Metán: El "Sheriff" Maurell salió a"cazar" taxis y remises truchos

Aceptado y cuestionado, con voces a favor y en contra por su particular estilo, el director de Tránsito de Metán, Germán Maurell, ya se convirtió en un personaje de esta ciudad del sur provincial, donde se ganó el apodo de "sheriff", nombre dado a una autoridad policial, política y de justicia pública en vigor, en varios países anglosajones.

Aquí, hasta el martes pasado, solamente había 96 taxis y remises habilitados para prestar el servicio de transporte de pasajeros. Cabe destacar que son el único medio de movilidad, principalmente de los vecinos más humildes, ya que no hay servicio de colectivos desde hace varios años.

El año pasado había 360 habilitados o sea que 264 no se reempadronaron. Y taxistas y remiseros venían exigiendo mayores controles, debido a que consideran que los ilegales ejercen una competencia desleal contra ellos.

Maurell salió a cazarlos. Hubo seguimientos y persecuciones y hasta le cruzó su camioneta particular a uno de los infractores, por lo que fue cuestionado. "Utilicé mi vehículo, como siempre lo hago y lo pongo a disposición de la comunidad, porque la camioneta de Tránsito de la Municipalidad estaba con desperfectos mecánicos", dijo el director de Tránsito.

Remarcó que están secuestrando un taxi o remise trucho por día. "En los dos últimos operativos los choferes no tenían habilitación para transportar pasajeros, seguro, ni carné de conducir. Uno lo tenía vencido, que es lo mismo que no poseerlo", aclaró.

Las tareas de vigilancia y seguimiento se deben a que muchos de los ilegales, cuando llevan pasajeros aducen que son familiares para tratar de evitar el secuestro del rodado y la multa correspondiente.

"Hemos intensificado los controles. Queremos erradicar definitivamente a los truchos de la ciudad. Nos hemos propuesto como meta secuestrar uno de esos vehículos por día", dijo Maurell a El Tribuno.

Un verdadero personaje

El director de Tránsito de Metán tiene 49 años, mide 1,85 y pesa 120 kilos. Vivió 14 años en España, donde trabajaba como encargado de seguridad en una empresa privada. Ahora es dueño de una pequeña empresa familiar y vive con su esposa, metanense, en esta ciudad.

Pero su pasión es ser director de Tránsito. Es muy temperamental, se para al frente de los operativos y discutió muchas veces con los infractores, que le faltaron el respeto, insultaron y hasta golpearon a los inspectores de Tránsito, por lo que se radicaron las denuncias correspondientes.

También le molestan los automovilistas o motociclistas que se dan a la fuga cuando los detienen los controles.

"Me gusta mucho lo que hago. En Metán todavía hay mucho por hacer para mejorar el tránsito. Tenemos que seguir trabajando en concientización, como lo venimos haciendo en las escuelas, para lograr cambiar esto", sostuvo Maurell.

Vehículos estacionados en doble fila o en contramano, camiones que circulan por el centro a cualquier horario, cruzar los semáforos en rojo y los motociclistas sin casco, son una constante en Metán.

Desde hace tres años y medio que Maurell es el director de Tránsito en Metán. Fue citado en varias oportunidades por el Concejo Deliberante para exponer sobre su trabajo y dar explicaciones sobre diversos temas relacionados a su función. "Yo agradezco la confianza del intendente, Fernando Romeri. Pero a la comunidad de Metán le quiero aclarar algo: los controles los hacemos para salvar vidas, muchos me critican y yo acepto esas críticas. Pero en mi gestión no va a haber amiguismos ni contemplaciones con nadie", destacó el funcionario municipal.

Depósito lleno de motos secuestradas

En enero pasado, más de 500 motos, de diferentes cilindradas, que fueron secuestradas en diversos operativos fueron trasladadas a un nuevo depósito ubicado en la zona sur de la ciudad. El inmueble tuvo que ser alquilado por la Municipalidad debido a la falta de espacio para colocar los rodados incautados en los procedimientos realizados por Tránsito.
El depósito con el que cuenta Tránsito estaba colapsado recurrentemente, por lo que llegaron a poner motos en el interior de la oficinas y hasta la Casa de la Cultura. El traslado de 520 motos al nuevo galpón, ubicado en la zona sur de la ciudad, en el sector conocido como “La Guarapería”, en inmediaciones del barrio Lugano, demandó una ardua tarea y la utilización de varios vehículos.
La comuna viene haciendo trámites para poder hacer el remate de las motos secuestradas, que están en su depósito desde hace tiempo. “Estamos realizando las gestiones ante la Justicia, para poder proceder a los remates, como corresponde y sucede en otras localidades”, dijo el funcionario.
Maurell informó que para ello ya cuentan con los inventarios y los informes de dominio del Registro del Automotor.
Adelantó que los operativos de control van a continuar en distintos sectores de la ciudad. “La gente debe tomar conciencia de que estamos cuidando su vida, ya tuvimos accidentes muy graves, esto va más allá de una multa o de la retención de una moto. Hay que prevenir tragedias”, dijo el director de Tránsito de Metán.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...