Cerró una sucursal de Garbarino y 25 personas quedaron en la calle

Angustia, dolor y mucha preocupación. Estas eran las sensaciones que tenían ayer los trabajadores de la firma Garbarino, luego de que se cerrara la sucursal de la peatonal Alberdi y 25 personas quedaran en la calle. 

Esta situación ya se veía venir, ya que la empresa arrastra una terrible crisis a nivel nacional y, de acuerdo a lo que cuentan los empleados, la idea de la firma es seguir con las ventas netamente online, sin tener espacios físicos donde se desempeñen los trabajadores. 

Hace una semana se había conocido que había una deuda cercana a los 20 millones de pesos del alquiler del local de calle Alberdi. Y como el dueño del edificio lo pidió, la empresa decidió cerrar las puertas. 

“Esta mañana (por ayer) nos dieron una noticia inevitable. Había esperanza de seguir abierto por una posible negociación con el nuevo dueño. Lo esperamos hasta último momento, pero no pasó”, señaló Marcos Varela, quien viene oficiando de vocero de los trabajadores.

Varela contó que la sucursal de la peatonal llegó a ser una de las que más vendía en el norte del país. En la misma trabajaban 25 personas, entre vendedores, encargados y gente del depósito. Todos tienen una antigüedad de entre 10 y 14 años. Si bien, legalmente no fueron despedidos, todos están muy cerca de quedar desvinculado de la compañía.

Por la crítica situación que se vive, ellos no podrán ser tomados por las otras sucursales de la firma que hay en Capital. Es por eso que desde hoy comenzarán una dura negociación com la empresa en la Secretaría de Trabajo de la Provincia. 

El nivel de preocupación comenzó a escalar. Es que desde la compañía dejaron deslizar que los trabajadores podrán optar por una especie de retiro voluntario, que se pagaría entre 9 y 18 cuotas. “No les convence mucho a ninguno. Con los altos niveles de inflación que tenemos, la plata se licuaría rápido”, señaló el vocero, quien dijo que trabajarán con los abogados del sindicato de Comercio o bien con particulares.

Ahora quedarán trabajando tres sucursales de Garbarino: una en el Portal Salta, otra en Paseo Salta y la última en el Alto Noa. Entre las tres tienen alrededor de 50 trabajadores y se calcula que un 40 por ciento está suspendido.

Como una forma de achique, hace un tiempo la empresa comenzó a suspender trabajadores. Quienes quedaron bajo esta situación cobran el 76% de sus sueldos bajo concepto de no remunerativo.

Consultados sobre cómo quedaron con los pagos de haberes, Varela contó que por la presión mediática que hubo se realizaron pagos parciales a los suspendidos (primero la idea de la compañía era no pagarles nada a estos trabajadores) y a los activos se les canceló marzo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...