Se largó la campaña  electoral y todos  salen a disputarse el  voto de los indecisos

Resuelta una de las instancias que mayor tensión genera puertas adentro en cada agrupación política en un año electoral, la "rosca" interna por candidaturas y nombres propios, tras el cierre de listas con miras a las PASO de septiembre próximo se pone definitivamente en marcha la campaña proselitista de 2021.

Definidas las nóminas, sin grandes sorpresas de último momento, los principales referentes del Frente de Todos (FdT), de Juntos por el Cambio (JxC), el peronismo disidente, los liberales y la izquierda saldrán al ruedo a disputar especialmente el voto de los indecisos en las próximas semanas.

Diversas encuestas muestran por estos días que un porcentaje significativo del electorado, cuando restan menos de dos meses para las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 12 de septiembre venidero, aún no resolvió a quién brindará su respaldo en el cuarto oscuro.

Incluso, algunas consultoras indicaban antes del cierre de listas del pasado sábado que el número de indecisos superaba el 30% de la muestra total de quienes concurrirán a las urnas en las PASO: 32% llegó a señalar una encuesta de Oh! Panel, con un 29% de intención de voto en favor del FdT y un 24% para JxC.

Este escenario, en medio de un contexto extraordinario con motivo de la pandemia de coronavirus y de la crisis económica por la que transita la Argentina, agrega interrogantes adicionales y distintivas -particulares, únicas- a esta campaña electoral con vistas a las próximas elecciones de medio término.

¿Qué pasará más en la balanza, el avance del plan de vacunación tras el escándalo que le costó el puesto al exministro de Salud Ginés González García o la incapacidad del Gobierno para maniatar a la inflación?

¿Qué decisión tomarán incluso los partidarios de JxC con relación al "cruce de jurisdicciones" de María Eugenia Vidal y de Diego Santilli? ¿Les concederán su apoyo en las urnas, en cada distrito, en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires, respectivamente, o se inclinarán por propuestas alternativas dentro de ese mismo espacio, como gesto de desaprobación?

En este sentido, en la Capital Federal, la lista que presentará el radicalismo disidente, encabezada por Adolfo Rubinstein y respaldada por el actor y ex diputado nacional Luis Brandoni, supone un riesgo considerable para JxC, al diversificar en tres propuestas su oferta electoral en ese distrito.

Allí, en el terruño que actualmente gobierna Horacio Rodríguez Larreta -con aspiraciones presidenciales para 2023- y en donde surgió el PRO impulsado por el expresidente Mauricio Macri, existen quienes creen que este abanico de boletas "amarillas" podría generar que Leandro Santoro y Gisela Marziotta, del FdT, se anoten en la pelea por convertirse en el "binomio" más votado en las PASO.

En la provincia de Buenos Aires, el combo de variado linaje que integran Facundo Manes, Danya Tavella, Emilio Monzó, Margarita Stolbizer -relegada al cuarto lugar de la boleta- y Fabio Quetglas, entre otros, también enciende luces de alerta para la dupla Santilli-Graciela Ocaña, que cuenta con el respaldo del aparato macrista.

La designación de las duplas que encabezan las listas del FdT en la Ciudad y en especial en la estratégica provincia de Buenos Aires significa -al menos antes de las elecciones- una pequeña victoria para el sector de la coalición de gobierno que comanda el presidente Alberto Fernández, en el marco de las tensiones internas con el kirchnerismo.

Fernández logró ubicar a figuras políticas de su confianza al tope de ambas nóminas y además consiguió retener a su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, mano derecha del primer mandatario en el Poder Ejecutivo nacional: cederlo para la contienda electoral podría haberse leído como un gesto de debilidad. En el seno del Gobierno, el "albertismo" se mostró satisfecho con el resultado de las deliberaciones previas al cierre de listas y existen aquellos que consideran que Fernández logró finalmente persuadir con su "liderazgo consensual" a los otros socios del FdT para que se llegue a un "acuerdo armónico".

Según se comentaba en las últimas horas en Balcarce 50, con las nóminas que encabezan Santoro-Marziotta y sobre todo Victoria Tolosa Paz-Daniel Gollan en el principal distrito del país la coalición gobernante busca demostrar en los próximos comicios su "potencia competitiva", 16 años después del último triunfo del peronismo. "El Frente de Todos tiene representación en todo el país y eso es muy complejo de armonizar, con liderazgos muy fuertes en algunos casos", aseguran en la Casa Rosada.

Los progresos en el plan de vacunación otorgaron al Gobierno una bocanada de oxígeno en el tramo decisivo del año electoral y ahora las energías del Gobierno se enfocarán en tratar de "acelerar la recuperación económica, que sigue siendo heterogénea, para que llegue al bolsillo de las mayorías", según dijeron fuentes del oficialismo.

 La inflación será el rival

Claramente se avecina un desafío mayúsculo para el FdT debido a que inflación -superior al 50% anual-, el desempleo y la pobreza se ubican al tope de las principales preocupaciones de todos los argentinos, por delante de la inseguridad e incluso de la pandemia. Se espera que el “formato” de la campaña sea similar al que mostró el oficialismo en recientes actos de Fernández, con Alberto inaugurando obras, anunciando reparaciones sociales y conquistas, nuevos derechos, estímulos a la producción y al consumo, planes de políticas de empleo, y otras cuestionen que la gente espera de un gobierno abierto a todos.
 

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...