Una agresión pone en evidencia el drama de los enfermos mentales

Un episodio en el que una mujer resultó herida con dos puntazos en sus miembros inferiores, puso sobre relieve el descontrol y la desatención por parte del sistema de salud, de las personas afectadas con trastornos psiquiátricos, y además evidenció el temor de los vecinos del barrio Islas Malvinas, de la ciudad de General Güemes, a las reacciones de la persona en cuestión, por sus repetidos actos violentos.

El ataque con un cuchillo de cocina tuvo lugar en un almacén ubicado sobre la calle Buenos Aires. La paciente psiquiátrica atacó súbitamente y sin mediar palabra a una clienta del negocio, provocándole dos heridas en sus piernas. La víctima del ataque comenzó a gritar pidiendo auxilio, y fue asistida por la propietaria del negocio. Las hermanas de la atacante fueron hasta el almacén atraídas por los gritos y se llevaron a su hermana al domicilio. La vecina herida fue trasladada al hospital Castellanos, donde fue atendida por heridas superficiales y dada de alta en horas.

Como consecuencia de este ataque, los vecinos del barrio Islas Malvinas, cuyas viviendas están ubicadas en frente de la casa de la paciente con sufrimiento mental, increparon duramente a la familia por no tomar medidas que eviten actos de violencia como éste, que según dijeron, son muy recurrentes debido a su enfermedad.

"Nosotros desde hace 10 años venimos realizando denuncias, no sabemos qué es lo que tiene que pasar para que la lleven a internar, para que no sea una amenaza para los vecinos y para su familia. Ella tiene esquizofrenia y hace siete años tuvimos que salvar a una de sus hermanas que estaba siendo salvajemente agredida en medio de la calle", relató una vecina que pidió la reserva de su nombre. "En varias oportunidades juntamos firmas para que se haga algo con ella, sabemos que quiso matar a su madre, aquí tememos por la vida de nuestros hijos que juegan en la calle, así no se puede vivir tranquilo", agregó.

Sebastián Robledo, otro vecino, comentó que "hace unos meses ella se me acercó por la espalda con un cuchillo en la mano, por suerte me di vuelta a tiempo porque de lo contrario me habría apuñalado.

El año pasado apuñaló a un chico que caminaba por la vereda. También agredió a su padre. No estamos tranquilos con esta mujer cerca de nosotros. Algo tienen que hacer, porque la internan pero en pocos días le dan el alta y acá creemos que su problema no se cura", agregó el vecino.

"Los mismos parientes piden el alta porque dicen que no la pueden tener internada en contra de su voluntad. Pero sabemos que tampoco la quieren medicar; pedimos que la saquen de aquí y la lleven a un lugar seguro para ella y para nosotros. Haga lo que haga, por su enfermedad nunca va a quedar detenida", concluyó.

Rita, hermana de la paciente con sufrimiento mental reconoció que "ya no sabemos qué hacer porque también somos víctimas de sus ataques. En el hospital no quieren o no pueden tenerla y no la podemos mantener encerrada debido a que es contra la ley. Nos dicen que ella tiene que salir, pero se nos escapa, tiene 46 años y hace 20 que está enferma, nosotros le damos las pastillas que tiene recetadas pero no es suficiente". "Hoy fue una situación extrema y por duro que suene yo también quiero que la internen. Pero quiero aclarar que los vecinos la provocan. Es como si la persiguieran y la hacen reaccionar mal", manifestó Rita.

Marisa fue llevada al hospital y desde allí trasladada a la ciudad de Salta.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...