agua jabonosa se le meta adentro. Usar agua templada a caliente. Si hace frío secarlos con toallas y luego secador de pelos, usarlo a una buena distancia para no quemar los pelos. No hay que excederse en los baños, mínimo hay que respetar el intervalo de 15 días entre baño y baño, si es más espaciado mejor. Salvo que esté cubierto por una sustancia maloliente, como materia fecal, grasa, osamenta. En realidad, el animal lavado demasiado a menudo queda sensibilizado a las afecciones dermatológicas. Siempre evitar lavarlos con agua de mar y utilizar los ingredientes de limpieza, como champú y jabón, el indicado por su veterinario.
Entre una y otra sesión de peluquería, los dueños deben prodigarles a sus perros los cuidados de higiene que son de rigor. Para ello, el comercio veterinario les ofrece a los propietarios meticulosos, una gama de productos especializados todos ellos.

Arreglo de las orejas

Los perros de orejas caídas necesitan que se les limpie regularmente el conducto auditivo a causa de las afecciones a que suelen estar expuestos tales como otitis. Después de haber depilado o rasurado el borde del conducto, si se sospecha de una futura infección, se puede colocar un gel ótico u otro producto veterinario antiséptico. Un masaje vigoroso en la base de la oreja disuelve la suciedad y el cerumen, luego se introduce algodón hidrófilo arrollado o los clásicos cotonetes, para que se empapen con el líquido sucio. Cuando se usan los cotonetes o bastoncitos de algodón, hay que manejarlos muy bien, porque pueden pegar las secreciones al fondo del conducto en vez de absorberlas.

Cuidado de los ojos

Algunas razas (caniche, bichón) a menudo tienen los ojos que lloran. Este problema es crónico muchas veces y exige cuidados cotidianos. El borde interno de los ojos se limpia cada mañana con una gasa limpia empapada en agua tibia o una solución ocular antiséptica. También ya vienen medicamentos formulados para este problema que se expenden en las farmacias veterinarias. A veces hay que recurrir a la prescripción del veterinario.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...