Maniobra contable para usar  dos veces los DEG del FMI

El uso de los Fondos Especiales de Giro (DEG, por sus siglas en inglés) que el Fondo Monetario Internacional le envió a la Argentina no deja de generar polémica. Aunque ahora, después de la durísima crisis política de la coalición gobernante, parece quedar resuelta.

Sucede que el Ministerio de Economía tenía la decisión de utilizar esos fondos para cumplir con el pago de dos cuotas del préstamo solicitado al FMI que vencen este año. A contramano, el kirchnerismo -y más aún Cristina Kirchner- pujaba porque se utilizaran para ampliar el gasto público. Fue uno de los temas que estuvo en el trasfondo de la disputa política y de poder entre la vicepresidenta y el presidente Alberto Fernández en la última semana.

La disputa por los DEG ahora parece zanjada.

El Gobierno formalizó ayer una nueva modificación presupuestaria e incorporó los US$ 4.334 millones correspondientes a los Derechos Especiales de Giro (DEG) que otorgara el Fondo Monetario Internacional. La modificación al Presupuesto 2021 se concretó mediante un decreto de necesidad y urgencia (DNU), el último suscripto por los funcionarios salientes del gabinete de Alberto Fernández.

El movimiento

Truco o maniobra contable. Así le dicen los economistas, que ya vieron este movimiento en 2009, el año en el que Cristina Kirchner sucedió a su esposo, Néstor Kirchner, como presidente de la Nación.

En el decreto 622 el Gobierno blanquea la estrategia para sostener una expansión del gasto, buscando mejorar sus chances electorales en los comicios de noviembre y, a la vez, se garantiza un margen para maniobrar en 2022.

"Para que lo entienda todo el mundo: los dólares que nos dio el FMI el Tesoro se los vende al BCRA a cambio de pesos que usará para gastar. Luego el BCRA le devolverá los dólares al Tesoro a cambio de un título de deuda (o pagadiós) que solo el BCRA puede tener", tradujo por redes la maniobra el economista Alejandro Kowalczuk, director de Argenfund.

El título de deuda que señala Kowalczuk es una letra intransferible (LI) que queda inmovilizada en el BCRA.

Para emitir más

Es muy probable que el Tesoro use los pesos que reciba por la venta para ir cancelándole al BCRA los préstamos de corto plazo que le concedió (adelantos transitorios) "para que el organismo pueda recuperar capacidad de emisión por ahí que estaba al límite, sin tener que cambiar la Carta Orgánica (CO)", explicó el economista Gabriel Caamaño, del Estudio Ledesma.

Pero, además, el BCRA seguramente aprovechará la incorporación de la LI a su balance para lograr en el ejercicio 2021 -que se preveía magro y por lo mismo le quitaba para 2022 la chance de seguir asistiendo al Gobierno mediante la remisión de utilidades-, para mantener también abierta esa canilla.

"Con fuentes de financiamiento monetario al Tesoro al límite de la CO, los DEG se venden por pesos y luego se recuperan con una letra intransferible para pagar a FMI. Así se usan 2 veces, como en 2009. Esto también vuelve", le dijo Caamaño a La Nación.

Sin embargo, ayer fuentes del Ministerio de Economía le dijeron a Infobae que los DEGs se usarán íntegramente para cancelar deuda y no para aumentar el gasto primario del Tesoro. "La idea no es esa", insistieron en Economía, y desde el BCRA señalaron que el renovado margen que tendrá la entidad para hacer "adelantos transitorios" se usará recién el año que viene.

El miércoles se pagarán US$1.900 millones al Fondo

La Argentina prevé afrontar el próximo miércoles un pago por alrededor de 1.900 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
En medio de la crisis por la derrota en las PASO y los anunciados cambio de Gabinete, el gobierno de Alberto Fernández busca brindar certidumbre a la comunidad financiera internacional con esa decisión.
Los mercados aguardan con expectativa los próximos pasos del Gobierno en materia financiera, sobre todo teniendo en cuenta las diferencias entre la vicepresidenta Cristina Kirchner y el ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre el manejo de los recursos fiscales.
Economía ya envió al Congreso el proyecto de Presupuesto 2022, que prevé una reducción del déficit fiscal, que sería objetada por la vicepresidenta.
Para lo que queda de 2021, restan pagar al FMI casi 400 millones de dólares en intereses y otros 3.800 millones en concepto de capital, donde la mitad deberá ser abonada este 22 de septiembre.
El resto se deberá afrontar el 22 de diciembre, en la víspera de Navidad.
El Gobierno prevé hacer frente a estos vencimientos con los dólares que le giró el FMI mediante la asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG) que el organismo concretó en agosto.
En total, el Fondo giró a sus países miembros el equivalente a 650.000 millones de dólares en DEG, de los cuales a la Argentina le correspondieron unos 4.400 millones.
En el proyecto de Presupuesto, Guzmán da por hecho que no habrá pagos al FMI en 2022, lo cual liberará unos US$19.000 millones para el Tesoro.
Pero eso requerirá de alcanzar un acuerdo con el FMI de refinanciación de deudas.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...