Fernando Alonso comprueba la dureza del Dakar

Fernando Alonso comprobó la crudeza del rally Dakar al romper una rueda en una zanja. Tras firmar un meritorio debut con el 11° puesto de la jornada inaugural, a Alonso (Toyota) le tocó seguidamente saborear la parte amarga del rally, aquella en la que los factores externos juegan malas pasadas por muy precavido que vayas.
El campeón de Fórmula 1 arrancó su rueda delantera izquierda al pasar por una zanja en una zona donde el polvo tapaba toda visión, según describió al llegar al campamento, en un momento donde precisamente Alonso rodaba a muy buen ritmo, casi parejo con los pilotos de los grandes equipos.


En el momento del accidente marchaba detrás del holandés Erik Van Loon, en una parte donde se levantaban grandes nubes de polvo cada vez que pasaba un automóvil.
Hasta dos horas y media perdieron Alonso y su copiloto Marc Coma para reparar la estructura de la rueda rota. Lo hicieron ellos mismos para acortar tiempo y no tener que esperar hasta el camión de asistencia.
A pesar del esfuerzo de ambos, en un episodio muy parecido al sufrido en el Rally de Marruecos en octubre, el Toyota Hilux de Alonso quedó descolgado de la cabeza de la clasificación, con opciones muy remotas de llegar al podio, pero no se rinde y quiere completar todo el rally.
"Se trata de una experiencia más. Hay que vivir el Dakar con todos los extras, y esto es una parte más de la carrera. En general las sensaciones de hoy son buenas. Estoy contento de seguir aquí porque el objetivo es acabar el Dakar y vivir toda la experiencia de principio a fin", comentó Alonso.
La etapa se la llevó en coches el sudafricano Giniel De Villiers (Toyota), que fue el que menos percances sufrió en una jornada marcada por el gran polvo y los numerosos pinchazos que también se dieron el día anterior.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...