En el Materno hubo un 50% menos de niños quemados por pirotecnia

La cantidad de casos de quemaduras por pirotecnia para este Año Nuevo bajaron radicalmente de un año a otro. El 1 de enero de 2019, entre el Hospital Público Materno Infantil (HPMI) y el San Bernardo, se registraron nueve casos de quemados; mientras que para el inicio de este año ingresaron cuatro menores, uno de ellos en el hospital Papa Francisco y los restantes en el Materno, lo que representa una baja interanual del 56%.

En el nosocomio ubicado en el barrio Solidaridad, un menor de 11 años presentó quemaduras por pirotecnia en el 3% en el miembro superior izquierdo, aunque sin complicaciones fue derivado al HPMI.

En el Hospital Público Materno Infantil ingresaron tres niños de 3, 5 y 10 años con quemaduras por pirotecnia que fueron dados de alta.

Pablo Soria, especialista en pediatría del HPMI, expresó a El Tribuno que desde el 24 de diciembre, llevan atendidos 15 chicos. "En Año Nuevo hubo menos chicos en relación con la Navidad. Dos de esos chicos han necesitado valoración por oftalmología porque el accidente había sido en el ojo, pero ninguno de los cuatro chicos requirió internación ni ningún otro tipo de intervención", expresó el profesional.

En Salta, por cierto, rige una ordenanza que prohíbe la pirotecnia sonora.

Al igual que todos los años, las patologías que más prevalecen durante los festejos de fin de año son los que presentan signos de gastroenteritis. "Ese sigue siendo el grueso de nuestra demanda en emergencia. Chicos con diarrea, con vómitos o deshidratados por esos cuadros", expresó Soria.

El pediatra contó que para evitar ese tipo de patología se debe extremar los recaudos en la higiene, además de una a buena selección de los alimentos. Estos deben estar bien conservados. "Con las temperaturas que tenemos, hay mucha ingesta de productos que están en la calle a temperatura ambiente y nuestras patologías gastrointestinales en general vienen por ese lado", detalló.

Inicio de año movido

La guardia del hospital San Bernardo estuvo agitada por la cantidad de pacientes que se atendieron. Ayer, hasta el cierre de este edición, habían ingresado 214 pacientes de los cuales 183 fueron ambulatorios y 31 quedaron internados.

Si bien no hubo ingresos por pirotecnia, en el San Bernardo se registraron cuatro reportes por agresión física, 14 por accidentes viales (12 en motos, una en bicicleta y uno en transporte público).

Además, se realizaron 24 derivaciones; de las cuales 22 fueron desde el Samec, uno llegó desde el interior de la provincia y el restante de capital.

El hospital Papa Francisco, ubicado en la zona sudeste, dejó como saldo un inicio de año violento, ya que se registraron ingresos por peleas callejeras y heridas de arma blanca.

Una personas de 30 años fue internada por traumatismo de cráneo por agresión en riña en la vía pública. El paciente se encontraba estable pero quedó internado a la espera de un turno para tomografía.

Otra persona de 46 años fue agredida en la vía pública presentó un traumatismo de tórax y cráneo, quedó internado también en espera del tomógrafo.

Dos personas mayores de edad registraron heridas de arma blanca. El primero, de 35 años, fue lastimado en el miembro superior y estaba estable pero quedó internado. El segundo, de 24 años, fue herido en la vía pública y fue derivado al hospital San Bernardo.

Pirotecnia

Con relación a las recomendaciones, desde la guardia pediátrica del Hospital Materno infantil hicieron hincapié en que los niños y adolescentes no deben manipular pirotecnia solos. Ante una quemadura solamente se debe lavar con agua y no colocar ni antisépticos ni dentífrico y acudir al centro de salud más cercano.

Un hecho histórico en Buenos Aires

El Hospital de Quemados no recibió heridos por fuegos artificiales. 

Por primera vez en varias décadas, el Hospital de Quemados de la ciudad de Buenos Aires no atendió ayer pacientes con heridas causadas por pirotecnia durante los festejos por el Año Nuevo, mientras que una treintena de pacientes fueron asistidos en los hospitales oftalmológicos.

“Por primera vez en los 38 años que llevó como jefe de guardia, no tuvimos que atender heridos”, explicó Eduardo Strusi, jefe de guardia de ese centro asistencial, en el puerta del hospital ubicado en el barrio porteño de Caballito.

Y aclaró: “Estamos muy contentos aunque aun falta esperar a ver qué pasa en el transcurso del día y de la semana, ya que a veces llegan pacientes derivados”.

Un médico del centro asistencial del barrio de Caballito, además comparó ambas festividades y señaló que durante la Navidad pasada, una semana antes, había recibido 13 pacientes. 

“Por el momento no hubo heridos por pirotecnia. No recuerdo un registro así en otros años, y esto es gracias a las nuevas leyes y la concientización de la sociedad”, destacó el médico de guardia Martín Rapetti.

Buena noticia

Los médicos destacaron como una buena noticia la ausencia de pacientes por pirotecnia, a pesar de que advirtieron que no descartaban en las próximas horas recibir heridos derivados desde otros centros asistenciales.

En cuanto a los hospitales oftalmológicos, sumaban 21 los asistidos en el hospital Santa Lucía, entre los cuales se encontraban diez menores de edad y sólo uno de era de carácter grave, por lo que debía ser sometido a una intervención quirúrgica. La cifra representa el doble de los asistidos en ese centro asistencial durante la última Navidad.

En tanto, en el Hospital Lagleyze se asistió a ocho pacientes, entre ellos seis niños y había tres de carácter grave: dos adultos y un menor al que le arrojaron una bomba de estruendo bajo el asiento en el que se encontraba sentado.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...