Presentaron un libro de la  historia del Fuerte de Cobos

Días atrás se firmó un convenio entre el Gobierno de la Provincia de Salta y la Comisión Nacional de Monumentos Históricos de la Nación, para la refacción de sitios emblemáticos de la provincia y entre esos sitios se encuentra el Fuerte de Cobos.
Un aporte invaluable para que este fuerte sea considerado entre tantos monumentos para su restauración, fue el brindado por el historiador local Eduardo Medina, con la presentación de documentos históricos, que hoy forman parte de un libro recientemente presentado en forma virtual por el autor, denominado “Datos para la historia del Fuerte de Cobos”.
La obra es sumamente atrapante para quienes gustan de este tipo de lectura y comienza con el fallido intento del gobernador Gonzalo Abreu por fundar San Clemente de la Nueva Sevilla en 1577, es decir mucho antes que la fundación de Salta, un intento que tuvo lugar en el actual pueblo de Cobos, donde Abreu edificó un fuerte.
“Me llevó mucho tiempo revisar documentos históricos, pero pude hallar e incorporar datos que eran desconocidos o muy poco conocidos, como por ejemplo de dónde surge el nombre de Cobos. El nombre obedece al apellido de unos de sus primeros propietarios, el capitán Isidro Cebrián de los Cobos, cuya familia se afincó en el lugar poco después de la fundación de Salta”, detalló Medina.
El Fuerte de Cobos tuvo una importante misión durante las denominadas Guerras Calchaquinas. “Hay diversos registros de los combates contra los Calchaquíes hasta la última década del siglo XVII. En 1690 el gobernador Tomás Félix de Argandoña le dio oficialmente la categoría de fuerte a esta construcción con milicia pagada por los vecinos de Salta. En 1733 el gobernador Juan Armaza y Arregui ordenó su reconstrucción y la erección de una capilla con la idea de que la Virgen de la Viña, fuera trasladada a ese sitio”.
El libro detalla la presencia de importantes personalidades de la época como los gobernadores Juan V. Martínez de Tineo y Francisco Gabino Arias. También se registra la visita de Alonso Carrió de Lavandera y Calixto Bustamante y del gobernador Gerónimo Matorras, quien organizó en Cobos las fuerzas militares de la frontera.
“Para el general Belgrano siempre fue un punto estratégico por su equidistancia entre Salta y Jujuy y por eso allí dejó una partida permanente de soldados.
El Éxodo pasó por Cobos y fue escenario del ajusticiamiento de soldados desertores para escarmiento de los demás; también se enviaron oficiales prisioneros a Buenos Aires por haber hecho explotar cargamentos de pólvora. Luego de la Batalla de Tucumán, el general realista Pío Tristán se ocultó con una importante custodia en el Fuerte de Cobos, donde estuvo sitiado por seis días hasta que logró escapar”, destacó Medina entre los hechos de importancia que se podrán hallar en el libro.
Durante la Guerra Gaucha el Fuerte de Cobos se convirtió en un duro escollo para los realistas. Hasta allí llegó en junio de 1814 el realista Marquiegui presentando batalla y quedándose con el Fuerte.
En búsqueda de aprovisionamiento por Campo Santo decapitó y exhibió las cabezas de dos gauchos ajenos a la guerra. “Este hecho de sangre generó una reacción inmediata de Güemes, quien personalmente, a cargo de sus gauchos, embistió con fuerza quebrando toda defensa y retomando el manejo del Fuerte. Hechos como estos que salen a la luz con figuras mártires anónimas, son las que más me emocionan”, puntualizó Medina.
 Entre otros acontecimientos más conocidos figuran la entrevista entre el director supremo Juan Martín de Pueyrredón y el general Martín Güemes el 15 de junio de 1816, oportunidad en la que Pueyrredón le solicitó que se hiciera cargo de la defensa y contención de las invasiones realistas en todo el norte del territorio de las Provincias Unidas del Río de la Plata y hasta el río Desaguadero.
Además, Medina contó que “en 1832 Aniceto Latorre mandó a fusilar en el Fuerte de Cobos al comandante Ovejero, mano derecha de Pablo Alemán, quien fue derrocado de la gobernación de Salta por el primero. En el Fuerte también encontraron un refugio para su descanso Juan Lavalle, Felipe Varela y el gobernador de Tucumán, Mate de Luna.
“Hoy toda esta historia está siendo puesta en valor no solo por la decisión del Gobierno de restaurar y conservar el edificio del Fuerte de Cobos, sino por este aporte documental que da cuenta de la importancia de esta joya arquitectónica que permanece como un testigo silencioso de hechos decisivos de la historia nacional”, finalizó el autor.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...