En su discurso por el Día de la Victoria, Vladimir Putin justificó la invasión militar en Ucrania

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, eligió analizar a fondo la campaña militar de su país en Ucrania al hablar a la población con motivo del 77.º aniversario de la Victoria del pueblo soviético sobre la Alemania nazi en la Gran Guerra Patria (1941-1945), como se conoce la participación de la URSS en la Segunda Guerra Mundial.

"La defensa de la patria, cuando se definía su destino, siempre ha sido sagrada. Del mismo modo, estos días ustedes están luchando por nuestro pueblo en Donbass, por la seguridad de nuestra patria, Rusia", expresó.

En referencia a la denominada operación militar especial en Ucrania, el mandatario sostuvo que "el peligro iba en aumento cada día" y afirmó que "Rusia dio una respuesta preventiva a la agresión", tratándose de una decisión "forzada, oportuna y la única correcta" que pudo tomar "un país soberano, fuerte e independiente".

Al lamentar que Occidente hizo caso omiso a los llamamientos del Kremlin en diciembre de 2021 a "un diálogo honesto" y "la búsqueda de soluciones sensatas y de compromiso, teniendo en cuenta los intereses mutuos", Putin reiteró que los países de la OTAN no quisieron escuchar a Moscú.

"Los preparativos para otra operación punitiva en Donbass, para una invasión de nuestras tierras históricas, incluida Crimea, estaban en marcha sin tapujos. Kiev anunciaba la posible adquisición de armas nucleares. El bloque de la OTAN comenzó la militarización activa de los territorios adyacentes al nuestro. De este modo, se creaba sistemáticamente una amenaza totalmente inaceptable para Rusia justo en sus fronteras", precisó.

Putin razonó que "todo indicaba que sería inevitable un enfrentamiento con los neonazis, los seguidores de Stepán Bandera:  "Vimos cómo se desplegaba la infraestructura militar, cómo empezaron a trabajar cientos de asesores extranjeros y se realizaban las entregas regulares de las armas más modernas de los países de la OTAN".

"Estados Unidos, sobre todo después del colapso de la Unión Soviética, empezó a hablar sobre su excepcionalidad, humillando así no solo al mundo entero, sino también a sus satélites, que tienen que fingir que no notan nada y tragarlo con resignación", despotricó el mandatario.

Luego indicó que "Rusia tiene un carácter diferente" y destacó que sus habitantes nunca renunciarán "al amor por la patria, la fe y los valores tradicionales, las costumbres ancestrales y al respeto por todos los pueblos y las culturas", enfatizó Putin, denunciando la "degradación moral" de Occidente, donde "al parecer, decidieron cancelar esos valores milenarios".

"Esta degradación moral se convirtió en la base para la falsificación cínica de la historia de la Segunda Guerra Mundial, incitación de la rusofobia, la glorificación de los traidores, la burla de la memoria de sus víctimas, la anulación del coraje de los que ganaron la victoria a costa de sufrimientos", declaró.

En ese sentido, el mandatario ruso lamentó que a los veteranos estadounidenses se les prohibió acudir al desfile de Moscú este año y expresó que su país honra a "todos los combatientes de los ejércitos aliados —estadounidenses, británicos, franceses, miembros de la Resistencia, los valientes soldados y guerreros de China—, todos los que derrotaron al nazismo y militarismo".

Putin terminó su discurso dirigiéndose a las Fuerzas Armadas rusas y la milicia de Donbass para reafirmar que luchan "por la patria, por su futuro, para que nadie olvide las lecciones de la Segunda Guerra Mundial, para que en el mundo no haya lugar para los verdugos, castigadores y nazis".

Homenaje a los mártires

Putin -destaca el sitio Actualidad RT- rindió homenaje no solo a los caídos en la Gran Guerra Patria, sino también a los "mártires de Odesa quemados vivos en la Casa de los Sindicatos en 2014", los civiles de Donbass que "murieron por los despiadados bombardeos y los ataques bárbaros de los neonazis", y los militares fallecidos "en una batalla justa por Rusia".

Durante el desfile de este 9 de mayo, 11.000 personas formaron parte del evento, incluidos los efectivos que llegaron desde la zona de las acciones combativas en Donbass. El desfile de equipo militar, que incluye un total de 131 vehículos, lo encabezó el emblemático tanque soviético T-34-85.

El embajador ruso en Polonia fue atacado con pintura roja

Durante la celebración por el Día de la Victoria en Polonia, el embajador ruso y su equipo fueron agredidos con bombas de pintura roja lanzados por activistas que están en contra del conflicto bélico en Ucrania.

El hecho sucedió el lunes por la mañana cuando Sergei Andreev asistió al cementerio donde se encuentran los restos de los soldados soviéticos que murieron durante la Segunda Guerra Mundial en el territorio polaco.

 

 

 

 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...