Violencia laboral hacia las mujeres

La violencia hacia las mujeres tiene lugar en distintos ámbitos, uno de ellos y donde pasamos la mayor parte de nuestros días es en el trabajo. Una de las violencias laborales más crueles sucede en el ámbito de la Justicia, por parte de magistrados, funcionarios y empleados.

La violencia de magistrados hacia empleadas, funcionarias o magistradas de igual o inferior jerarquía se evidencia en sus gestos, sus ninguneos, levantamiento de la voz, intimidación, y es una violencia hasta el día de hoy consentida y apañada por la Corte de Justicia de Salta y también por las autoridades máximas del Ministerio Público, ya que cuando toman conocimiento fehaciente por presentaciones formales no hacen absolutamente nada, miran para el costado, que es lo mismo que ponerse del lado del violento, convirtiéndose así en cómplices porque esta actitud de los superiores jerárquicos es la que permite la reproducción de la violencia laboral al sentirse ese juez impune. La persona que denuncia a un juez dice la verdad simplemente porque para denunciar a un juez hay que ser muy valiente, haber aguantado violencia hasta decir basta porque se sabe que a los jueces se los apaña y se lo sabe desde siempre, desde que José Hernández escribió en el Martín Fierro su máxima de hacerse "amigo" del juez y no darle de que quejarse.

El acoso moral en el trabajo no es nuevo, existen diversas categorías: a) moobing: se considera tal a las actitudes hostiles frecuentes y repetidas en el lugar de trabajo dirigidas siempre a la misma persona, b) harassment: término para señalar hostigamiento y ataques repetidos de una persona a otra para atormentarla, frustrarla y provocarla, c) bullying: describe humillaciones, vejaciones, amenazas, maltratos y d) whistleblowers: literalmente es el que hace sonar la campana de alarma. Se utiliza para los que por presentar reclamos, sufren represalias de todo tipo. Estas cuatro categorías de acoso moral en el trabajo constitutivo de violencia laboral hacia las mujeres se encuentra descripto en el libro "Diccionario de estudios de género y feminismos", de Dora Barrancos, Eva Giberti y Diana Maffía, de Editorial Biblos. Hay jueces con antecedentes de violencia familiar repetida por diferentes mujeres que fueron sus esposas y/o parejas, que tuvieron procesos por violencia institucional hacia las mujeres documentada en expedientes judiciales, que tuvieron denuncias de violencia laboral de género y sin embargo siguen en sus cargos de jueces a pesar de las denuncias de mujeres familiares, mujeres magistradas, mujeres justiciables, mujeres empleadas. Esta es la justicia patriarcal salteña que no solamente se manifiesta en fallos injustos sin perspectiva de género en los distintos fueros, sino que tolera de buen grado y con complicidades las violencias laborales hacia las mujeres por parte de magistrados de la Justicia provincial. Es imperioso que este estado de complicidades expresas o tácitas cambie en la Justicia salteña y es imperioso porque es un man dato constitucional y legal de primer orden.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...