Victoria, a un paso de ser la primera salteña física médica

Victoria Battellino Percello tiene 22 años y ya es licenciada en Física por el Instituto Balseiro y, a fin de año, cuando concluya sus estudios de la maestría en Física Médica, se convertirá en la primera profesional salteña con dicha especialidad. Un hecho realmente destacable teniendo en cuenta que no muchas mujeres eligen dedicarse al campo de las ciencias duras.

A través de la física médica, los investigadores realizan el análisis estadístico y el procesamiento de imágenes médicas, el desarrollo de técnicas de tratamiento de cáncer (radioterapia y braquiterapia), el estudio de la interacción de la radiación con tejidos biológicos y medicina nuclear. Desde 2014, el prestigioso Instituto Balseiro, ubicado en Bariloche (Río Negro), ofrece en la carrera de grado de la Licenciatura en Física la opción de realizar la Maestría en Física Médica, que implica un año más de estudio. A Victoria le encantó la propuesta desde el primer momento, ella dice que no quiere ser médica sino aportar a la medicina y a la sociedad mediante la investigación.

La flamante física admitió que al principio le costó bastante, la carrera requiere de mucho esfuerzo, pero valió la pena. En la actualidad, Victoria está trabajando en su tesis de maestría sobre diagnóstico por imágenes, uno de los dos campos que tiene la carrera, el otro es la radioterapia. Este año, la joven salteña se instalará en Mendoza, donde funciona la Fundación de Escuelas de Medicina Nuclear (Fuesmen) para finalizar sus estudios que, al mismo tiempo, la convertirán a nivel nacional en la tercera mujer graduada con la orientación de física médica.

De cara al futuro, Victoria Battellino Percello verá qué oportunidades laborales surgen a partir de la maestría, aunque le gustaría seguir capacitándose esta vez en dosimetría. Esta especialidad implica una práctica en un centro de medicina nuclear.

También piensa en otros horizontes. "Me gustaría vivir las dos experiencias, habilitarme y tener una experiencia en el exterior. Me gustaría poder hacer un doctorado, pero para eso uno tiene que encontrar gente dedicada a la física médica en el exterior, conseguir una beca, veremos qué pasa", expresó.

En el Instituto Balseiro, a la profesional la deslumbró el equipamiento, la parte experimental. "Yo sé que soy experimental y me encanta y tener la oportunidad de poder manejar los aparatos, aprender con los equipos de punta es fantástico. Además, de la educación casi personalizada", destacó.

El Instituto Balseiro es muy estricto con los estudiantes, todas las materias se deben aprobar de forma obligatoria. "Con esfuerzo se puede. Es importante que sepan que todos somos capaces, tanto varones como mujeres, y que no necesitas ser un genio ni nada para estudiar física, solo hay que ser constantes", destacó la futura física médica que, por ahora, disfruta de sus vacaciones.

La curiosidad comenzó a los 15

Fue alumna del taller de Física del profesor Daniel Córdoba, en la UNSa. 

La joven Victoria Battellino Percello hizo su primaria en la escuela Jacoba Saravia, y la secundaria, en el colegio San Agustín, donde recibió orientación en Humanidades. Matemática, física y química eran sus materias preferidas.

A los 15 años, la curiosidad la llevó al taller “Física al alcance de todos”, del profesor Daniel Córdoba. Desde entonces, la llama quedó encendida con el testimonio de siete salteños que habían logrado ingresar al Instituto Balseiro. 

Retornó al curso cuando empezó a estudiar Física en la Facultad de Exactas, en la Universidad Nacional de Salta. Enseguida se enganchó con un grupo de chicos que quería ir al Balseiro y que se había preparado con el profe Córdoba para participar de las Olimpiadas de Física. “Esas ganas, ese entusiasmo por aprender, que me contagió Daniel, me atraparon. Así comencé mi carrera. En la UNSa hice los dos años que necesitaba para ingresar al Balseiro y allá dos años y medio más”, señaló. 

Ahora, Victoria redobla el desafío de seguir soñando, creciendo y aprendiendo. “Cumplí una meta. Tener un título para mí es algo importante para poder defenderse hoy en día, pero quiero seguir aprendiendo y creciendo como persona y profesional”, concluyó.

La mujer en la ciencia

En diciembre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) proclamó el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, en reconocimiento al papel clave que el género femenino desempeña en la comunidad científica y la tecnología. 

La instauración de una fecha para recordar y celebrar responde a la necesidad de lograr “el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas”, y “la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas”.

Silvina Ponce Dawson, que preside el Grupo de Trabajo de Mujeres en Física, en el ámbito de la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada (Iupap), señaló: “Es una buena oportunidad para hacer visibles a las mujeres en la ciencia, porque lo que sucede es que estamos invisibilizadas, no se nos tiene mucho en cuenta, por ejemplo, cuando hay que invitar a alguien para dar una charla en un congreso, o para un premio, suelen predominar los nombres masculinos, porque a quienes promueven esas actividades no se les ocurren los nombres femeninos”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...