Dejar el auto en una playa de estacionamiento en Salta cuesta el doble que a mediados de 2020

La vuelta gradual a las actividades en la ciudad después de varias cuarentenas obligatorias desde 2020, en los últimos meses permitió la reapertura de muchos comercios que se encontraban en la cuerda floja y en riesgo de cierre. Este es el caso de las playas de estacionamiento, que recién con la reactivación volvieron a tener movimiento. Sin embargo, este rubro no escapó al proceso inflacionario del último año y medio: en ese lapso la mayoría duplicó sus tarifas.

Desde marzo y durante gran parte de 2020 las restricciones protocolares dejaron las calles salteñas vacías o con poca circulación. La preocupación por la situación económica empezó a sentirse pronto entre los propietarios de estacionamientos privados.

El mantenimiento de los espacios, el pago de sueldos, los servicios y otros gastos se iban haciendo cada vez más pesados en largos meses en que los vehículos que llegaban a estacionar eran pocos.

La ecuación económica se modificó completamente para el sector y eso se trasladó a los clientes: en 18 meses se duplicó el precio de los estacionamientos.

A mediados de 2020 las tarifas de las playas de estacionamiento de la calle Buenos Aires de 100 al 300 eran de $50 la hora para autos y $80 para camionetas. Actualmente, los precios rondan entre $80 y $100 para autos y para camionetas varían entre los $100 y los $120.

El incremento del 100% en los precios del estacionamiento privado para autos duplica el incremento salarial del último año, que rondó el 45% y también la inflación, cuyo índice interanual de septiembre fue del 52,5%, según el Indec.

Los encargados y propietarios de estacionamientos afirman que solo con estas subas pueden cerrar sus cuentas. Un playero que trabaja en Ituzaingó al 100 explicó la suba: "El aumento del precio es lógico por haber estado encerrados varios meses sin tener trabajo y, por ello, sin ingresos. En ese tiempo los servicios y el alquiler de los inmuebles aumentó y por eso el costo para los usuarios subió cuando todo comenzó a reactivarse".

Una opción que las playas privadas eligen para tratar de mantener activo su mercado son las mensualidades, que están cerca de los $3.500 para autos.

Dejar el auto tres horas en una playa implica que, al regresar, se deberá pagar al menos $300. Este monto representa el precio de 3 litros de nafta de la más accesible o casi llenar un tanque de un auto a gas.

Así, ya sea el pago de una hora o la mensualidad es para algunas personas una cuota más incorporada a su economía, pero para muchos otros es un gasto bastante elevado.

Otro ejemplo: la mensualidad de $3.500 en una playa es equivalente a llenar un tanque de nafta completo de un Fiat Cronos. Y si ese precio se compara con los alimentos representa 30 paquetes de arroz de un kilo (de $110, de primera marca); 14 latas de atún de 170 gramos (de $240 aproximadamente) o 5 kilos de asado (de $700 aproximados por kilo).

   La suba de las tarifas se vincula al encarecimiento de salarios y servicios. Javier Corbalán 
 

Emiliano, un joven que se encontraba en la peatonal Alberdi, maneja un auto Ford Fiesta y comentó: "La hora sale $100, lo dejo cuatro horas y con eso lleno el tanque de mi auto, yo lo tengo a GNC".

El precio hace dudar a muchos conductores que, si encuentran lugar, optan por estacionar en las calles bajo el cobro de la Municipalidad, ya que allí la hora se paga $30. Claro que este servicio no incluye un techo ni un espacio cerrado, por lo que el auto queda a expensas de posibles daños o robos. Sin embargo, es una opción que una gran parte de los conductores elige.

Una mujer que se dedica a la venta de ropa en un local ubicado en la esquina de Urquiza e Ituzaingó dijo que prefiere dejar su coche en la calle a tener que pagar un lugar en una playa privada: "Yo pago el municipal, porque en las playas nunca se consigue lugar, y otra porque los otros estacionamientos salen de $50 a $100 la hora y se me va mucho".

La situación caótica vivida a principios del 2020 causó un impacto en el sector comercial y entre sus empleados. Las restricciones protocolares impedían la circulación de muchos vehículos, lo que puso en riesgo la economía de las playas y preocupó a sus empleados. La posibilidad de despidos era una amenaza contante para cada playero en los meses más duros de cuarentena obligatoria. A eso se sumaba el temor de contagiarse

Un joven que trabaja en calle Urquiza al 500 dijo: "Era preocupante venir todos los días, los pocos autos y el virus te asustaban; el miedo estaba en que te echen. Por suerte solo se redujo el sueldo y no hubo despidos".

De todos modos, esa baja en los salarios "tampoco era una buena opción por mucho tiempo, eso explica en parte el aumento en los precios de las playas", añadió el joven.

Para las motos está más caro 

Las playas eligieron brindarle un espacio a las motocicletas como un modo de diversificar su negocio. A la vez, para los motociclistas que ingresan a una playa privada representa dejar su vehículo en un espacio más seguro que la calle. 

Hasta hace casi un año costaba entre $20 y $30 el estacionamiento por hora para una moto. Pero, tras el complicado primer año de pandemia, su precio se elevó y hoy se ubica entre $50 y $60.
Que las motocicletas tengan un mayor espacio dentro de las playas dejó a los propietarios sin demasiado lugar para el servicio de mensualidad. El ingreso diario más la constante llegada y salida de motos resulta, a varios playeros, más negocio que la cuota fija por mes.

Las bicis, con incremento 

 La Municipalidad hace ya un tiempo colocó en varios puntos estratégicos módulos de estacionamiento gratuito para bicis, pero al estar en las calles hubo casos de robos de partes e incluso de bicicletas. Además, al permitir encadenar solo cinco bicicletas, no satisface al gran número de personas que quieren dejar su rodado. 
Es así que algunos ciclistas optan incluso por amarrarlas a los postes de luz o de otros servicios. 
A pedido de la Municipalidad, las playas incorporaron el estacionamiento de bicicletas al catálogo de servicio que brindan estos sectores privados. 
Su costo es de $10 la hora, lo que posibilita a muchos ciclistas tener una alternativa para dejar de encadenar sus bicis en las calles.

 
 


 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...