La tradición y la cultura gaucha se entrelazan en la festividad del Milagro

El repiquetear de cientos de bombos legüeros anunció la llegada de miles de peregrinos a la Catedral Basílica, ayer, cerca del mediodía. 

Con trajes típicos de gauchos y paisanas y ponchos salteños, fieles de Atocha bailaron malambo y chacarera antes de entrar al santuario.

Luis Corimayo, de 50 años, responsable del grupo y profesor de folclore, contó: “Estamos muy emocionados. Esta es la novena peregrinación de los Bombos del Milagro del pueblo de Atocha. Nos sumamos con la danza que es la manifestación de la cultura, de la tradición y queremos llevar nuestro homenaje a los pies del Señor y la Virgen del Milagro”. Luis explicó que tienen una promesa particular. “Desde que salimos, a las 6, dimos los primeros repiqueteos de bombos y no tienen que parar. Esa es nuestra promesa, seguir tocando. A veces hay algunas manos cansadas, entonces nos vamos turnando”.

Tras caminar durante una semana, unos 150 devotos de Apolinario Saravia lograron llegar a la Catedral. A Cándido Iradis se le llenaron los ojos de lágrimas al contar el motivo de su peregrinar. “Hace dos años fui de vacaciones con mi familia a Brasil, a Itapema. Un grupo comando nos secuestró para robarnos. Nos tuvieron encerrados en un auto durante dos horas y nos decían que nos iban a matar. Mi esposa y yo les suplicábamos que no lo hicieran. En ese momento ella hizo una promesa: si el Señor y la Virgen del Milagro nos salvaban, peregrinaríamos. Y así fue”, relató, quebrado por la emoción. 

Destacó que cada año su esposa y él buscan sumar a más peregrinos y que, pese a las dificultades, nunca se darán por vencidos. “Este año tuvimos lluvias. La parte más pesada fue desde Lumbreras hasta el río Juramento por el calor. Fueron 15 kilómetros duros. Había varios compañeros muy cansados o lastimados porque pasamos por varias subidas y bajadas, pero todo el sacrificio vale la pena”, recalcó Iradis. 

Micaela Fernández, una joven de Río del Valle, Anta, manifestó que hizo su primera peregrinación para cumplir con una promesa por la salud de su padre. “Tuve a mi padre muy enfermo. Había sufrido un ACV y estuvo en terapia intensiva dos meses. Yo hice la promesa. Estaba desesperada y ahora vengo a cumplirla, a agradecer. Sentía mucha ansiedad por venir. Lloré durante todo el camino”, expresó. 

Alrededor de 1.700 peregrinos de Metán también llegaron a la Catedral ayer cerca del mediodía. Recorrieron 150 kilómetros durante cinco días. Amalia Grane forma parte de este grupo. Tiene 67 años y desde hace 22 peregrina. “Vengo a agradecer porque el 1 de abril mi hijo sufrió un accidente de tránsito muy feo en la esquina de Santiago del Estero y Pueyrredón. El auto quedó reducido a latas y vidrios pero con la bendición del Señor y la Virgen del Milagro tanto él como mi nieto resultaron ilesos. Salieron del auto sacudiendose los vidrios y totalmente sanos”, relató la mujer con emoción. 

Ayer también arribaron las delegaciones de peregrinos de El Tala, Lajitas, Rosario de la Frontera, El Sauce de El Bordo , Cafayate, La Quebrada de Escoipe, Coronel Mollinedo y Catamarca. Desde la Puna, encabezados por monseñor Dante Bernacki llegaron miles de fieles que festejaron frente a la Catedral compartiendo el tradicional baile del suri 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...