Feliz cumpleaños. ¿alguien no va a la fiesta?

El 13 de abril de 1913, en la vieja cancha de Estudiantil Porteño, Boca vencía 4-2 al conjunto local con tres goles de Arnulfo Leal y el restante de Donato Abattángelo. Aquel cómodo triunfo del conjunto de la Ribera quedaría grabado a fuego en la historia del club por tratarse del primer partido del xeneize en la máxima categoría. De ahí en más pasaron 108 años exactos y Boca, para envidia de los demás, jamás se fue a la B.
Boca, es cierto, también supo jugar en segunda división. Pero a diferencia de los otros grandes, nunca descendió. Haciendo un breve repaso por sus primeros años podría decirse que el Club Atlético Boca Juniors se fundó el 3 de abril de 1905, que hasta 1908 sólo disputó partidos amistosos y algún que otro certamen extraoficial, y que en 1908 se afilió a la Argentina Football Association, la entidad predecesora de la AFA. El club se anotó en la categoría más alta que pudo, en la Segunda División, lo que hoy sería -salvando las distancias- la Primera Nacional.
En su primer torneo, Boca fue puntero en su zona pero perdió en semifinales con Racing. En 1909 terminó tercero en el grupo y no pudo aspirar al ascenso. Y en 1910 volvió a caer en semis con la Academia. En 1911 se creó la División Intermedia, entre la Primera Liga y la Segunda División, y Boca pasó a integrarla junto a Independiente, Estudiantes de La Plata, Ferro, Banfield y otros cinco equipos. Se salvó del descenso en la última fecha y en 1912 pegó el salto a Primera.
¿De qué manera? Bueno, convengamos que con cierta ayuda del escritorio... Es que Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, Estudiantes de La Plata y Porteño impulsaron la creación de la Federación Argentina de Football, una liga disidente, y la Argentina Football Association, a la que pertenecía Boca, quedó conformada por seis equipos de Primera y siete de la Segunda. Y tras un pedido del Club Atlético San Isidro (CASI) se resolvió que los 13 conjuntos ascendieran "por decreto" a la máxima categoría. En el caso de Boca, para nunca más volver.
Como todos, el Xeneize tuvo buenas y malas épocas a lo largo de sus 116 años de vida. En 1949, por ejemplo, estuvo al borde de convertirse en el primer grande en caer en desgracia, pero zafó al golear 5-1 a Lanús en la última fecha y todo volvió a la normalidad. Y en la década del 80, la implementación del sistema de promedios le ahorró varios dolores de cabeza. Otro grandes, en cambio, descendieron igual más allá de las bondades que suele otorgar a los poderosos la famosa tabla del descenso.
El primero en irse a la B fue San Lorenzo de Almagro, que perdió la categoría en 1981, el mismo día que Boca fue campeón con Maradona, y volvió en 1982. Lo siguió Racing, que bajó en el 83, perdió la final con Gimnasia en el 84 y regresó en el 85. Y en 2011 se sumaría River, el otro gigante de la Argentina, que jugó la Temporada 2011/2012 en la B Nacional y ascendió al año siguiente de la mano de Matías Jesús Almeyda. ¿El Rojo? Tampoco fue la excepción. Bajó en 2013, dirigido por Miguel Brindisi.
Mariano Valdés, hincha fanático de Boca y presidente del consulado xeneize en Mallorca, compartió un interesante posteo en su cuenta de Twitter con la cantidad de días que cada uno de los grandes lleva en Primera de manera ininterrumpida. San Lorenzo, 13.820. Racing, 12.693. River, 3.173. Independiente, 2.438. Boca, con 39.447, mira a todos desde arriba.

Fuente: Olé (Leandro Contento)

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...