El clásico del morbo y el miedo a perder para los dos

Aquella recordada “final” por el descenso del pasado 3 de mayo de 2014 entre Juventud Antoniana y Central Norte, de la cual aún los hinchas del santo se jactan de haber “mandado” al Argentino B al cuervo, cambió el fútbol salteño para siempre. A partir de allí nada fue ni será lo mismo.

Los fantasmas de aquella final aún sobrevuelan, pero para los tres clubes grandes de la provincia, a pesar que haya sido el azabache el directamente afectado, perdiendo aquella vez por penales, con secuelas que sufre aún en el presente ya que no pudo retornar a la tercera categoría y falló en cinco intentos consecutivos en los últimos cinco años.

A partir de allí se instaló ese terrible miedo a perder, a quedar históricamente expuestos, a la chicana, a la gastada, a lo que dictamine el destino. Eso es algo que pesa más de la cuenta, en los hinchas, en los dirigentes, y es además demasiada carga para los futbolistas de la actualidad, la mayoría de los cuales nada tienen que ver con aquella lejana historia de hace un lustro.

Si bien son ellos los que conducen en cancha los destinos y determinan, parecen no tener suficiente con sus conflictos salariales (puntualmente en el caso de Juventud), con el desgaste y el estrés que provoca la competencia y la incertidumbre. Y ahora se les suma una mochila pesada que tal vez no todos estén capacitados para cargar.

El miedo de Juventud de perder la categoría, y lo que es peor, la posibilidad factible que esto se produzca ante otro clásico rival (el encuentro de pasado mañana será determinante, pero también el choque de la última fecha, el 24 de marzo, también será frente a Gimnasia, en el Gigante), le agrega un matiz extra al contexto de un partido picante.

Porque los antonianos no quieren que les suceda lo mismo que a sus “primos” de barrio norte en aquella oportunidad. Pero el miedo a perder y el morbo también juegan en la otra vereda: una victoria antoniana hará tambalear al abo, ya que los 6 puntos de diferencia que le lleva a los de la Lerma en la tabla son los mismos 6 que estarán en juego en los dos clásicos, en los que cualquier cosa puede pasar. 

Las declaraciones del titular del albo, Mentesana, en diálogo con El Tribuno, en las que puso paños fríos, a diferencia de otras declaraciones rimbombantes de otros dirigentes, generaron un revuelo inusitado entre hinchas, dirigentes y periodistas. Porque por más intento por desdramatizar el juego, el “drama” ya está instalado desde hace tiempo.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...