Polémica en Tartagal: Denuncian que le hicieron un aborto con 6 meses de gestación

El padre de crianza de una jóven oriunda de Salvador Mazza y la secretaria de la Niñez de ese municipio, Claudia Subelza, no salen del espanto y la indignación que les provocó conocer una situación que parece sacada de una película de terror: ambos denunciaron que a la joven de 21 años, con casi 6 meses de gestación, amparados bajo la ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE), en el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, profesionales médicos le practicaron un aborto. La joven, quien se había presentado sola en el hospital, sin conocimiento de su familia, pidió la interrupción del embarazo, lo que se concretó el lunes por la tarde.

El denunciante es Cristian González, un efectivo de la Policía de la Provincia, quien se mostró devastado por el hecho. Pero quien también expresó su angustia fue la secretaria de Niñez del municipio de Salvador Mazza, Claudia Subelza. La funcionaria relató que "cuando el papá de esta chica me llamó para contarme lo que iba a suceder lo llamé al gerente del hospital de Tartagal, Santiago Payo, y le pedí por favor que retrasen ese aborto porque queríamos hablar bien con la jovencita, que el padre de la chica se quería hacer cargo del bebé por nacer. Pero Payo me respondió que ya estaba decidido y que la ley los facultaba. Traté de explicarle que la chica tenía muchas más que las 14 semanas de embarazo, a lo que me respondió: "Eso era antes, ahora la ley se reformó'. No puedo creer lo que pasó, yo tengo un hijo que nació con 6 meses de gestación y como mujer, como ser humano me duele en el alma no haber podido evitar este crimen", dijo visiblemente consternada.

La palabra del padre

Cristian González, tío de la joven a quién le practicaron el aborto, relató: "Mi sobrina me dice papá y es una chica que ha sufrido mucho en la vida porque de chiquita fue abandonada por la madre, ella y su hermanita. Se crió con varios tíos, pero finalmente vino a vivir con nosotros, en el seno de nuestra familia. Ella es mamá de una nenita de 2 años y cuando vino a nuestra casa le dije que tenía que cuidarse, estudiar para ser alguien en la vida. Me dijo si pa, quedate tranquilo". El policía relató que "días atrás me enteré que estaba embarazada. Hablé con mi sobrina pero ella me lo negó. Por supuesto que no le creí y le dije que comprara un test de embarazo. Ella me respondió "bueno, pero antes tengo que ir a Tartagal a ver un tema de un trabajo'. Horas más tarde me llama un médico del hospital Perón, me dijo que era el Dr. Vidal. Me contó que mi sobrina había ido a verlo para que le haga un aborto porque ella estaba en situación de calle, no tenía para comer, y le hizo toda una historia al médico, que por supuesto era falsa. El Dr. Vidal habló conmigo y me dijo claramente: te anticipo que yo no le voy a hacer ningun aborto porque la chica está de casi 6 meses de embarazo. Pero acá en el hospital hay médicos que no son objetores de conciencia como yo. Hablá con la chica y contenela, no permitas ese aborto porque también es un riesgo para ella".

Gonzales refirió que "entonces hablé con una hermana mía que vive en Mosconi para que vaya urgente al hospital a hacerla desistir. Mientras tanto me comuniqué con la señora Claudia Subelza, de la dirección de la niñez de Salvador Mazza, y logré que mi sobrina me atienda el teléfono. Le rogué que no se haga nada, que lo tenga al bebé, que nosotros nos íbamos a hacer cargo. Que si ella después del nacimiento estaba convencida, lo podíamos dar en adopción. Ella me dijo "bueno papá, eso voy a hacer, pero una doctora ya me hizo tomar pastillas y me dijo que no me puedo ir del hospital porque puedo tener pérdidas en la calle'".

Cristian recordó que "horas después me llamó para decirme "papá, ya me hicieron el aborto'. Yo quedé horrorizado, y ella se escuchaba muy tranquila, porque creo que no está bien psicológicamente. Lo que no entiendo de parte del hospital es que por lo menos hubieran intentado que nosotros les diéramos una opción y no terminar así con la vida de un inocente", expresó el policía, devastado por la situación.

Desde la Secretaría de la Niñez

Claudia Subelza no sale del estupor, indignación y dolor que le provoca el hecho en el que le tocó intervenir, pero cuyo terrible final no pudo evitar. "Cuando el señor Cristian me llamó y me contó lo de su sobrina, y que había hablado con un doctor de apellido Vidal, lo llamé al Dr. Santiago Payo, gerente del hospital. Se molestó muchísimo, me trató bastante mal y cuando le pedí que retrasaran el aborto me dijo que ellos estaban amparados por la ley. Pero antes que se concretara este hecho, que a mi entender era evitable y que es tristísimo, hice un informe a la secretaria de la Niñez, la doctora Gómez, y según me explicó le dio intervención a la jueza de incapaces, la Dra. Chocobar. Me dijeron que fueron al hospital pero que no pudieron parar esa interrupción y la verdad que no sé por qué no se pudo evitar. Mientras tanto yo estaba tan angustiada que me puse a difundir el tema en redes sociales, porque de alguna manera quería ejercer alguna presión para que el aborto se evitase. Fue en ese momento que la chica embarazada me llamó desde el hospital de Tartagal donde estaba internada y me dijo que estaba arrepentida, que no se iba a hacer el aborto porque un doctor le explicó que por lo avanzado del embarazo era un riesgo para ella. Pero ahí mismo me cuenta que la doctora Miranda le había dado unas pastillas para que comience a tomar. Hablamos un momento y le dije que no tome más nada y ella aceptó, yo me sentí aliviada. Pero a las dos horas me llamó y me dijo: "Me están por llevar al quirófano para hacerme el aborto'".

“Algo incalificable”

La secretaria de la niñez de Salvador Mazza, Claudia Subelza, contó que le dijo al gerente del hospital Perón, Santiago Payo, “que tenía que respetar las 14 semanas antes de hacerle una interrupción voluntaria de embarazo y me respondió: ‘Eso era antes, la chica vino, está en pleno uso de sus facultades y el aborto se le hace’. Y efectivamente le hicieron el aborto a pesar de que el primer médico que se comunicó con el tío de la chica le aseguró que le faltaban pocos días para cumplir los 6 meses de gestación”. Subelza evitó dar más detalles “pero después del aborto la chica me llamó y me contó cosas que son espeluznantes; ella recordaba que, al parecer, como cuando se practican las cesáreas no les ponen anestesia total ella vio todo el procedimiento y de qué manera dispusieron del feto que le extrajeron del vientre. Cuando me daba los detalles yo recordaba que un hijo mío nació de 6 meses de gestación y me pregunté qué nos está pasando como seres humanos. Esta mañana volví a hablar con la gente del Juzgado y dicen que desde la Fiscalía Penal van a iniciar una investigación. Espero que sea cierto y que algo tan incalificable así no vuelva a suceder” expresó. 
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...