Nada parecía sospechoso. El peluquero hizo su trabajo sin imaginarse que el niño de 11 años al que le acababa de cortar el cabello iba a sacar de entre sus ropas un arma para entregársela al padre. Así comenzaba un intento de robo en Olivos, Vicente López, que se frustró ante la resistencia del estilista y que terminó poco después con la detención del delincuente, que tenía antecedentes penales. El menor fue entregado a su madre.

Horas después del asalto, la madre del menor afirmó que su ex pareja tiene antecedentes criminales y admitió con angustia que muchas veces no puede controlar al chico porque “él quiere parecerse a su papá”.

En diálogo con Telefé, la mujer dijo que cuando vio las imágenes registradas por la cámara de seguridad del local “no podía creer lo que estaba sucediendo”, pero aseguró que su hijo también se encuentra conmovido porque es la primera vez que hace algo fuera de la ley.

“Le pido disculpas al peluquero a mí me desaparecieron muchas cosas de mi casa”, manifestó. Después se ofreció a pagar por el corte que le hizo al nene como forma de devolverle algo de su trabajo.

De acuerdo a su relato, se separó del padre de su hijo hace siete años pero fue recién este último verano que el chico empezó a demostrar cambios en su conducta. “Mi hijo es una víctima más. Yo me descompuse, en ningún momento pensé que lo iba a llevar a robar con él”, expresó.

“Es la primera vez que hacía algo así. No quiero que le arruine la vida. Mis hijos y yo tenemos vergüenza”, se lamentó la madre, y remarcó: “Siempre pedí ayuda, nunca me callé. Nunca lo cubrí. Él me dijo que el padre le dio el arma y le dijo lo que tenía que hacer. Yo siempre le dije: Tu papá no es ejemplo de nada”, finalizó.

"Al nene de 11 años me gustaría enseñarle el oficio"

Hace 20 años que Leandro Casado trabaja como peluquero y, con mucho esfuerzo, hoy tiene dos locales: uno en Martínez y otro en Olivos. Durante más de 4 meses no pudo abrirlos por la cuarentena: tuvo que gastar todos sus ahorros y sacar tres créditos para afrontar los gastos. No solo eso, en el mientras tanto, tuvo que reinventarse y se puso a hacer sushi para poder mantener a su familia.

Cuando el martes pasado pudo reabrir sus peluquerías, recuperó la sonrisa. Pero el sábado, su felicidad se empañó. Uno de sus empleados lo llamó para contarle que un hombre y su hijo de 11 años lo acababan de asaltar en el local de la Avenida Uzal 3899, aunque no lograron llevarse nada y terminaron huyendo. Padre e hijo fueron capturados. El hombre permanece detenido, el niño está en la casa de su madre.

Leandro Casado dijo: "La verdad que mi empleado se la jugó al forcejear por cuidar la plata. Después lo hablamos y le dije que estaba agradecido por su actitud, pero que no lo haga nunca más: si esto vuelve a pasar, quiero que abra la caja y deje que se lleven todo. Entiendo que lo hizo para preservar la recaudación del sábado, ya que acabábamos de abrir el martes, y estamos juntando todo lo que podemos, después de tanto tiempo que estuvimos cerrados".

Con respecto a la inseguridad, pediría que pongan mucho énfasis, porque la gente está muy desesperada. Desde chico, mi padre me enseñó la cultura del trabajo y por eso, en el momento en el que estaba tan desesperado con las deudas, salí a buscar otro ingreso.

Pero vuelvo al caso del chico de 11 años que vino al negocio: su padre le enseña a robar y ahora hay mucha gente que está en esa situación, porque se quedó sin nada y sale a delinquir. Seguramente, muchos son víctimas de esto que está pasando.

Por dentro, pensaba: ¿Cómo a ese hombre se le puede pasar por la cabeza enseñarle a robar a un hijo? Porque es enseñarle a robar y, además, poner en riesgo su vida porque el chico estaba con un arma. ¿Y si se encontraba con un adulto armado? Ese hombre no sólo arriesga a su hijo enseñándole a delinquir, sino que no le importa para nada la vida del chico.

Escuché que la madre quería que su hijo me viniera a pedir disculpas. Me gustaría muchísimo recibirlo, hablar con él y le diría lo que me enseñó mi papá: “Se crece trabajando con esfuerzo”.

Le diría que uno puede triunfar, que a uno le puede ir bien y que hay esperanza. Le enseñaría el oficio de peluquero, porque la verdad es que ese nene me da muchísima pena. Si sigue con la influencia del padre, va a estar perdido y no va a terminar bien.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...