Un aborigen de la misión wichi, Samuel Canalejas, de El Galpón, denunció que fue brutalmente agredido por un vecino y un policía, lo que provocó una gran indignación de esa comunidad debido a que otro residente de ese lugar denunció que los violentos también arrojaron piedras a las casas.

Hay versiones distintas y denuncias cruzadas, pero lo cierto es que Darío Gregorio Santillán presenta lesiones y cortes en el rostro y golpes en la espalda, el pecho y las rodillas.

"Todavía no comprendo esta agresión. Yo estaba en mi casa en el barrio San Francisco con amigos y alrededor de las 3.30 del lunes, llegaron Martín Giménez y el policía, Carlos Moyano. Estaba todo bien, pero luego Giménez comenzó a reclamar que le habían robado armas de su camioneta que estaba afuera y ahí empezaron los problemas", dijo Santillán, quien hizo una denuncia por lo ocurrido.

"Luego Giménez con el Policía me metieron en la camioneta, me pusieron una bolsa en la cabeza y me llevaron golpeando hasta el puente del río Juramento. Ahí me siguieron pegando y me amenazaban con tirarme al río si no les decía dónde estaban las armas. Pero yo no se las había robado, no tengo nada que ver con eso, porque no me había acercado al vehículo de Giménez", destacó el agredido.

Santillán dijo que luego lo volvieron a subir al vehículo y lo llevaron de vuelta al barrio ubicado cerca de allí. "Yo les dije que sospechaba quién se las podría haber sacado y cuando llegamos me pude escapar, pero el policía Moyano me siguió y me siguió pateando por varios metros más", comentó el aborigen, quien presenta visibles golpes y heridas en el rostro, el pecho y las piernas.

Una versión distinta

Por su parte, Giménez, quien es un conocido vecino de la localidad y posee una fundación que trabaja en beneficio de la comunidad, dijo que por recomendación de su abogado, por ahora, no va a hacer declaraciones a la prensa.

 

Pero se supo que el vecino galponense negó que le hayan puesto una bolsa en la cabeza a Santillán. Dijo que sí fueron al barrio San Francisco y que cuando estaban con Santillán y sus amigos le robaron una escopeta y un rifle de colección que tenía en su camioneta.

"Las cosas no ocurrieron como denunció Santillán, la verdad se va a saber y todo esto va a quedar aclarado por que se están diciendo muchas mentiras e inventando cosas", dijo Giménez, quien radicó una denuncia, a su vez, por la sustracción de las armas.

Además se supo que Giménez sostiene que el aborigen subió por su propia voluntad a la camioneta porque le iba a indicar quién le había robado y dónde estaban las armas.

Sin embargo, Giménez y el policía Moyano fueron detenidos luego de los sucesos y recuperaron la libertad recién el martes pasado.

Por otra parte, desde la Unidad Regional 3, confirmaron que se inició un sumario administrativo y que el sargento ayudante, Carlos Augusto Moyano, que se haya de licencia, fue suspendido preventivamente mientras se sustancia.

"Tiraron piedras a las casas"

Por su parte, Américo Santillán, presidente de la misión wichi, Samuel Canalejas, de El Galpón, repudió la agresión a su hermano Darío y los sucesos ocurridos en ese lugar en la madrugada del lunes.

"Giménez y el policía estaban tomando y fueron por el barrio. Prácticamente secuestraron y querían matar a mi hermano. También arrojaron piedras a las casas en una falta de respeto a toda nuestra comunidad", dijo a El Tribuno.

"Todo esto fue una confusión de Martín Giménez y el policía Moyano. Estaban agresivos y fueron por la casa de mi hermano donde tuvieron un rato compartiendo. Luego Giménez dijo que le habían robado las armas, se llevaron a mi hermano y le pusieron una bolsa en la cabeza para que no supiera quién le pegaba", señaló Américo a El Tribuno.

Atacaron las casas aborígenes

"Pero además estos agresores tiraron piedras a las casas de los vecinos y algunos se levantaron para ver lo que estaba pasando", aseguró el presidente de la misión aborigen.

En ese sentido la Policía confirmó que hay una denuncia de un vecino que dijo que tiraron piedras a la puerta de su casa.

"Los detuvieron a los dos y luego los soltaron. Podemos hacer miles de denuncias, pero ya sabemos que Justicia no hay para nosotros, para "los matacos', como nos dicen ellos. Nadie nos respalda, solamente hay Justicia para los poderosos, para los que tienen plata. Hay una gran indignación en la gente de nuestro barrio, en nuestra comunidad", concluyó Américo Santillán.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...