Unilever cerró una fábrica en La Rioja y Arcor despidió a 42 empleados en San Luis

Unilever confirmó el cierre de la planta de su controlada Arisco, en La Rioja, donde producía salsas y aderezos, categorías en los que la angloholandesa, en el mercado local, compite con las marcas Hellman’s, Fanacoa, Savora y Heinz. La decisión implica el despido de 120 personas.
“La industria alimenticia está atravesando un período de estancamiento desde hace varios años, debido a la caída generalizada del volumen de producción, como consecuencia de la desaceleración local en los niveles de consumo”, explicó Unilever, en el comunicado a través del cual informó el cierre. “En este contexto, las compañías debemos afrontar procesos de reingeniería de las operaciones industriales, a fin de mantener la viabilidad y sustentabilidad del negocio”, agregó.

En el caso puntual de la planta de Arisco -explicaron-, “la adecuación implica el cese de la operación productiva en la provincia a partir del día de la fecha y la consecuente reducción de 120 puestos de trabajo”.

“La compañía, históricamente, ha buscado alternativas ante contextos adversos. Esta es una medida de última instancia, que se toma con suma responsabilidad, luego de haber analizado y agotado todos los cambios y adaptaciones en otros aspectos de la operación”, añadió.

Unilever aclaró que garantizará el pago del 100% de las indemnizaciones correspondientes por ley y que atenderá las situaciones particulares de los operarios afectados y el acuerdo de un paquete con beneficios adicionales.

Crisis en Arcor

Por otro lado, Arcor confirmó que despedirá a 42 empleados de una de sus fábricas, ubicada en la localidad de San Luis que venía registrando una “merma importante y permanente” de su nivel de actividad. La planta cuenta con 444 trabajadores, a los que se les ofrecieron planes de retiro y la posibilidad de traslado a otros establecimientos productivos de la empresa.
Actualmente la fábrica cuenta con 12 líneas de producción y cinco centros de envasado, en donde se elaboran productos del rubro de los chocolates.
Este año, la empresa ya había tomado otras medidas como consecuencia de la caída del consumo y la acumulación de stock: decidió otorgar vacaciones a unos 2.500 empleados repartidos en cuatro de sus plantas productivas. Durante octubre y noviembre, permanecerán sin actividad por períodos de entre una y dos semanas las fábricas de Colonia Caroya, en Córdoba; Villa Mercedes, en San Luis; Salto, en Buenos Aires; y La Reducción, en Tucumán.

Fuentes: El Cronista / Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...