Buscando a los salteños a través de las obras de arte en una exposición que sorprende

 

Carina Costello
espectaculos@eltribuno .com.ar


A mirar bien las vidrieras, porque hasta el 16 de septiembre, en la galería Margalef, los clientes encontrarán algunas sorpresas. Desde el museo Casa de Arias Rengel surgió la propuesta de realizar intervenciones artísticas en estos espacios y llegar con el arte a los salteños, que por estos días no pueden ingresar a las museos o galerías de arte. 
Las obras que salteños podrán encontrar en las vidrieras serán serigrafías de la Colección Campomar; obras de los artistas Eduardo Mac Entyre y Guillermo Mac Loughlin, que desafiando las cosmovisiones de las obras africanas, realizaron un proyecto “Percepciones Africanas”. Junto a esta propuesta también se podrá conocer las obras de artistas wichis, entre ellos Litania Prado, pintora de la Misión Chaqueña, en Embarcación, fallecida en el 2006. Litania Prado, por un camino de la vida tomó las herramientas plásticas occidentales, guiada por el artista Jorge Marino, realizó una obra pictórica de singular vitalidad dando lugar a que un grupo de artistas la siguieran, y así surgió su escuela. Gracias a sus obras se puede acercar al profundo mundo y compartir las escenas de la vida cotidiana: la algarrobeada, la lluvia, el arco iris, las mujeres en la casa y el monte, los hombres y el río, los pájaros y la naturaleza por encima de todas las cosas.


En diálogo con El Tribuno, Diana Neiburg, directora de Casa de Arias Rengel, destacó que esta etapa de trabajo con la galería Margalef retoma las actividades que ser realizaron el año pasado en la Noche de los Museos. “Si bien en aquel momento, lo que se buscaba era conectar a la gente con un circuito de recorrido en la zona. En esta ocasión lo que se busca desde el museo es acercase para que la relación sea más estrecha”, destacó la directora.
Neiburg explica que la intervención en la galería comercial no es un montaje de sala, sino que se buscó dar una vuelco y que la gente se sorprenda con estas obras cuando se acerque a las vidrieras. 
Cada una de las obras cuenta además con un código QR que permite ingresar a los sitios de origen de las obras y conocer los detalles de su producción. En el caso de las obras de Litania Prado que muestra a la comunidad wichi a través del arte, se encuentran en venta. Las personas que estén interesadas pueden ingresar a los links de ventas, a través de la lectura de código. 
La directora recordó que esta muestra se mantendrá hasta el 16 de septiembre, pero los trabajos del Arias Rengel con la galería se mantendrán ya que se encuentra en proceso de elaboración un nuevo proyecto. 

Obras en chocolate 

Gustavo J. Ibarra, gerente de la galería Margalef recordó que desde hace varios años, el Circuito Galerías se suma a las actividades que hacían los museos en la Noche de los Museos. “En esta época de pandemia, donde todavía no puede abrir sus puertas, apoyamos la medida de sacar el arte a la calle”, destacó Ibarra. 
El gerente comentó que este formato lleva en la galería el nombre de Arte al paso, y se ofrece una obra por vidriera. 
“La reacción de la gente está siendo importante, pero en particular de los más chicos que se sienten atraídos por los colores y las representaciones de la comunidad wichi” destacó, y agregó que el público reacciona de maneras diferentes, “están los que conocen de arte y estudian las obras, y están los que no esperaban encontrarse con esto”. 
En adhesión a esta propuesta, la fábrica de chocolates que tiene un local en la galería también expone obras en chocolate de artistas como Martín Córboba, Guillermo Pucci y Silvia Kats. 
“Estas obras se exponen una por semana y se sortearán al finalizar este proyecto”, agregó Ibarra, invitando a quienes se acerquen a la galería a pasar por este local y pedir su número y tener la posibilidad de llevarse una obra de arte deliciosa.
Tanto desde la galería como desde el museo destacaron que estos trabajos de arte en la calle seguirán dándose por lo que ya preparan otra propuesta.

Percepciones africanas

Tras los muros del museo Casa de Arias Rengel, un grupo de obras esperaba su momento para volver a ser visitadas, admiradas y estudiadas. Ese momento llegó hace un par de días, para una parte de la colección Campomar de Marta Campomar, que salieron a las vidrieras de la galería Margalef. En diálogo con El Tribuno, Marta Campomar destacó que el objetivo es acercar la colección a la gente para que puedan verlas e iniciar un diálogo. 
Esta colección de arte africano fue donada a la provincia de Salta por Marta Campomar en 2009 y cuenta con 250 piezas. La colección se complementa con la obra “Percepciones africanas” de artistas contemporáneos argentinos.
Marta Campomar recordó que esta colección comenzó a armarse en las épocas que ella vivía en Europa. “Todo comenzó en Inglaterra. Estuve varios años viviendo allá, y tenía amigos que eran anticuarios. Tenían estas piezas y siempre me gustó este tipo de arte”, recordó en diálogo con El Tribuno. 
La segunda etapa de esta colección comenzó a armarse en Madrid, cuando Marta Campomar se muda a España.
Ya instalada en Buenos Aires, y con toda la colección de obras africanas, Campomar pensó que todos estos objetos de arte debían ser expuestos, para que todos puedan conocerlos y apreciarlos. Así surgió la donación de 250 obras a Salta en 2009. “Creo que las obras nos eligen. Una vez, en Buenos Aires, me encontré en el barrio de San Telmo con una chica que se había divorciado y vendía su parte de una colección de arte africano. Se la compré. Años después un anticuario me ofreció unas obras que tenía. Eran la otra parte, de quien había sido el esposo de esa chica”, relató Marta Campomar, destacando los caminos recorridos por las obras.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...