Biden dijo que Israel "tiene  derecho a defenderse"

Mientras los ataques se cobraron al menos 70 vidas, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sostuvo ayer que Israel "tiene derecho defenderse" ante los ataques lanzados por Hamas desde la Franja de Gaza.

En paralelo, Rusia y varios países de Europa abogaron ayer por el cese de la violencia y por una intervención del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para promover el diálogo entre las partes.

El mandatario estadounidense habló ayer por teléfono con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, sobre la escalada del conflicto entre Israel y los palestinos, y se esperanzó en que en la crisis acabe "más pronto que tarde".

En declaraciones desde la Casa Blanca, Biden señaló que esa es su esperanza, "aunque Israel tiene derecho a defenderse cuando ha recibido miles de cohetes en su territorio".

Afirmó que los responsables de Seguridad Nacional y de Defensa de su Gobierno mantienen un contacto "constante" con sus interlocutores en Oriente Medio, "con todo el mundo, desde los egipcios a los saudíes, los emiratíes, etc.".

EEUU anunció ayer que enviará a Oriente Medio al subsecretario adjunto para Asuntos Palestinos e Israelíes del Departamento de Estado, Hady Amr, y pidió a Israel que haga "todo lo posible" para evitar víctimas civiles.

Freno en la ONU

En la ONU, EEUU frenó una posible declaración del Consejo de Seguridad en respuesta a los choques entre israelíes y palestinos, que fueron discutidos de urgencia y a puerta cerrada por los 15 miembros de este órgano.

Según fuentes diplomáticas, Washington se opuso a una propuesta presentada por otros países al considerar que no sería útil para rebajar la tensión, por lo que hasta el momento el Consejo de Seguridad oficialmente sigue guardando silencio sobre la última crisis en Oriente Medio.

Israel y las milicias palestinas no mostraron ayer ninguna contención, pese a la muerte de civiles y los llamamientos internacionales, e intensificaron los ataques que encaminan este nuevo enfrentamiento hacia una cuarta guerra.

Los cohetes desde la Franja de Gaza -más de un millar, la mayoría interceptados o fallidos- mataron ayer, según el servicio de emergencias israelí United Hatzalá, a un niño de 6 años, elevando a siete las víctimas en Israel.

En Gaza, 65 palestinos han muerto desde el lunes, entre ellos 16 niños y 6 mujeres.

Pedido de Europa

Luego de que Estados Unidos frenara una posible declaración del Consejo de Seguridad de la ONU, los países de la Unión Europea que se sientan actualmente en el Consejo (Francia, Estonia e Irlanda), junto a Noruega, emitieron una declaración por su cuenta en la que condenaron los ataques contra localidades israelíes lanzados desde Gaza y consideraron también "inaceptables" los altos números de víctimas civiles, incluidos niños, en los ataques de Israel.

Las naciones europeas mostraron también su preocupación por el posible desahucio de familias palestinas en Jerusalén Este, que estuvo en el origen de la escalada de la tensión, y exigieron a Israel el cese de las actividades de asentamientos, demoliciones y desahucios en los territorios ocupados.

Por su parte, China condenó en un comunicado de su misión ante la ONU la "violencia contra civiles" y llamó "a todas las partes relevantes, especialmente a Israel, a ejercer contención".

Por su parte, Rusia instó ayer a la ONU a convocar con urgencia al Cuarteto de Oriente Medio.

"Hoy hemos coincidido en que la tarea más urgente es la convocatoria del Cuarteto de mediadores internacionales: Rusia, EEUU, la ONU y la Unión Europea", dijo el ministro de Exteriores de Rusia, Sergéi Lavrov, tras reunirse con el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

Lavrov agregó que Moscú confía en que Guterres, como coordinador del grupo, "intente organizar dicho encuentro lo antes posible" a nivel de ministros de Exteriores.

La ONU "está plenamente dispuesta a reanudar las labores del Cuarteto y promover el diálogo entre las partes", replicó Guterres.

Hablan de la cuarta guerra

Israel y las milicias palestinas no mostraron ayer ninguna contención, pese a la muerte de civiles y las llamadas internacionales, e intensificaron por tercer día los ataques que encaminan este nuevo enfrentamiento a una cuarta guerra. Según el digital Ynet, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, habría confirmado ayer al gabinete de seguridad que rechazó una propuesta de Rusia para un alto el fuego. En cambio, aprobó un plan para intensificar los ataques a milicias palestinas.
En tanto, el movimiento islamista Hamas, que gobierna en Gaza, aseguró que no aceptará una tregua hasta que paren los bombardeos. El número dos del grupo, Salah al Arouri, dijo que los cohetes y misiles disparados son “existencias viejas” y que aún no han usado el arsenal más nuevo.

Por el interior de Israel también se expande el caos

 Grupos de ciudadanos árabes y judíos de Israel se enfrentaron ayer en distintas partes del país, incluyendo linchamientos en dos ciudades y profundizando aún más la violencia entre palestinos e israelíes, que de Jerusalén saltó a una peligrosa escalada en la Franja de Gaza.
Las imágenes de dos linchamientos, uno en Bat Yam y otro en Acre, recorrieron las redes sociales, en el primer caso un árabe y en el segundo un judío, siendo atacados por un grupo. Ambas víctimas se encontrarían en estado grave.
“Nada justifica el linchamiento de judíos por parte de árabes y nada justifica el linchamiento de árabes por parte de judíos”, dijo ayer el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, sobre los incidentes.

 Una larga historia

Grupos de judíos y de árabes israelíes (autóctonos o descendientes que se quedaron tras la creación del Estado de Israel en 1948 y que tienen una fuerte identidad palestina) se enfrentaron entre sí y con las fuerzas de seguridad, y hasta el momento más de 370 han sido arrestados en distintas partes del país.
Los incidentes tuvieron lugar en ciudades donde viven miembros de ambas comunidades, incluyendo Bat Yam, Acre, Lod, Tiberias y Jaffa, entre otras. Un portavoz de la Policía informó que decenas de personas resultaron heridas durante los disturbios, incluyendo 36 miembros de las fuerzas de seguridad.
El presidente israelí, Reuvén Rivlin, describió los incidentes como “una guerra civil sin razón”, y pidió a las autoridades locales y religiosas que intervinieran para detener la violencia.
Los enfrentamientos de la víspera comenzaron en pasado lunes a la noche, durante manifestaciones de árabes israelíes en rechazo, entre otras cosas, a la represión policial israelí en Jerusalén Este, algo que también motivó el comienzo del lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza. Desde ese día las protestas y enfrentamientos entre judíos y árabes no han hecho más que empeorar, al igual que el intercambio de fuego entre el Ejército israelí y las milicias palestinas en Gaza, que ha dejado hasta el momento un saldo de 65 palestinos y 7 israelíes muertos.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...