Entre victoriosos e  incómodos, los  candidatos esperan  el segundo debate

El segundo y último debate entre los seis candidatos a presidente se realizará el próximo domingo, a solo una semana de las elecciones. Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, Nicolás del Caño, Juan José Gómez Centurión y José Luis Espert, que el domingo pasado expresaron sus ideas en la Universidad del Litoral, volverán a verse las caras, esta vez en la Facultad de Derecho de la UBA.

Tras un intercambio débil en líneas generales, el segundo debate es considerado clave si es que el actual presidente pretende cambiar la tendencia ante Fernández, quien arrasó en las PASO.

Según lo fijado por la Cámara Nacional Electoral, en el próximo debate los candidatos tendrán la oportunidad de hablar sobre Seguridad, Empleo, Producción e Infraestructura, Federalismo, Calidad Institucional y Rol del Estado, Desarrollo Social, Ambiente y Vivienda.

Algunos de los candidatos se expresaron tras el debate del domingo, como así también hombres clave de los diferentes frentes. Fernández sostuvo: "La diferencia con Macri es que yo dije la verdad", mientras que el candidato a vicepresidente del oficialismo, Miguel Ángel Pichetto consideró que el actual presidente ganó el debate.

Roberto Lavagna, en tanto, explicó que él no se sintió "cómodo".

"Yo dije la verdad, simplemente. La diferencia es que yo dije la verdad. Macri dio cifras falsas, dijo cosas muy poco consistentes", sostuvo Fernández y le reclamó al actual mandatario "que en verdad deje de hacer campaña y que se dedique a gobernar".

Pichetto fue quien salió a hablar por el oficialismo y dijo que Fernández "no puede expresar ni su propio pensamiento" en materia de política internacional porque "está muy atado" a su compañera de fórmula, Cristina Kirchner.

El actual senador nacional resaltó que Macri "dio una imagen de estadista, de un hombre serio, mantuvo la calma y explicó su propuesta", mientras que "del otro lado hubo arrogancia, agresividad y chicanas".

"Me parece que es un aliciente para la etapa que falta de la campaña, donde Macri está haciendo un desarrollo electoral en la calle, con la gente, de cercanía, en las plazas del país", destacó.

El candidato Lavagna, por su parte, dijo: "Éramos seis, teníamos poco tiempo. Seguramente se pueden encontrar formas de debate que permitan un análisis un poco más en profundidad de las cosas", señaló.

Y explicó que no se sintió "completamente cómodo" en el escenario de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) porque le "cuesta aceptar esta pelea permanente entre los dos extremos de la grieta sin asumir ninguno de los problemas que existen ni aceptar que hay que cambiar el rumbo".

Se espera un duro cruce

Más allá de esas tensiones que dejó el debate, Fernández considera que la segunda parte, el próximo domingo en la Facultad de Derecho de la UBA, será más complicada. En este primer tramo estaba incluido el capítulo sobre la economía, el más duro para el Gobierno. Pero espera que con los temas de seguridad y corrupción, Macri salga más duro. A pesar de que el kirchnerismo tiene varias causa abiertas en los tribunales, el candidato del Frente de Todos contraataca.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...