Vecinos reclaman por los altos costos del servicio de luz y de gas

No es novedad de que a pesar de que estamos transitando una larga cuarentena donde más de la mitad de los vecinos está fundido, los servicios de luz, agua y gas no paran de subir. Rosario de la Frontera no es la excepción y la mayoría de los vecinos apenas logra reunir los montos de cada boleta para abonarla. En el medio hay muchos jubilados que cobran la mínima, familias de bajos recursos, muchos otros sin trabajo, por lo que pagar es un verdadero sacrificio.

Muchos de esos vecinos, al borde de la quiebra, se comunicaron con El Tribuno para manifestar por los altos costos de los servicios y exigir que los mismos sean más bajos y acordes a los bolsillos actuales.

"Este mes el gas me llegó una suma que directamente duplica el costo de la boleta anterior. Encima no hay dónde reclamar. En el caso de la luz que también me llegó el doble, me cansé de llamar a Edesa y ni te contestan, un desastre todo", manifestó Silvia, ama de casa, quien se sumó al reclamo.

"En mi caso en las últimas boletas de luz, que apenas logré pagar, observé que cada mes el monto iba aumentando en comparación con los anteriores. Por ejemplo, una boleta me llegó tres mil pesos, la siguiente seis mil y la de ahora casi diez mil pesos", expresó indignada Alejandra, también ama de casa, madre de cuatro hijos menores, entre ellos una nena discapacitada y con el marido que es albañil.

La mujer aseguró que "la verdad no entiendo por qué cada boleta llega el doble porque apenas hacemos uso del servicio eléctrico, o sea no es que tenga varios electrodomésticos ni nada. Es más, vivimos con lo justo".

"El gas también me llegó el doble de la vez pasada. Hice reclamos a los números de WhatsApp que brinda la empresa pero jamás me respondieron. Sinceramente estoy desesperada porque no sé cómo vamos a hacer con mi marido para juntar la plata", dijo.

Celina, otra de las vecinas, trabaja de cocinera en una casa de comidas rápidas y vive junto a su madre, que es jubilada. Ella manifestó que "la luz me llegó nueve mil pesos, y el gas que no lo uso casi nunca, me aumentó a tres mil pesos".

"El gas lo venía pagando entre setecientos y ochocientos pesos, pero la última boleta me llegó tres mil pesos, la verdad que estoy enloquecida, no sé cómo voy a hacer para pagar las cosas".

La cocinera detalló que tiene "tres boletas de luz acumuladas; una de nueve mil ciento noventa, la otra de ocho mil setecientos cincuenta, y la más vieja, de seis mil seiscientos pesos, de un mes a otro hay diferencias de casi dos mil pesos por cada una y sin razón".

"En total tengo una deuda de más de veinticuatro mil pesos solamente de energía eléctrica, y el consumo es exactamente igual en todas las boletas, entonces no entiendo nada, resulta que consumimos lo mismo, vivimos en la casa las mismas personas, mi madre y yo, esto no tiene lógica", reclamó ofuscada.

Los vecinos además aseguraron que los reclamos que hicieron tanto en Edesa como en Gasnor nunca fueron atendidos ni respondidos.

José, secretario administrativo, señaló: "Hay gente que no tan solo realiza quejas, sino que hay otros que necesitamos hacer trámites. Yo hace tres meses que estoy gestionando el cambio de titularidad".

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...