El derecho a  la salud para una wichi, no tiene letras

La dolorosa historia de una mamá wichi que se encuentra postrada hace seis meses a la espera de un médico especialista es una historia que El Tribuno encontró en una cobertura en los agrestes montes del Chaco salteño.

Rosa María Chávez tiene 32 años, es mamá de un varoncito y desde hace más de seis meses se encuentra enferma de una patología en su lengua que no fue diagnosticada.

Sufre una dolorosa tumoración que a estas alturas le impide hablar o comer.

Solo ingiere alimentos líquidos que su esposo, sin trabajo y sin ningún subsidio, no puede conseguir.

Su silencioso dolor llegó a oídos de los caciques de las comunidades quienes hacen lo posible para conseguirle leche para que se alimente.

Rosa María mostró desesperada su cruel enfermedad, para que alguien pueda acercarle una derivación a un hospital de alta complejidad, porque en Coronel Solá solo recibe calmantes de los enfermeros para que permanezca postrada en su humilde pieza de lona plástica y duraznillo.

El Tribuno fue llevado hasta su precaria morada donde yace desde hace seis meses esa mamá de 32 años.

Rosa María Chávez no puede hablar ya, su rostro está tallado en sufrimiento y el dolor le brota de sus ojos.

Los vecinos y el cacique hablaron por ella: "Necesita atención médica, hace seis meses que está postrada, perdió mucho peso y ya no podemos conseguir algún alimento líquido.

Pedido

¿Acaso no hay médico para Rosa María?, se preguntaron.

Verdaderamente no la quieren revisar, siquiera.

Los vecinos relataron que no pueden moverla, a veces, y que es tal su deterioro por falta de alimentos que piensan que necesita una ambulancia y una derivación humanitaria.

"Ella sueña que un argentino que le dé al menos una oportunidad de vivir para su hijo", dijeron.

 

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...