A Oscar Ruggeri le pegó muy duro el fallecimiento de su amigo Diego Maradona. El Cabezón, quien se desempeña en la señal ESPN, habló sobre qué le dijo la ex mujer del “Diez” durante el velatorio. “Me dijo: Si ves dónde falleció Diego, te morís”.

En ese sentido, continuó: “No sé si está bien decir esto. Claudia sabe que lo digo de corazón. No quise preguntar más. Debe ser el dolor que tenemos todos. No voy a echar la culpa a nadie”.

Además, confesó que se arrepiente de no haber desoído el pedido de Julio Grondona al negociar su incorporación al cuerpo técnico del seleccionado argentino que dirigía Maradona. “Tendría que haberme metido en el predio, tendría que haber estado en el predio, ayudándolo. Tendría que haberme metido, no echar a nadie. Me dijo que quería que le hable a los defensores. Fui un boludo”. 

“La de Maradona no era la vida de un ser humano normal Yo me peleé mucho con él, pero no por fútbol, sino por el tema de drogas. Yo me encerraba con él en la habitación, hablábamos y yo me enojaba”, contó el Cabezón.

“Yo le decía: ¿Vos no te das cuenta que tenés el mundo a tus pies? Podés ser feliz, tenés hijas maravillosas, tenés a Claudia que te sigue para todos lados, abrís la puerta y está tu familia. Vos estás loco. Y él me decía: Hay cosas que vos no entendés, no entendés la carga que yo tengo encima. Yo me enojaba y le decía: Nunca te voy a entender”.

“Nosotros cuando salimos a jugar un partido también tenemos una carga porque está el país mirándonos. Vos lo haces de distinta manera: vos los gambeteas a todos, jugás al fútbol, te divertís. Lo tenés que hacer ahora afuera”, solía repetirle el ex defensor al Diez.

Aquellas diferencias marcaron el vínculo entre Maradona y Ruggeri. Fue por eso, que según el Cabezón, Maradona lo “esquivaba” cuando se encontraban una vez que ambos se habían retirado.

“La verdad es que no sabemos qué nos va a poner Dios en el camino, pero yo traté de hacer las cosas bien como para estar bien después de ser jugador de fútbol. Me preocupa mi cuerpo, me cuido mucho. Sé que frito no puedo comer, si la milanesa no es al horno no la como. Eso me quedo de la educación que nos dieron sobre las cosas que te hacían mal y las cosas que te hacían bien. Trato de seguir una vida normal. Sin el fútbol cuesta demasiado, pero la trato de llevar de la mejor manera. Solo tomo un vino tinto a la noche cuando ceno”, relató el Cabezón a la hora de hablar de sus costumbres fuera de la cancha.

Y, sobre las diferencias en el estilo de vida de Maradona, planteó: “Él eso no pudo. Para mí, con todo eso tapaba lo grande que era, la inmensa carga que tenía arriba”.

“Él tomó el camino de aislarse de la gente que iba a estar ahí. Íbamos a poner la cara. De aislarse de una manera terrible, por eso te pregunté el otro día que alguien me diga por qué estos animales, estos tipos únicos, se mueren solos. Ayer, hablando con Claudia, me decía: Cabezón, si vos entrabas y veías dónde falleció Diego, te morís. No se si está bien que lo diga, pero yo lo puedo a decir. Claudia sabe que lo digo de corazón, pero me contó eso. No quise preguntarle más. Me dijo eso”, confesó sobre lo que le confió la ex esposa de Diego.

“Estaba solo. Sí, claro. Ese es el dolor que tenemos todos. Yo la verdad es que no voy a echarle la culpa a nadie, lo único que digo es que no se si podrías haber hecho más, como estuvimos con el Tata. Estuvimos muy encima del Tata. Con este era algo que no queríamos, viste. Cuesta. Los que conocen, saben que es decir voy o no. No queríamos joder”.

“Éste hizo conocer a Argentina en cada rincón del mundo. En cada rincón del mundo si vos decías Argentina, te decían Maradona, ésa era la respuesta. Increíble. Uno está esperando que te diga que no pasó nada, porque siempre pasaba esto con él”, finalizó conmovido el Cabezón Ruggeri.

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...