Desde el Ministerio de Salud Pública insistieron en la importancia de cuidar la higiene para evitar contraer la bacteria salmonella. Desde mediados de septiembre hasta el 19 de diciembre último, se notificaron 174 casos de salmonelosis, cuya transmisión se debe, sobre todo, a la manipulación incorrecta de los alimentos.

Francisco García Campos, jefe del Programa de Vigilancia Epidemiológica, dependiente de la Dirección General de Coordinación Epidemiológica, mencionó que estos patógenos se transmiten generalmente por las manos con contaminación fecal o por hábitos de higiene inadecuados: "Tiene que haber una correcta elaboración y manipulación de alimentos, para evitar estas enfermedades transmitidas por alimentos".

Además de un buen lavado de manos, el hombre señaló que hay un rango de temperaturas que se tiene que respetar. "Entre los 30 y 60 grados es riesgoso", dijo García Campos.

Recomendó conservar a baja temperatura -entre 2 y 8 grados, en la heladera- los alimentos que se deben mantener refrigerados. "Si se trabaja con salsa o con alguna preparación, que se debe servir caliente, hay que mantenerla por encima de los 60 grados o guardarla en la heladera", advirtió.

El funcionario reconoció que el aumento de la temperatura ambiental y la falta de suministro constante de agua contribuyen a que aumenten los casos de salmonella: "La gente tiene mayor cantidad de agua almacenada y tiene una deficiencia para lavarse las manos, para lavar el baño". García Campos explicó que estos factores contribuyen a que se transmita la enfermedad por la vía ano-mano-boca. "Ese es el circuito que hay que cortar", dijo.

La mayoría, en capital

Según el último informe de la Provincia, de los 174 casos notificados, 113 requirieron internación y, por ahora, todos evolucionaron favorablemente y fueron dados de alta.

Todos estos pacientes presentaron, sobre todo, fiebre elevada, náuseas y vómitos con o sin diarrea. El pico máximo de casos se dio alrededor del 10 de noviembre.

La mayoría de las personas -el 74 por ciento- fue diagnosticada en capital. Hubo casos aislados en Cerrillos, Rosario de Lerma, Chicoana, Cafayate, La Caldera, San Antonio de los Cobres, San Lorenzo, El Carril, La Viña, La Merced, Orán, Mosconi, Rivadavia, Campo Quijano, Rosario de la Frontera, La Silleta, El Quebrachal y uno en Bermejo (Bolivia), que lo adquirió en capital.

Como la salmonella es de notificación obligatoria, el relevamiento incluye los casos detectados tanto en la gestión privada como pública de salud.

El próximo reporte, en el que se estima habrá más casos, se hará a principios de enero.

No sería el agua

García Campos aseguró que, de las 41 muestras de agua que se investigaron entre octubre y diciembre, relacionadas con estos casos, para estudios bacteriológicos y para salmonella, todas resultaron negativas.

El especialista advirtió que la transmisión de la salmonella se relacionan con los alimentos y no con el agua corriente. "No coincide la diseminación de la salmonella con un patrón de transmisión hídrica, porque, si no, la acumulación de los casos nos tendría que dar de otra manera y, según las investigaciones que se han hecho, ha sido originada por contaminación cruzada de alimentos o por el manipulador...", señaló.

Desde hace dos años

El funcionario comentó que la salmonella paratyphi B comenzó a circular en la provincia de Salta a partir de fines de noviembre del año 2017, cuando se presentaron 28 casos y se confirmaron siete, sobre todo en la Capital y en localidades cercanas a ella.

En septiembre de 2018, comenzaron a aparecer casos nuevos. Se notificaron 179 sospechosos y se confirmaron 157.

García Campos advirtió que la bacteria tiene un ciclo que comienza a mediados de septiembre y se prolonga hasta fines de febrero.

Durante el año, hay casos aislados y esporádicos. Estimó que esta pudo haber ingresado a la provincia a través de algún portador asintomático o de algún alimento contaminado.

Otros consejos para evitar contagios

La correcta conservación de los alimentos es un factor clave.

Para evitar el contagio de salmonella, desde Salud Pública pidieron conservar carnes, pescados y productos de repostería refrigerados o congelados y evitar que las carnes crudas entren en contacto con otros alimentos que se vayan a consumir sin ser cocidos.

Recomendaron descongelar carnes y pescados en recipientes cerrados dentro de la heladera, no a temperatura ambiente, y que toda preparación que lleve carne, especialmente de ave, esté bien cocida, evitando consumirla si presenta jugos rojos.

Advirtieron que no conviene consumir alimentos elaborados que, precisando de refrigeración, estén expuestos a la venta a temperatura ambiente.

Los huevos deben ser frescos y tener la cáscara limpia; deben desecharse los que estén rotos. No es conveniente lavarlos, ya que la humedad favorece la entrada de la bacteria. 

No se debe partir los huevos en el borde del recipiente donde se los va a batir. Si se va a separar la clara del huevo, mejor hacerlo sin utilizar la cáscara para ese procedimiento. 

Recomendaron evitar comer huevos crudos o que no estén bien cocidos. Los mariscos comprados vivos deben ser bien cocinados.

Utilizar recipientes herméticos para conservar comida en la heladera y no guardar comida a temperatura ambiente. Las mayonesas y las salsas caseras deben consumirse de inmediato y no conservar los sobrantes más allá de 24 horas. 

Aconsejaron lavarse las manos con jabón antes de preparar alimentos y antes de comer, sobre todo luego de haber tocado perros, gatos u otros animales. Mantener limpios los recipientes, utensilios y superficies donde se preparan los alimentos.

Ayudar a ancianos, niños pequeños y personas con discapacidad en su correcta higiene personal, sobre todo ante procesos diarreicos.

Excesos, en las fiestas

Desde Salud Pública recordaron que la mezcla de comidas y bebidas no habituales y en exceso durante las fiestas de fin de año puede llevar a tener infecciones del tracto gastrointestinal. 

Para evitar enfermedades por esta causa, aconsejaron ser precavidos en la ingesta de comidas que no son frecuentes en la alimentación diaria. 

Cuando el agua a consumir no es segura, hay que potabilizarla mediante hervor, enfriarla y consumirla o conservarla en un recipiente limpio y hermético. 

Las verduras y frutas deben ser bien lavadas con agua segura. Las carnes y huevos deben estar bien cocinados y los recipientes y utensilios que se utilicen en su preparación deben ser minuciosamente lavados. 

Otra recomendación importante es mantener la cadena de frío y evitar aderezos que puedan descomponerse por la temperatura ambiente. 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...