La ola de contagios pone en vilo a todo el fútbol argentino

El panorama es más que sombrío. La ola de contagios de coronavirus en distintos clubes del fútbol argentino puso en vilo a la dirigencia con vistas al inicio del nuevo campeonato, en principio para mediados de octubre, porque la situación, en plena pandemia, se complicó y alarga la incertidumbre. Solo ayer hubo 14 contagiados.
Pero además resulta difícil a nivel continental con el regreso de la Copa Libertadores, en especial para los clubes implicados en ella como River, Boca, Racing, Defensa y Tigre, que el próximo 17 de septiembre deberán cumplir con sus respectivos compromisos con tiempo escaso de preparación en comparación al resto de las instituciones de Sudamérica.
La jornada de ayer deparó muchos casos de jugadores que dieron positivo de coronavirus y encendieron la alarma.
River presentó uno en la división reserva, que se entrena en las instalaciones del Monumental, luego del test realizado con el objetivo de incluir algunos futbolistas en la lista de buena fe para el choque ante San Pablo de Brasil por el grupo D.
Boca sufrió una gran cantidad de casos positivos días atrás que significaron un gran problema para su entrenador, Miguel Ángel Russo, quien debió abandonar la concentración por su condición de factor de alto riesgo.
El último campeón del fútbol argentino conocerá hoy los resultados de los últimos hisopados y además se cumplirá el plazo de aislamiento de aquellos futbolistas afectados con COVID-19.
Boca dispondría de 20 jugadores para el partido del jueves 17 ante Libertad en Paraguay por el grupo H de Libertadores.
Los clubes de Avellaneda también presentaron nuevos casos. En Racing dieron positivo el defensor Iván Pillud y el juvenil Lucas Núñez.
Independiente informó el positivo del defensor Alan Franco, aislado en su domicilio, quien tiene un familiar con los síntomas de la enfermedad.
San Lorenzo anunció que los volantes Lucas Menossi y Nicolás Fernández no se presentaron al entrenamiento a manera de precaución por cuadro febril. El club de Boedo tiene a su entrenador, Mariano Soso, en fase de aislamiento, mientras que los futbolistas Fabricio Coloccini, Jonathan Herrera y el juvenil Luis Sequeira fueron otros de los integrantes del plantel que tuvieron coronavirus y se encuentran recuperados.
Tigre, uno de los participantes de la Copa Libertadores por la zona B, confirmó ayer que el jugador Felipe Zenobio y el preparador físico Sebastián Somoza se contagiaron de coronavirus.
Por su parte, Argentinos Juniors suspendió ayer los entrenamientos del plantel profesional por prevención ya que en los últimos testeos se detectaron seis jugadores con resultados positivos en coronavirus.
Asimismo, Gimnasia La Plata, dirigido por Diego Maradona, informó ayer que el delantero de la reserva Agustín Ramírez dio positivo de COVID-19 en el marco de los test realizados el pasado sábado por la tarde en el predio de Estancia Chica.
El número de casos intensificó el interrogante con respecto a la vuelta de la actividad en el fútbol argentino, cuya fecha se barajaba para mediados de octubre luego de haberse ideado para el 25 de septiembre.

 

Temas

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...