“Cuando menstruar no es un tema solo de chicas”

Por Pamela Ares, Politóloga y especialista en temas de género.

Sentimos vergüenza, miedo a mancharnos, dolor de ovarios, incomodidad, hablamos en secreto de menstruación. Como somos socializadas en un mundo que nos empuja a producir a como dé lugar y a no respetar los tiempos naturales de nuestros cuerpos, tomamos analgésicos para seguir con el ritmo normal.
Digámoslo claro, prácticamente nos molesta menstruar, es algo asociado a lo “malo de ser mujer”.

Además de todo eso es un factor que construye desigualdad social.

María Nela, además de ser mi amiga, es ginecóloga del hospital Materno en Salta. Ella me contaba que la menarca (inicio de menstruación) es entre los 9-12 años, y climaterio entre los 45-55 años. Es decir, menstruamos durante un período promedio de 45 años. Dura entre 3 y 7 días por mes.
¿Sabías cuanto gastamos las mujeres al mes en elementos de gestión menstrual? ¿Y cuánto a lo largo de nuestra vida en elementos de gestión menstrual?
Hagamos la cuenta. Usamos 3 toallitas durante el día y una durante la noche. Haciendo un promedio, 4 al día. Un pack de 16 sale $97. Si pensamos que necesitamos un paquete más de 8 unidades de la misma marca, $67. Son $164 por mes solo en toallitas.
En un año (sin contar la inflación) estamos gastando unos $1.964. Eso, solo si lo pensamos individualmente, dado que en las familias en que hay más de una mujer en etapa menstrual este número se multiplica.

En un año (sin inflación) estamos gastando unos $1.964


Si pensamos en la posibilidad de menstruar aproximadamente durante 45 años y multiplicamos este valor, la cuenta nos da aproximadamente $90.000 por persona.
Esta situación golpea con mayor fuerza a las mujeres de menores recursos, generando desigualdades que afectan el normal funcionamiento de la vida. Por ejemplo: faltando a la escuela, al trabajo o utilizando métodos no higiénicos ni saludables.
En épocas de crisis económica como la que atravesamos, es muy común comenzar a escuchar que las chicas vuelven a utilizar algodón y nailon. Si, así como lo lees.
Una mujer que cobra asignación universal por hijo recibe $1.816 mensual, es decir que al año, necesita el valor de 1 asignación universal para comprar sus elementos de gestión menstrual. Si esta mujer además tiene una hija mujer, hasta 18 años, va a necesitar 2 asignaciones al año, solo para pagar los elementos de gestión menstrual de ambas.
Además, hay una huella ecológica enorme, que generamos con la utilización de toallitas y tampones descartables. Existen otros productos como elementos ecológicos, reutilizables, la copa menstrual y muchos otros. Pero no se encuentran en las góndolas de nuestros supermercados.
En la antigüedad la sangre menstrual de las mujeres era considerada un momento sagrado y, con él, las mujeres. Existe un gran poder en la conexión con nuestros cuerpos y con lo cíclico de la naturaleza y la vida.
La mercantilización de nuestras vidas nos desconecta con lo armónico y perfecto de la naturaliza femenina. Esto es algo para reflexionar.


¿Qué podemos hacer para cambiar esto? Invito a que conozcan la Campaña #Menstruacción de “Economía Feminista” en la página http://economiafeminita.com/menstruaccion/

Algunas posibilidades:
- Eliminar el IVA de los elementos de gestión menstrual.
- Incorporar toallitas y tampones en salitas de atención primaria de salud, baños de hospitales, escuelas, universidades, comedores, cárceles y refugios.
- Dar mayor información sobre diversos métodos de gestión menstrual.
El objetivo es que la menstruación no sea un factor más de desigualdad para las mujeres.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...