¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
3 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

“Decidí poner en marcha canciones de Los Piojos y me encantaría llevarlas al norte”

“Susversiones” se llama la nueva obra del bajista fundador de Los Piojos, Micky Rodríguez, cuyo debut fue en Neuquén la semana pasada. En un mano a mano con El Tribuno contó que su plan es girar por el país.
Domingo, 22 de mayo de 2022 01:41

En la calma de una pequeña comunidad, entre cerros y ríos al noroeste de Córdoba, Micky Rodríguez se redescubrió con viejas canciones y las retocó. “Susversiones” se llama la nueva obra del bajista fundador de Los Piojos que ya tuvo su debut en Neuquén la semana pasada. Su plan es girar por el país y en un mano a mano con El Tribuno comentó sus deseos de visitar el norte argentino, algo que no se pudo dar con “La Que Faltaba”, su proyecto paralelo.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En la calma de una pequeña comunidad, entre cerros y ríos al noroeste de Córdoba, Micky Rodríguez se redescubrió con viejas canciones y las retocó. “Susversiones” se llama la nueva obra del bajista fundador de Los Piojos que ya tuvo su debut en Neuquén la semana pasada. Su plan es girar por el país y en un mano a mano con El Tribuno comentó sus deseos de visitar el norte argentino, algo que no se pudo dar con “La Que Faltaba”, su proyecto paralelo.

Si bien no hay un vínculo entre Los Piojos y el NOA, más allá del cariño entre el público y los músicos, fue Micky quien cambió su histórica remera a rayas por el poncho salteño y no lo dejó hasta la gira de Civilización, el último disco de una banda que persiste en el corazón de miles de argentinos.

¿Cómo fue el primer show de este nuevo proyecto?

El primer show estuvo buenísimo, se agotaron las entradas y estuvo muy lindo. Neuquén fue el bautismo de “Susversiones” y luego tocamos en Plaza Huincul (de la misma provincia).
 
¿La nostalgia te llevó a realizar nuevas versiones de canciones de Los Piojos o por qué se dio? 

Surgió en la etapa más estricta de la pandemia, de estar guardado y revisar la obra que hicimos con Los Piojos, de familiarizarse nuevamente, pese a que siempre estuvo el cariño. Pensé que sería bueno reversionarlas, lo que me gustaría sacarles a las canciones. Ese es el plan, agarrarlas y retocarlas, por suerte hay mucho material.

Este formato te llevó a comenzar una gira y diagramar otras, algo que con La Que Faltaba no se pudo dar, ¿por qué?

Porque vivo en un pueblo en Córdoba -en San Marcos Sierras- y la logística es más complicada. En este plan es más accesible y el proyecto para encarar nuevas rutas que es una de las cosas que más me gusta hacer.

El final de Los Piojos te llevó a alejarte de la gran ciudad y el cariño multitudinario de la gente, ¿es lo que necesitabas?

Después de esa historia tan maravillosa que viví, elegí y me gustó la idea de vivir en un lugar tranquilo, ver más en panorama la historia. Siempre digo que me propuse ver el bosque más que el árbol.

¿Y en ese panorama surgieron tus nuevas versiones?

Después de todo un tiempo estoy decidiendo poner en marcha esas canciones que tienen tanta vigencia y tanto amor para llevarlas por todo el país.
No es lo mismo cantarlas, que tocar el bajo y cantarlas. Fue algo mágico que fui descubriendo durante la pandemia.

 

En el proceso anterior tenés siete discos de estudio, ¿cómo hiciste para elegir las primeras y qué te generaron al volver a tocarlas?

En principio al elegir todas, si bien no me sorprendieron por el potencial, me pasó esa cosa de encontrarme yo con las canciones. Más allá de la magia, la interpretación propia de cada una y descubrí que tenían más cosas de las que pensaba cuando las escuchaba, me involucré más en ellas.
Las primeras que elegí creo que fueron clave, terminaron siendo las versiones que hice para este nuevo proyecto y en ese sentido tuve ese ojo clínico. De todas maneras, hay un montón de obra para seguir redescubriendo.

¿Qué temas incluís o incluiste en este debut?

Un poco la idea es reflejar toda la obra en diferentes épocas. Hay varias canciones de cada disco, hay algo de Chac tu Chac y de Ay Ay Ay (los dos primeros discos), de Azul (del cuarto CD) como de los últimos discos.
Hay lugares que remontan a los discos y soy un agradecido a esa historia que tiene mucha vida y una gran vigencia, aunque suene reiterativo, pero así lo siento.

Con Los Piojos llegaste a Salta dos veces, pero no con La Que Faltaba, ¿la gente del norte se puede ilusionar con verte nuevamente?

Claro que sí. Me encantaría volver, me gusta viajar haciendo música, encuentro compañía, compañeros y gente que me hace vivir el presente.
Me gustaría ir en este formato que es mucho más simple.

¿Sentís que para los viejos fanáticos sería un regresar el tiempo y una revancha para la nueva camada de público que no te vio en vivo?

Es un poco pretencioso y es una cuestión mía. Los Piojos tenían una característica difícil de igualar. Esto es una representación respetuosa de la obra, pero siempre llevando esa bandera.
Entiendo que hay una idea de la cercanía, al ser parte de esa historia y que hay gente que no nos pudo disfrutar.

¿Cómo sigue tu trabajo más allá de las giras?

Hice un primer corte, que es “Fijate”, y estoy trabajando en el segundo. Y como me gusta el movimiento, estoy saliendo a presentar el proyecto.

Es un formato dúo, ¿quién te acompaña?

Un gran músico: Nahuel Gordillo. Lo convoqué y generamos un dúo que funcionó muy bien. Me impresionó su sabiduría en las maquinarias y empezamos a generar un conjunto que es redondo para hacer música. 

 

 

¿Tenés otros shows programados?

Tenemos algo previsto para Buenos Aires, para San Antonio de Areco y estamos cerrando otras fechas en diferentes partes del país.

De regreso a Los Piojos, el 29 se cumplen 13 años del último show, ¿qué te genera?

A veces uno no dimensiona la realidad o lo que significó, entiendo que tengo un tesoro enorme y soy un agradecido a toda la historia vivida con la banda. 

Tenés la particularidad de llevarte bien con todos tus excompañeros...

Es que hemos vivido gran parte de nuestras vidas juntos, tuvimos hijos y lazos muy profundos que siguen intactos. Es la historia de Los Piojos. Siento que soy parte de una gran historia que hemos vivido más de 20 años juntos.

En Civilización dejaste la remera por el poncho, ¿lo volviste a usar?

Yo soy medio desastroso y Tavo (Gustavo Kupinski) era el guardador de cosas, lo que quería conservar se las dejaba a él. 
En la última época, del último disco, usé mucho el poncho salteño y un chulo del norte, pero deben haber quedado en alguna mudanza de Buenos Aires a Córdoba o tal vez están guardados en un bolso.
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD