Boca y un arco debilitado: el primer dolor de cabeza para Russo en 2020

Los planteles en el fútbol de hoy se arman de atrás para adelante. Es por eso que no es menor el primer dolor de cabeza fuerte para Miguel Ángel Russo en su nuevo ciclo como entrenador de Boca en 2020, que llegó de la mano de la lesión y la baja menos deseada, la de uno de los futbolistas que mejor rindió el año pasado y de mayor regularidad, que se perderá nada menos que el clásico en el reinicio del campeonato que tiene al xeneize como candidato.

Es que el arquero y figura de Boca, Esteban Andrada, volvió ayer a entrenarse diferenciado por cuarta vez en la semana, por lo que Marcos Díaz será su reemplazante en el arco en el clásico con Independiente en la Bombonera, el domingo, por la 17º fecha, con el arbitraje de Fernando Echenique.

El jugador del seleccionado argentino, en el proceso de recuperación de un esguince ligamento lateral interno de su rodilla derecha, estuvo en el gimnasio y si bien la idea del cuerpo técnico era probarlo antes del fin de semana, los tiempos para exigirlo se acortan y no llegará al partido.

Díaz jugó en los dos encuentros amistosos previos al reinicio de la Superliga, ante Universitario de Lima y Athletico Paranaense, en San Juan.

En efecto, el posible equipo que tiene en mente el director técnico para pasado mañana es el siguiente: Díaz; Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Frank Fabra; Jorman Campuzzano; Eduardo Salvio, Emanuel Reynoso y Agustín Obando; Sebastián Villa y Mauro Zárate.
Ese fue el once ensayado en la última práctica de fútbol, en la que luego ingresaron Iván Marcone por Campuzzano, Guillermo “Pol” Fernández por Villa y Ramón “Wanchope” Ábila por Obando.

El plantel hizo ayer ejercicios tácticos con pelota y un trabajo de presión entre defensores y delanteros, pero Russo no volvió a parar un equipo.
La duda del entrenador para confirmar la formación sería “Pol” Fernández o el colombiano Villa, lo que implicaría que Salvio pase a jugar más adelantado, junto a Mauro Zárate.

Boca volverá al trabajo hoy desde las 9.30 en el centro de entrenamientos de Ezeiza y allí el entrenador buscará despejar esa disyuntiva.

Esperan por Zambrano
Con respecto al tema pases, el defensor peruano Carlos Zambrano está esperando los papeles desde el Dinamo de Kiev para desvincularse de esa institución y firmar con el pase en su poder por tres años, para convertirse en el segundo refuerzo de este semestre.

En tanto, la nueva comisión de fútbol encabezada por Juan Román Riquelme trabaja para reflotar la posibilidad de que llegue el peruano Paolo Guerrero, luego de que Russo reiterara ayer sus ganas de contarlo en el plantel.

Por ahora se sabe que Boca pagaría la cláusula de 4.500.000 dólares al Inter de Porto Alegre, pero la traba sigue siendo el sueldo del delantero.
Boca reiniciará el torneo ante el rojo sin la punta, siendo por ahora escolta de River y Argentinos Juniors, con 29 unidades, junto a Lanús.
 

La queja de Buffarini

El defensor de Boca, Julio Buffarini, se despachó con una sutil queja, porque siempre tiene que pelear el puesto en el xeneize.

“Estoy el tercer año acá y tengo que pelear el puesto siempre. Igual, tengo la misma ilusión de cuando llegué, estamos en un equipo grande y a la competencia la tenés siempre”, aclaró. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...