Mascarello destacó el acuerdo para la atención médica de argentinos y bolivianos

"Me parece que es avanzar de una manera importante en lo que nosotros dijimos y sostuvimos desde siempre, que los acuerdos bilaterales entre países se tienen que hacer a través de la Cancillería y del área correspondiente, en este caso, de Salud Pública", respondió ayer el ministro Roque Mascarello a El Tribuno sobre el acuerdo sanitario entre Argentina y Bolivia.

En Salta, al tratarse de una provincia fronteriza, habrá una fuerte repercusión por el convenio que rubricaron el secretario nacional de Salud, Adolfo Rubinstein, y la ministra boliviana, Gabriela Montaño, tras una polémica que sacudió a ambos países.

Ahora habrá una mayor cooperación entre ambos Estados en materia de asistencia médica en establecimientos de salud pública, sistemas de vigilancia epidemiológica y acciones sanitarias en las zonas fronterizas.

Mascarello remarcó que el acuerdo fija las pautas para comenzar a trabajar ya en los detalles vinculados al tipo de atención que se dará, si van a estar incluidas en un protocolo y cómo se compensarán esas prácticas o atenciones, del lado boliviano y del lado argentino.

El funcionario consideró: "Este es un buen camino y no es nada más ni nada menos que ratificar lo que desde Salta hemos planteado siempre: buscar convenios de cooperación y de compensación. Es decir, de reciprocidad por la atención de los ciudadanos, tanto de ellos cuando vienen aquí como nosotros cuando vamos allá, para que no tengan ningún tipo de dificultades con la atención de la salud a partir de la inexistencia de un convenio que así nos vincule".

Jujuy

Con este convenio, atrás quedó la vieja polémica que se generó en febrero de este año, cuando el Gobierno de Jujuy intentó implementar una ley para cobrarles un seguro a los extranjeros que requieran atención médica en hospitales y centros de salud de esa provincia, luego de que saliera a la luz el caso de Manuel Vilca, un músico jujeño que sufrió un accidente vial en Bolivia, en diciembre de 2018 y que tuvo que pagar $22 mil en el hospital público de Oruro y 7 mil dólares en una clínica de Cochabamba.

En este sentido, el ministro Mascarello recalcó: "Lo que siempre sostuvimos nosotros es que los acuerdos no se pueden hacer de Provincia a Nación. Eso era absolutamente imposible y lo que tampoco se podía hacer era cobrar a los extranjeros como pretendió hacer la Provincia de Jujuy, habida cuenta de que eso constitucionalmente no está permitido. La Constitución habla de gratuidad en la prestación de los servicios a cualquier ciudadano que esté en territorio".

Había un plazo de 180 días para que esa ley jujeña entrara en vigencia. "Era una barbaridad. Por suerte, la Nación, a partir de las veces que habíamos tratado este tema en el Consejo Federal de Salud, puso un manto de piedad sobre esa decisión equivocada en términos jurídicos y fácilmente cuestionable", dijo Mascarello.

Atenciones en el Materno

Según datos estadísticos aportados por el Ministerio de Salud, desde el 1 de enero de este año hasta fines de abril, en el Hospital Público Materno Infantil hubo 1.200 atenciones a pacientes provenientes de Bolivia.

"No es un número significativo, sí obviamente tuvo enorme repercusión, sobre todo con el caso sucedido con el paciente jujeño en Bolivia", indicó Mascarello. El funcionario provincial explicó que es difícil cuantificar el número de pacientes bolivianos que reciben atención en Salta.

"Gran parte posee doble ciudadanía. De hecho, votan aquí, reciben al asignación universal, gozan de las generales de la ley y todos los beneficios que tiene cualquier ciudadano aquí, porque, obviamente, tienen la ciudadanía argentina; entonces no es posible determinar claramente cuántos son los extranjeros", señaló.

"De igual manera, nunca fue un número significativo", culminó el ministro.

Mayor monitoreo epidemiológico

El acuerdo entre ambos países permitirá un mejor trabajo para la salud. 

El ministro de Salud de la Provincia, Roque Mascarello, precisó que además de las cuestiones vinculadas con las prácticas en la atención de las personas, el acuerdo entre Argentina y Bolivia contempla los sistemas de vigilancia epidemiológica, lo cual es sumamente importante. “Si bien existe un mecanismo fluido con Bolivia en términos de la información, tanto de lo que pasa acá como de lo que pasa allá, para todas las enfermedades, sea intoxicaciones, dengue o paludismo, este acuerdo contribuirá a profundizar aún más”, recalcó.

Y añadió que Argentina ya ha sido declarada libre de paludismo: “Esa es una buena noticia pero cualquier tipo de patología tiene que ser notificada obligatoriamente de acuerdo a lo que establece la OMS. Que exista un mecanismo de alerta temprana y de transferencia de información me parecen dos cosas sustanciales en este acuerdo”.

Primer paso

El secretario de Gobierno de Salud, Adolfo Rubinstein, aseguró que ya hay casos de ciudadanos argentinos que tuvieron una urgencia o emergencia en Bolivia y fueron atendidos y operados. “Ya se está llevando a la práctica esta reciprocidad y vamos a seguir avanzando”, explicó. Por su parte, la ministra de Salud de Bolivia, Gabriela Montaño, destacó: “El interés es que las poblaciones de ambos lados de las fronteras tengan una atención adecuada y la certeza de que nuestros conciudadanos van a estar en buenas manos y que ante cualquier emergencia de un ciudadano argentino o residente argentino en Bolivia pueda tener la atención con el Sistema Único de Salud de la misma manera que los ciudadanos bolivianos la reciben en la Argentina”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...