Piden ayuda para operar a niños con labio leporino

Desde hace más de un año, la Fundación Áurea, que se dedica a recuperar estética y funcionalmente quemaduras y cuadros de labio leporino, recorre localidades del interior provincial para resolver de manera gratuita estas patologías a niños que no tienen otras posibilidades de curarse.

En este tiempo, hicieron más de 60 cirugías en Orán, Rosario de la Frontera y Cafayate. Para seguir con los operativos, piden la colaboración de la comunidad a través de transferencias a la cuenta corriente en pesos número 410909501122633, del banco Macro. Desde esta semana, se podrá también donar a través de Mercado Pago. Para más información, el sitio oficial en Internet es https://fundacionau reasalta .org/.

El médico especialista en cirugía plástica Gabriel Chagra Dib creó la Fundación Áurea en 2014 y la preside desde entonces. Hace dos años se abocó de lleno a este proyecto, tras renunciar a la función pública -fue ministro de Salud Pública y presidente del Instituto Provincial de Salud de Salta-.

"Nosotros queremos recuperar a todos los niños que tengan malformaciones congénitas y secuelas de quemadura", manifestó el experto, que lleva más de 5 mil cirugías hechas a lo largo de su carrera profesional. Contó que el problema más frecuente es la fisura labial, más conocida como labio leporino, que a veces es acompañada por fisura del paladar o de la encía.

Chagra Dib explicó que con la fundación buscan ir a las localidades del interior, ya que en estos lugares no hay especialistas que puedan operar y es muy difícil para estos pacientes llegar al Hospital Público Materno Infantil, en la Capital.

Desde el año pasado, el equipo de la fundación ha ido seis veces a Orán, que es una de las zonas donde hay mayor incidencia de labio leporino, donde hicieron más de 40 cirugías. Fueron también a Rosario de la Frontera y a Cafayate, siempre con aliados locales.

"Me parece que la colaboración de la Fundación Áurea es muy importante. Muchas fundaciones de afuera vienen a operar, pero se van y dejan de seguir al paciente", evaluó el médico.

Los operativos se hacen sobre todo en Orán, donde hay mayor incidencia.

Sobre la patología

El labio leporino es una malformación congénita, que tiene un origen multifactorial, con un componente hereditario que se repite hasta la quinta generación. La herencia se potencia si alguien que tiene el antecedente tiene un hijo con otra persona que también tiene este antecedente.

Chagra Dib aseguró que quieren "resolver esta patología", cuyo índice en Salta es altísimo y uno de los más elevados del país: "Uno de cada 600 nacidos vivos tiene esta malformación en Orán, Pichanal y Tartagal".

"Como la gente del norte no tiene muchas posibilidades de salir de ese lugar, generalmente se quedan y, si una persona tiene un bebé con labio leporino, hay mucha probabilidad de que ese niño, cuando sea grande, tenga no uno, sino dos hijos con labio leporino", advirtió.

Si bien los índices van en aumento, el médico señaló que, con un tratamiento oportuno y multidisciplinario, con fonoaudiólogo y odontólogo luego de la operación, la recuperación es casi total.

Registros provinciales

Chagra Dib mencionó que en el Senado se está por aprobar una ley para que los registros de recién nacidos se hagan con mayor profundidad en todos los hospitales de la provincia, tanto de gestión pública como de gestión privada. "Vamos a detectar dónde han nacido y qué patología tienen, para derivarlos inmediatamente a los centros y hacer lo que corresponda para tratarlos en tiempo y forma", comentó.

Según dijo, el labio leporino se opera a los tres meses de vida, cuando el bebé pesa cinco kilos; el paladar blando, a los nueve meses y el paladar duro, antes del año y medio o los dos años. "A los dos años, cuando el bebé empieza con el habla, debe tener todo cerrado y continuar el tratamiento con odontología y fonoaudiología", detalló.

Chagra Dib aseguró que es importante la colaboración del Ministerio de Salud Pública y de los sectores privados para dar soluciones a la gente. "Que salga una ley es muy importante para que sigamos con el trabajo", declaró.

Adicciones, pesticidas y desnutrición

Chagra Dib manifestó que, además del componente genético, hay factores de riesgo ambientales que aumentan la probabilidad de que un niño tenga labio leporino, como enfermedades infecciosas, tabaquismo, alcoholismo, consumo de drogas y pesticidas. “En el norte (de Salta) hay un cóctel explosivo”, aseguró el profesional.

El médico advirtió que la falta de vitamina A y la desnutrición son otros componentes que influyen en que un niño tenga esta patología. Explicó que esta malformación se produce en la séptima semana de vida intrauterina y que, por eso, a las personas que se embarazan se les da ácido fólico como suplemento.

Contó que, con esta medida de salud pública, se ha prevenido mucho el labio leporino en pacientes que tenían antecedentes genéticos. “Por lo general, da buenos resultados”, expresó.

Chagra Dib señaló que el déficit de vitamina A produce fisura del paladar y que, si hay antecedentes, además de una buena alimentación, es necesario el refuerzo con suplemento durante el embarazo.

“Es muy grande la lucha y, con este problema económico, peor, porque el más afectado es el más humilde”, observó el médico y analizó que el trabajo que hace la Fundación Áurea “es un granito de arena en todo lo que se puede hacer”.

Buscan poner fin a la pirotecnia de uso doméstico

Muchos niños sufren quemaduras y pierden calidad de vida por los cohetes.

Hace unos 25 años, Chagra Dib fundó el servicio de Cirugía Plástica y Quemados en el Hospital de Niños y, a lo largo de su carrera en el ámbito público, ha visto amputaciones de genitales, deformaciones de rostro, pérdida de ambas manos y de ojos y hasta muertes por el uso de cohetes. Desde entonces, el médico lucha porque se prohiba la pirotecnia de uso doméstico en la provincia. 

Cuando era ministro de Salud, presentó un proyecto de ley con respecto a esto, que finalmente no tuvo éxito. 

“Tiene que ser provincial”

Este año, se decidió el fin de la pirotecnia sonora en la ciudad de Salta. Si bien consideró que es un avance, Chagra Dib advirtió que esto no soluciona el problema de los quemados. Además opinó que, al ser esta una medida municipal, no involucra a los municipios cercanos y es difícil controlar el cumplimiento. Por eso manifestó que esto “tiene que ser ley provincial”.

“Sería bueno que los fuegos artificiales sean manejados por gente experta. Yo creo que en la casa no puede haber pirotecnia, porque la manejan los niños”, manifestó el médico. “Si alguien quiere cohetes, tiene que contratar un servicio de fuegos artificiales. Entonces todos disfrutamos y las quemaduras se van”.

Chagra Dib contó que en Chile desde hace 30 años está prohibida la pirotecnia de uso doméstico y que el índice de quemadura de niños es muy bajo. “En la provincia de Salta, teníamos un promedio de 50 a 60 chicos por año quemados por pirotecnia”, recordó.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...