“Mientras tanto la pandemia” sigue registrando el sentir de esta época 

Lucía Porporatto nació en Coronel Rodríguez en la zona rural de Santa Clara de Buena Vista, provincia de Santa Fe. En la década del 20 del siglo XX, cuando ella tenía unos diez años, la “peste” se cobró las vidas de su mamá y su hermana. 

“Ella recordaba que aquella enfermedad era muy contagiosa, que su mamá y su hermana habían sido separadas de los demás miembros de la familia. Por tal razón, tampoco pudo despedirse de ellas cuando partieron, solo había visto, asomada a la puerta de su cuarto, que sacaban dos ataúdes de la casa y cómo habían quemado la ropa que habían usado ellas durante sus últimos días de vida y también que habían pintado la casa con cal”, refirió hoy una de sus nietas, Luciana Lucero, compiladora del ebook “Mientras tanto la pandemia”. “Mi abuela con el tiempo supo que vecinos y conocidos habían pasado por una situación similar y que algunos habían logrado salvarse con los medicamentos que les habían llegado a tiempo desde Buenos Aires”, añadió Luciana. 

Esa “historia a retazos, sin nomenclaturas ni precisiones, contada con ternura y melancolía” fue el legado que repiqueteó como las alas de un gorrión enjaulado en el corazón de Luciana, cuando el 16 de marzo pasado empezó en Salta la cuarentena para frenar la propagación del Covid-19 a niveles que hicieran colapsar el sistema sanitario. 

Por ello, Luciana, licenciada en Comunicación Social, al ver el contador de estadísticas en los medios de comunicación (muertos, infectados y curados) y a especialistas analizando las incidencias epidemiológicas, las condiciones sociales de la población y las políticas sanitarias implementadas, se preguntaba qué registros de esta época de “cómo viven y sienten las personas en su quehacer cotidiano” iban a quedar para la posteridad, para aquellos que se preguntaran qué clase de héroes cotidianos habían resistido y abonado el porvenir.

Así surgió “Mientras tanto la pandemia. Relatos de cuarentena”, un ebook en alianza con la revista digital Esperanta y que compila 167 relatos individuales de más de 100 participantes de 11 provincias argentinas y de otros 7 países, distribuidos en 14 capítulos y agrupados de acuerdo con consignas dadas previamente a los participantes.

En la propia introducción Luciana alude al relato de su abuela, diciendo que, de haber tenido redes sociales, ella hubiera posteado: “Se fueron sin despedirse”. Si la pandemia por Covid-19 revivió en los países tecnológicamente avanzados fenómenos como el de la peste bubónica o el de la denominada gripe española, a través de distintos disparadores los autores dan síntomas de cómo gestionan -o no- sus emociones, de cómo en un inevitable movimiento pendular oscilan entre el dolor, la angustia y la esperanza. 

Durante 60 días los participantes subieron sus producciones al Instagram y el Facebook homónimos del proyecto y fue entonces cuando Luciana Amaya, directora de Revista Digital Esperanta, se unió para materializar el ebook. Este se completó con una selección de fotografías de Carlos María Vergara y Omar Agustín Castro. Después de su presentación, el 31 de julio en una transmisión en vivo por las redes sociales vinculadas con el proyecto, “Mientras tanto la pandemia” formó parte de la Feria del Libro de Jujuy, que se desarrolló del 24 al 27 de septiembre por streaming.

En paralelo, el 6 de agosto se inició el “Ciclo de lecturas pandémicas”, encuentros quincenales a través de la plataforma Meet, en los que, según explicó Lucero, el grupo “aborda textos actuales o que resuenan con este momento histórico”.

Así se viene expandiendo el proyecto, en ramificaciones al principio insospechadas, pero que van incorporándose de acuerdo con las necesidades de circulación de esta palabra pandémica que han logrado recabar. 
“El proyecto arrancó a finales de abril como un espacio de expresión en las redes sociales. La primera pregunta que publiqué fue: ‘¿Qué fue lo primero que pensaste cuándo escuchaste la palabra cuarentena?’. Las respuestas no se hicieron esperar y eso me confirmó lo que había observado: la perplejidad de muchos frente a lo que estábamos viviendo y la necesidad de expresarlo. Luego, a partir de lo que informaban los medios de comunicación, las conversaciones con amigos y lo propio que iba sintiendo, fueron surgiendo las otras consignas de escritura, que acompañaban los momentos por los que íbamos pasando como sociedad”, recordó Lucero, en diálogo con El Tribuno. 
¿Qué me decís de los abrazos que faltan? ¿Sienten las ciudades sus calles vacías? Adultos mayores: ¿cómo sienten ellos esta cuarentena y cómo podemos ayudarlos? Algo cambió en mí y Carta a mi yo del futuro son algunas de las consignas propuestas por Lucero, que al ver la capacidad de respuesta decidió formalizar los testimonios en un ebook, que se puede descargar gratuitamente de 
http:// esperantadigital.com/mientras-tanto-la-pandemia/. “El objetivo es que podamos poner a disposición de esta y otras generaciones un registro de cómo estamos viviendo y sintiendo este tiempo tan especial”, señaló. 
Consultada acerca de cómo fue la experiencia de los talleres del “Ciclo de lecturas pandémicas” expresó que “lo definimos como un espacio para compartir lecturas y crear con técnicas lúdicas”. Luego detalló que en los encuentros los participantes leen relatos incluidos en obras colectivas actuales. “La experiencia es riquísima porque en un espacio de hora y media leemos un texto breve, creamos en base a dinámicas propias de la escritura creativa y lo compartimos. Participan personas de diferentes partes del país y de otros países también”.
Acerca de si tiene un preferido entre el conjunto variopinto de relatos, Lucero dijo: “Podría decirte que todos lo son. Cada uno encierra una experiencia personal y única en la que, sin embargo, muchos nos vemos reflejados. Son textos cortos, profundos, testimoniales. La autenticidad de cada uno se proyecta de alguna manera en los otros; eso profundiza esta obra colectiva que convocó no solo a escritores experimentados, sino a todos aquellos que tuvieran algo que decir sobre este tiempo. Ese fue el objetivo principal del proyecto, registrar testimonios de personas que sin ser estadistas ni científicos y que tienen algo para decir sobre la pandemia”. 

El futuro

Los testimonios, la mayoría escritos durante abril de este año, corresponden a estadíos de libertad de acción y de recrudecimiento y mengua de la pandemia diferentes. Eso redunda en que los relatos luzcan “lindopensantes”, propios de inicio de cuarentena, o angustiosos cuando se ven ya los muertos entre los trabajadores de la salud, las fuerzas de seguridad y varios tienen un conocido o familiar que ha muerto por Covid-19. 
“Cuando aquí estábamos empezando, en España ya llevaban meses lidiando con esta situación y los textos de escritores españoles que participaron así lo demuestran. No me cabe duda de que los relatos frente a la situación de la pandemia septiembre 2020 tendrían una carga emocional altísima e increíblemente esperanzadora, porque así lo demuestran los textos que se generan en los encuentros de lecturas pandémicas, creo que de esa manera se manifiesta el poder de la escritura, digámoslo así, una ‘tecnología’ antigua al servicio de los problemas actuales, reflexionó Lucero. 
Por último, acerca del futuro inmediato de “Mientras tanto la pandemia” señaló: “Próximamente estaremos iniciando un ciclo de charlas en vivo a través de nuestras redes, con el objetivo de compartir recursos de escritura y recomendaciones de lecturas. Además, hay en vista dos ideas que nos gustaría poder concretarlas, por un lado ofrecer la versión en audio para llegar a lectores que por necesidad o por gusto eligen esta forma de ‘leer’ y por otro lado, nos encantaría poder materializar en libro papel esta experiencia no para comercializarlo en sí, sino para obtener un beneficio a favor de alguna institución afectada por la realidad del Covid-19”.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...