VIDEO. El Señor y la Virgen del Milagro recorrieron los barrios de una ciudad con fe y esperanza

Mucha expectativa había ayer en la ciudad, ya que, por primera vez en la historia, el Señor y la Virgen del Milagro saldrían del centro para recorrer los barrios más alejados, aquellos en los que se entretejen la fe con el hambre y la esperanza.

Luego de que el año pasado faltaran las celebraciones comunitarias debido a la pandemia, esta vez se buscó democratizar la fiesta salteña y llevar a los Santos Patronos a los lugares donde vive la gente: una decisión que quizás se extienda en el tiempo.

 

Desde temprano, las familias prepararon mesitas con los santos, armaron guirnaldas de papel crepé e inflaron globos blancos y amarillos para decorar los frentes de sus casas y las veredas de las calles y avenidas por las que pasarían las imágenes peregrinas.

Con mucha devoción, personas de todas las edades se acercaron con pequeñas réplicas de la Virgen y el Señor del Milagro a esperar la bendición y recibir algo de paz en sus corazones agitados por la pandemia, que se llevó seres queridos, trabajos y cierta tranquilidad.“Todo es muy atípico, pero lo vivimos lo más unidos posibles”, expresó Rodrigo Zambrano (35), quien estaba acompañado por su hija Maite y su hijo Gael. “Esto es para todo el pueblo salteño, más en la situación que vivimos, que es muy complicada”, agregó.

El hombre, de barrio Luján, valoró la posibilidad de recibir la visita de los Santos Patronos: “Esto nos permite a todos participar y tener cerca a las imágenes, que tanto nos hace falta”.

Roxana Romero (35), del mismo barrio, contó que entre los vecinos se juntaron los nueve días previos para rezar la novena. “Lo vivimos de diferente manera, pero se lo siente igual que otros años”, contó y confesó que, si bien estaba acostumbrada a algo diferente, la decisión de compartir el Milagro está intacta.

Ana María Casimiro (70) estaba feliz y muy emocionada: “Es la primera vez que sucede esto: que saquen las imágenes peregrinas a pasear y que vayan por todos los barrios. Me encanta”.

“La única fiesta del año”

Sobre la avenida Arenales y en torno a una mesa con mantel y claveles rojos y blancos, estaba la familia Carranza, que lamentaba no haber llevado un gazebo para tener más sombra. Al frente, flameaban banderas argentinas y sonaban las melodías de los himnos a los Santos Patronos, gracias a la colaboración de un vecino que puso un altoparlante.

Guadalupe (12) contó que nunca vieron las imágenes por allá, sino que siempre estas llegaban hasta el monumento 20 de Febrero. “Nunca los vimos por esta parte, pero ahora todos los podemos ver”, señaló la niña del barrio Luis Patrón Costas.

Rodolfo (73), su abuelo, aseguró que vivir el Milagro es “lo más hermoso”: “Esta es la única fiesta del año. No queda otra que compartirla como sea. Somos católicos y salteños: nacimos y vamos a morir acá”.
El hombre dijo que anhela que el año que viene no haya más pandemia. “Mientras tanto, vivámosla como se pueda”, expresó.

Mercedes Moya (60), del barrio Don Bosco, reconoció que “está bueno” que las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro se acerquen a las zonas más alejadas, donde la gente quizás tiene más dificultades para llegar hasta el centro, donde se hacen las celebraciones tradicionales.
“Hemos vivido otros Milagros de otra manera, con más intensidad, y tuvimos que adaptarnos y aceptar esta nueva forma”, expresó la mujer, que llegó acompañada por sus hijos y su marido y se fue muy emocionada.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...