Por la sequía, ya se estima una caída de 400 mil toneladas en los granos

Con algunas precipitaciones pronosticadas para la próxima semana, en las principales áreas agrícolas y ganaderas de Salta, pequeños, mediados y grandes productores cruzan los dedos por lluvias, porque luego de semanas de sequía y tórridas temperaturas el campo está otra vez en la provincia cerca de un desastre. 

El panorama de la actual campaña de granos es cada día más preocupante, porque el lunes próximo debería estar implantada prácticamente la totalidad de la superficie, pero por falta de humedad en los suelos apenas se pudo sembrar un 20% de lo proyectado para la campaña de gruesa. En la ganadería, por falta de pasturas, el panorama es desolador, con movimientos de rodeos, destetes precoces, ventas de hacienda a bajo precio, derrumbes en kilos y pérdidas palpables.

“En la agricultura, aunque lloviera mañana, ya se perdieron oportunidades de siembra en fecha, lo que implicaría una caída potencial superior al 30% en el rendimiento de la cosecha gruesa, soja y maíz, esencialmente”, precisó el ministro de Producción y Desarrollo Sustentable, Martín de los Ríos, tras una reunión que mantuvo con referentes de la actividad en Anta.

El funcionario analizó junto a productores los impactos de la sequía que afecta a las principales áreas agrícolas y ganaderas de Salta, al igual que en buena parte del país.

“En Rosario de la Frontera, La Candelaria, Metán y en Anta la situación es realmente grave”, precisó De los Ríos a El Tribuno, tras remarcar que “la falta de precipitaciones ya ha producido daños muy importantes y complejos de reparar en la ganadería”.

El ministro señaló que la falta de pasturas hace que los productores tengan que mover los rodeos, llevar la hacienda hacia lugares que tienen alguna disponibilidad de pastos, con los sobrecostos que ello implica, además de la pérdida de kilos, que también se traslada en pérdidas de terneros”, advirtió.
En este punto, el presidente de la Sociedad Rural Salteña, Carlos Segón, estimó que el crítico escenario actual se traduciría en una merma del 30% en el porcentaje de preñez, impacto este que se evidenciaría entre fines de este año y los inicios del próximo en el stock ganadero de la provincia.

Al respecto, De los Ríos hizo notar que, aunque lloviera la semana que viene, las pasturas tardan no menos de un mes en recuperarse, “por lo que en el sector ganadero tenemos un problema muy importante que intentaremos mitigar con gestiones vinculadas a instrumentos fiscales y líneas de financiamiento acordes a los ciclos productivos y el daño ya ocurrido”.

El ministro de Producción advirtió que, en el actual escenario, se estima que en la producción de granos de Salta habrá entre 300 y 400 mil toneladas menos de lo que se proyectó para la presente campaña de gruesa. “Si no llueve la semana próxima la situación será realmente dramática”, recalcó el funcionario, poniendo en claro que las pérdidas hoy estimadas en la cosecha de soja podrían ser mucho más ostensibles.

De los Ríos detalló que en el norte la campaña de gruesa tiene las mismas complicaciones, básicamente en soja y maíz, porque en el poroto las oportunidades de siembra se extienden hasta fines de febrero y comienzos de marzo inclusive.

Así lo hizo notar también el presidente de Prograno, Lucas Norris, quien recalcó que en el norte provincial la falta de lluvias y las altas temperaturas generaron una situación muy crítica. En referencia puntual a la soja, el referente de Prograno subrayó que, aunque tarde, a los productores no les quedará más opción que avanzar con las siembras por más bajos que sean los rendimientos esperados, porque tienen puestas todas las inversiones que demanda la campaña y compromisos asumidos con los centros de acopio. 

 El titular de la cartera de Producción de la Provincia reseñó que con las lluvias previas a Navidad se alcanzó a sembrar un 20% de la superficie de granos, pero desde entonces hubo precipitaciones escasas y dispersas. “Hoy, por las altas temperaturas, esos cultivos languidecen. Habrá que ver, una vez que llueva, que se salva”, explicó De los Ríos.

El agro salteño, al margen de la emergencia agropecuaria 

 

La ley no contempla campos no sembrados para las herramientas de asistencia.


Para el agro salteño la crisis tiene un agravante, ya que la ley de emergencia agropecuaria no contempla, entre las hipótesis para evaluar daños, a los campos donde no se pudo sembrar por falta de humedad en los suelos.
Esta grieta fue especialmente remarcada por Martín de los Ríos, quien junto a otros ministros de Producción la planteó ante el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y el nuevo gabinete de la cartera nacional.

“No sembrar no figura como causal de la declaración de la emergencia agropecuaria, lo que suma una complejidad adicional para los productores agrícolas de los departamentos afectados por la sequía”, explicó De los Ríos. “Se está pidiendo alguna herramienta de excepción que, en el contexto de la crisis hídrica, permita mitigar las consecuencias de una cosecha que se perdería en la medida de que no llueva la semana próxima”, agregó. 
Con respecto a la ganadería, sector en el que ya se evidencian fuertes pérdidas, el funcionario provincial afirmó que se analizan herramientas de asistencia urgentes. La próxima semana se conocerían definiciones oficiales al respecto.

De los Ríos resaltó que el Ministerio de Agricultura de la Nación, dentro del Plan Ganadero Federal, lanzó una línea especial de financiamiento. “Estamos viendo cómo la instrumentamos en Salta, ya que no tenemos un banco oficial de la Provincia”, indicó. Según adelantó el ministro, se analiza aplicarla mediante un fondeo, a través de la Unidad de Financiamiento de la cartera provincial, para poder asistir con los créditos blandos a ganaderos, “sobre todo a los pequeños productores que están hoy sin pasto”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...