Último adiós al cacique Monte de Oca

Una bandera de la diversidad cultural flameaba en la puerta de su humilde casa. Cuando una ambulancia llegó al barrio con los restos, hubo llantos desgarradores de sus familiares y amigos. El cajón, cerrado, fue colocado en un comedor y a su lado pusieron otra bandera wiphala que identifica a las comunidades aborígenes.

Un hondo pesar causó en Metán la repentina muerte del cacique de la comunidad aborigen wichi, Marciano Monte de Oca, quien tenía 61 años y sufrió un paro cardiorrespiratorio cuando se encontraba internado en el hospital San Bernardo de Salta.

Un líder natural

Fue un hombre de bien, con una personalidad fuerte, un luchador por los derechos de la comunidad de sus amores, que se encuentra ubicada en la zona norte de Metán, cerca de la histórica Villa San José.

Monte de Oca estaba enfermo, había sido operado, pero siguió teniendo inconvenientes de salud y falleció el martes pasado a alrededor de la una de la madrugada.

Sus restos fueron trasladados a esta ciudad del sur provincial, donde alrededor de las 14 fueron recibidos por sus familiares, amigos y vecinos. En medio de escenas de profundo dolor, fueron sepultados en la mañana de ayer en el cementerio Nuestra Señora Del Carmen.

En el último adiós estuvieron presentes caciques de las comunidades aborígenes de Apolinario Saravia y General Pizzarro, que son las últimas de esa etnia al sur del extenso territorio provincial. De hecho, la comunidad wichi es la más numerosa de la provincia pero está concentrada al norte de la geografía salteña.

Monte de Oca tenía 61 años, era padre de siete hijos y durante algo más de 20 años fue cacique de la ahora denominada Comunidad Indígena Wichi "San José".

"Nuestro cacique"

"Todo nuestro barrio está de luto porque perdimos a nuestro cacique. Monte de Oca era un hombre muy valioso e importante para nuestra comunidad", dijo Braulio Cuéllar, quien es el actual presidente del centro vecinal de la comunidad aborigen de Metán.

"Hizo posible muchos proyectos, como la construcción de las casas y mejoras en nuestro barrio, que ahora tuvo una pérdida enorme con su partida", lamentó Cuellar.

Cabe señalar al respecto que cuando Monte de oca fue desgnado cacique de su comunidad el barrio aborigen de Metán no existía, solo eran unas pocas chozas de paja y barro y por eso, entre su logros más destacados se cuenta la construcción de las viviendas dignas en las que actualmente habitan los wichis de esta ciudad.

Se sentirá su ausencia

"Ahora nos quedamos sin cacique y juntos vamos a decidir si se nombra a otro o no. Estos son momentos muy tristes en los que solamente pensamos en rezar y despedir como se merece a Marciano, quien fue un hombre de bien", dijo el presidente del centro vecinal.

Destacó que Monte de Oca siempre luchó por tierras, viviendas y para mejorar la calidad de vida de las 280 personas, entre mayores y menores, que viven en esta comunidad aborigen de Metán.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...