La comunidad San Ignacio sigue implorando por agua

El agua que traen con una manguera desde El Tigre, a dos kilómetros de San Ignacio, llega desde hace varios días con una enorme cantidad de sedimentos por la colmatación de ese pozo que ya fue inhabilitado desde la semana pasada.

"El pozo de agua de El Tigre ya no funciona más. Fue descartado porque sale con mucho barro, pero como no tenemos más, no nos queda otra que seguir tomando así como viene", afirmó un representante de San Ignacio, donde viven más de 50 familias wichis.

En ese lugar el reclamo por el agua tiene larga data y pese a todas las gestiones y las promesas, hasta el momento no lograron una solución al problema que vienen exponiendo desde 2017, cuando comenzaron a enviar notas a Recursos Hídricos y a Obras Públicas de la Provincia.

Con el fuerte reclamo del cacique de esa comunidad, Osvaldo Gómez, quien a través de El Tribuno mostró su malestar porque San Ignacio había quedado relegada de las obras anunciadas por el Gobierno nacional, desde el área de Recursos Hídricos de la provincia se hicieron presentes. Tomaron medidas de la zona donde supuestamente iban a perforar el pozo. La comunidad se quedó un poco más tranquila en aquel entonces; confió y esperó. Pero pasaron más de dos meses desde aquel momento y los funcionarios no volvieron a aparecer por ahí.

La historia se repite

En aquel momento, la comunidad había mostrado su malestar porque tras los casos de desnutrición que se dieron en el norte y la convocatoria del arco político y de la farándula en el lugar, las obras se anunciaron y algunas se concretaron, pero nunca incluyeron a San Ignacio, pese a los pedidos que ya venían de varios años anteriores.

"Me siento muy molesto porque ahora salieron unos pozos nuevos luego del escándalo con los chicos desnutridos del año pasado, cuando vino Marcelo Tinelli y todo el mundo tenía puesta su mirada en esta parte. Y salieron dos pozos de agua a través de Tinelli. Se hicieron en Santa Victoria y otro en la comunidad La Golondrina. No sé cuántos fueron donados en esa campaña, pero lo que yo si sé es que en esta zona de Santa Victoria Este se hicieron dos pozos. Tienen cuatro en total y en ningún momento se activó nuestro pedido para San Ignacio", explicó Gómez en aquel momento.

Ahora, con la salida de funcionamiento del pozo en El Tigre se anunció que volverán a hacer otro pozo en el mismo lugar. Pero de San Ignacio volvieron a olvidarse y esto volvió a encender el malestar en la comunidad, que aún sigue esperando.

"El área de Hidráulica llegó aquí en abril para ver dónde van a hacer un pozo para nuestra comunidad y no volvieron más. Ahora dicen que van a hacer un nuevo pozo en El Tigre y nosotros seguimos esperando. Pedimos que cumplan con lo que prometieron a nuestra comunidad", expresaron los representantes.

De promesas incumplidas

Ante la situación de emergencia por la caída del pozo de provisión en El Tigre, la orden religiosa de los franciscanos, que trabaja en Santa Victoria Este, consiguió un camión cisterna con el cual proveen a las comunidades de la zona.

La tarea es compleja por el radio de acción que deben cumplir con un solo vehículo, con lo cual se dificulta el acceso al agua potable para todos los pobladores. No solamente en San Ignacio sino también en otras comunidades cercanas, el problema del agua aún no se resuelve, pero en el caso puntual de esta comunidad, existe el agravante de los reclamos y las promesas incumplidas.

"Estamos más tristes porque nos siguen marginando desde la Provincia y la Nación porque volvieron a salir otros cinco pozos mediante licitaciones que se dieron en lugares donde ya hay pozos, donde ya tienen de agua. Entonces nuestro malestar y dolor es que no se avanza en los lugares donde más se necesita. No se cubren las necesidades más urgentes y esto lo saben muy bien el Gobierno y el intendente", había manifestado Gómez en aquel momento.

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...