Conmovedora carta del personal de un hogar que alberga a discapacitados en riesgo extremo

Tiempo atrás, el hogar San Rafael Arcángel, ubicado en Cerrillos a la vera de la ruta nacional 68, fue noticia no por su loable trabajo con discapacitados en extrema vulnerabilidad, sino por los esfuerzos de su director, Rodolfo Usy, quien padece una enfermedad terminal y dedica sus máximos esfuerzos para que la institución sobreviva a su persona.

La situación financiera de la ONG era en extremo delicada antes de que la pandemia del coronavirus afecta al mundo. Hoy, las consecuencias de este duro trance ponen en riesgo la atención y permanencia de sus 26 internos, a quienes les brinda un techo, tratamiento y contención. Se trata de personas con retraso mental severo y agudo, con patologías asociadas como psicosis, esquizofrenia, epilepsia, entre otras. A eso se suman decenas de casos que atiende diariamente como centro día.

La continuidad del Hogar depende del acompañamiento del Gobierno de la Provincia y de una firme decisión de apoyar el trabajo que realiza esta entidad con uno de los sectores más desprotegidos de nuestra sociedad. Es gente sin nada ni nadie, para quienes el San Rafael Arcángel es su familia.

El personal de la institución: médicos, enfermeras, operadores, docentes especiales, colaboradores, entre otros trabajadores dieron a conocer una carta en la que explican su delicada situación.

 

 

Queridos periodistas:

Somos conscientes de que la atención de los medios  y de la gente por estas horas centrada en la pandemia   y sus consecuencias,  pero nuestra situación de miedo e incertidumbre no puede esperar. 

Como miembros de la gran familia que conforma el Hogar San Rafael Arcángel, queremos hacerlos conocer el triste y delicado momento que atravesamos. Este Hogar que funciona como residencia permanente de 26 jóvenes y adultos en una situación de extrema vulnerabilidad y como casa de día para otros tantos, hoy está en riesgo de no poder continuar con su importante labor social. 

Nuestros “chicos” -como nosotros los llamamos- tienen distintas discapacidades y patologías psiquiátricas asociadas, la mayoría están aquí por una orden judicial ya que sus familias no podían hacerse cargo; otros porque la familia nunca los reconoció.

Sus historias de vida son muy difíciles, muchos de ellos  vivieron  situaciones de peligro en sus entornos anteriores y en situación de calle. La droga, la prostitución, el trabajo infantil, el abuso de todo tipo,  la violencia doméstica  y social fueron parte de la historia que dejaron atrás cuando hicieron de ésta, su casa.

Estos jóvenes viven en la casa del  hogar san Rafael desde el año 2004  y lograron rehabilitarse y tener calidad de vida gracias a la atención personalizada que requiere cada caso.

La casa que habitan está un predio otorgado en la gestión del Gobernador Juan Carlos Romero quien entendió la importancia de garantizar un espacio propicio y acorde a jóvenes y adultos con discapacidad. Desde ese momento nuestro hogar pasó a ser el único de estas características en el Noa y entre los pocos del país.

Desde el primer día   -hace ya 16 años- el hogar tiene a la cabeza como director a Rodolfo Usy,  quien  sostiene el mismo con una ayuda del Estado que, se hace insuficiente ante la gran cantidad de necesidades de estos jóvenes (alimento, ropa, equipos interdisciplinarios de médicos y psicólogos, acompañantes, enfermeros, medicamentos entre otras tantas).

Ese subsidio gubernamental solo alcanza para el sueldo de algunos  profesionales de nuestro equipo y que no llega en forma oportuna, Rodolfo cubre con aportes personales y colaboraciones particulares todos los gastos restantes. 

Rodolfo hoy debe dejar su cargo en el Hogar por un grave problema de salud, pero ¿Qué pasará con los chicos? ¿Qué harán con nuestro hogar? ¿Cuál será nuestra situación cuando Rodolfo no esté para pelear contra toda la inacción de un sistema que siempre olvida a las personas con discapacidad?

¿Cuál es nuestro sueño? que a pesar de que su director no pueda seguir estando físicamente entre nosotros, los chicos puedan seguir recibiendo amor, contención y vivir dignamente en este hogar y con nosotros a quienes ellos consideran su familia.

Desde ya agradecemos su atención, les ponemos a disposición un video con los testimonios de este gran equipo para que compartan y nos ayuden a salvar el Hogar.

 

                                                                                                                                                                           La familia del Hogar San Rafael Arcángel

 

 

Apelan a la solidaridad de los salteños

Desde el Hogar San Rafael Arcángel solicitan que la gente que pueda colaborar haga llegar alimentos no perecederos y frescos, leche en polvo, insumos de limpieza, ropa de cama y frazadas, y un lavarropas grande.

Las donaciones se pueden enviar al hogar San Rafael: Ruta 68, km 76, Cerrillos

O bien, se pueden hacer aportes en efectivo en Banco Nación Sucursal: 3026 - Cuenta número: 4461037935. Denominación: Fundación San Rafael Arcángel

Por mayor información comunicarse al  0387- 154675718 / 0387- 155824372

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...