“Orden, capacidad y esfuerzo son los pilares para tener éxito”

¿Cómo fueron los primeros programas de El Especialísimo?
El 3 de noviembre cumplimos 50 años. Cómo no acordarse. A Salta llegué por el fútbol. En esa época, Roberto Romero era presidente de Central Norte. En esos tiempos, el fútbol era muy amateur. Entonces don Roberto, que siempre vio cómo se venían las cosas a futuro, viajó a Buenos Aires y buscó con la gente de Boca alguien que entrene el equipo. Fue Alberto J. Armando quien me recomendó. Cuando llegué a Salta, los entrenamientos eran de pocas horas y que me quedaba tiempo libre. En Buenos Aires ya había trabajado de locutor y tenía mi carnet. Entonces me presenté en Radio Salta, la Radio Güemes de entonces, que estaba buscando voces nuevas. Me hicieron una prueba y empecé con un turno de locutor. Estando ahí me di cuenta de que no había programas. La radio era música y tanda publicitaria. Presenté un proyecto al director y le gustó la idea. Lo preparé y a la semana siguiente, el primer lunes de noviembre comenzó. Era 3. Primero se llamó Completísimo, y le puse así por decir que tenía un poco de todo. A los cuatro meses de estar al aire me avisaron desde la radio que había que cambiar el nombre, porque el que le puse ya estaba registrado. Así salió El Especialísimo. En esa época estaban los grandes locutores, eran todos muy profesionales. Yo hacía el programa y se sumaban ellos según sus turnos. Estoy hablando de Magda Wayar, Carlos Del Corro, Benancio López, Carlos Skaf, Julia Montanari, Omar Villalba, Tito Villagrán y Oscar Sánchez. Siempre fue como es ahora, un poco de todo: noticias, deportes, alguien que hacía chistes. Empecé en la mañana, después de Ramón De Vita y Gloria Franco, que salían de 6 a 8. 

 

 


En Radio Salta estuvimos más de 20 años. Después fueron surgiendo las FM y se amplió el espectro. Muchos de los que trabajaron conmigo se fueron independizando y tuvieron sus propios programas, como Mario Peña, Ricardo Nuñez, Marcelo Hoyos y Marita Simón, por ejemplo que después estuvo conmigo cuando hicimos televisión, también llevados por El Especialísimo. Hicimos un programa revista llamado “El especial del sábado” en Canal 11. Después de Radio Salta estuvimos en Aries, Radio Voces, y ahora con Gustavo Vacarella, con la ventaja de estar en pleno centro, un lugar cómodo y seguro, porque las chicas del programa pueden ir y volver solas. Nos tocó una época que las teníamos que acompañarlas en la mañana porque era muy temprano y en invierno es oscuro. Era peligroso. Ahora estamos con un equipo muy lindo. 
 

 

 

En la actualidad, ¿cómo siguen?
No estoy yendo por el tema del COVID, pero hago una entrada por teléfono todos los días. La estructura ya está armada, y además Rocío Sosa, que ahora está a cargo de la conducción, lo hace muy bien. Ella comenzó haciendo producción en radio Máxima. Ahí la conocí, junto a otros chicos. Se le había terminado el programa y le pregunté al operador por los chicos. Entonces, la llamó junto a Hernán Casimiro, que estaba en ese programa que concluyó. Y se sumaron. Rocío hacía producción. Un día la llamé al estudio, y cuando abren el micrófono le hice una pregunta y se animó. Se fue formando y no le tiene que envidiar a nadie. Tiene chispa y espontáneidad. José Francisco Bortot fue también uno de sus maestros porque hacía la co-conducción conmigo. Así fue por años y cuando falleció, la invité a salir al aire con Hernán Casimiro. Así fue durante 15 años. Hernán se retiró hace un mes porque debe acompañar a sus papás en plena pandemia. Ahora en la produccón también está César Cornú. Con el paso de los años, en forma paulatina fui delegando mis tareas. Ahora, mi hijo Facundo Iezzi, Natalia Di Pietro y César Cornú están a cargo de la producción de El Especialísimo. En fin... pasó mucha gente que fue aprendiendo el oficio y yo este año ya me retiro. 

 

De la mano del programa ¿llegaron otros desafíos?
Llegó la agencia de publicidad y los espectáculos. Entre los que más recuerdo está Margarito Tereré, El Zorro, que era interpretado por Guy Williams. Los espectáculos se hacían en Gimnasia y Tiro o en el Salta Club donde entraban unas 2.500 personas. Lo de Guy Williams fue realmente pintoresco. Recuerdo que mi socio, Hugo Sona, que ya falleció, hizo el contrato con la persona que lo traía al país. Recuerdo que, Sona me dijo: “Mirá que este hombre no sabe andar a caballo”. Y entonces comencé a pensar qué le íbamos mostrar a la gente. Y me explican que teníamos que conseguir un caballo recontra manso, y en el escenario se presentaba con su compañero donde hacían un combate de espadas. Eso duraba 30 minutos. Justo llegó un circo a Salta y pensé: “esta es la salvación”. Les cuento que ya teníamos contratado a Guy Williams y les propuse que ellos hagan el espectáculo y cerraba El Zorro. A full estuvo, hacíamos tres funciones. También produjimos “El Chavo del 8” y la segunda vez que lo trajimos a Salta fue por unos productores de Tucumán que me avisaron una semana antes. Lo primero que pensé era que estaba loco, pero bueno, este productor lo había contratado por un mes y no por número de funciones. Me llama a dos días del show y no habíamos vendido ni 50 entradas. Llegó el sábado y le digo a mi hijo Bruno y a mi señora que vayan a abrir la boletería y después me buscan. El show era a las 21, y no venían. Me tomé un taxi y me fui al Delmi. No lo podía creer cuando llegué, la cola de gente!! Vendimos 8 mil entradas, el Delmi completo. Mi hijo llamó a los amigos para ayudar a atender la boletería y la puerta. Después trajimos a Cacho Tirao, Gina María Hidalgo y Los Plateros, los tres juntos en el entonces Cine Teatro Victoria. Después generamos los Especialísimos Bailables, con los que recorrí toda la provincia los fines de semana en clubes del interior. Por ejemplo, contratábamos un artista, como Leo Dan un sábado y se hacían tres bailes. A primera hora en La Salamanca en Moldes, después El Carril y cerraba en Salta. Se transmitía en vivo por Radio Salta. Eran épocas en que la familia podía ir toda junta a disfrutar de un espectáculo. Nunca tuve que contratar policía, no había peleas, ni un problema. Ni te digo los bailes de carnaval, todo en simultáneo. 

¿Cómo ve el panorama actual en los medios?
En esa épocas trascendimos porque no había tantos medios. Ahora, con la cantidad de medios que hay, es más difícil, y la capacidad publicitaria de Salta no da para mantener tantos medios. Es muy difícil vivir de esto. Las radios no contratan gente, venden el espacio y listo y ahora para conseguir publicidad, en medio de esta crisis, es casi imposible. Si no cuentan con la pauta oficial están fritos. Los comercios estuvieron meses cerrados y hoy abren y no entra nadie. Creo que los nuevos comunicadores, sobre todo en radios y televisión, tienen que entender que no van a poder vivir de esto. Es lamentable. En mi caso hice de todo y al mismo tiempo porque hay que organizarse. Creo que hay que tener tres pilares para tener éxito en cualquier cosa: ser ordenado, tener capacidad y hacer el mejor y mayor esfuerzo. Ninguno tiene que fallar y te va a ir bien en lo que emprendas. 
 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...