Una veterinaria nació en la crisis y hoy es una moderna clínica

En 2001, cuando estallaba una de los peores crisis que enfrentó el país, el médico veterinario Oscar Luna regresaba a su Salta natal junto a su esposa y colega Carina Castillo, y juntos ponían en marcha lo que en aquel momento era Veterinaria Vaqueros, un emprendimiento que surgió, en aquel contexto, como un medio de vida y, por qué no, de supervivencia al contexto en el que daban sus primeros pasos.

Pero los años pasaron y el proyecto se afianzó, tanto que la clientela de la veterinaria ubicada en una localidad al norte de la ciudad de Salta se remontaba incluso hasta el extremo más al sur de la capital provincial.

Esto motivó a Oscar y Carina a dar un nuevo paso en su proyecto, que luego ya no se detuvo y sigue creciendo hasta hoy, que apuesta a nuevos desarrollos y amplió su campo de acción del servicio veterinario a la capacitación y profesionalización de los actores del sector.

En un repaso por su historia, Oscar Luna, director médico de lo que hoy es Clínica Veterinaria Centro, cuenta que "tras 7 u 8 años de recibido decidí venirme a Salta. Llegué con mi familia a finales de 2001 y nos encontramos con una situación no solamente económica sino socioeconómica bastante adversa, que fue cuando el país estalló durante el Gobierno de (Fernando) De la Rúa".

"En esa coyuntura fue bastante duro salir adelante, porque las cosas no tenían precio... muy parecido a la situación actual pero con una gran diferencia: no es lo mismo que te agarre una crisis de este tipo cuando tenés un proyecto de años, a estar recién empezando; fue una etapa muy dura de inicio", recordó.

Oscar cuenta que en ese momento "abrí una veterinaria buscando empezar a trabajar al otro día y con costos fijos lo más bajos posible". Es así como llegó a Vaqueros y fundó la Veterinaria Vaqueros, que era de pequeños animales, con farmacia y venta de productos para grandes animales: "Por eso el eslogan de la veterinaria decía "Todo para la mascota, todo para el productor'. Era un proyecto para salir adelante, para comer al otro día", recuerda.

El área de internación de mascotas, con todo lo necesario para los pacientes. Jan Touzeau

Afortunadamente, tras un comienzo difícil el proyecto empezó a caminar. "Nos fue muy bien y eso creo que es para destacar, porque si bien teníamos 7 u 8 años de experiencia profesional, el negocio en Salta era nuevo. Automáticamente empezamos a brindar un servicio desde una pequeña veterinaria, y eso nos permitió crecer rápidamente a pesar de las condiciones adversas", destaca el profesional.

A dos años de inaugurar la veterinaria ya contaba con pacientes y una clientela de toda la ciudad de Salta. "Venía gente de barrio Santa Ana hasta Vaqueros, por lo que decidimos acercarnos nosotros también y abrimos Veterinaria Centro, que es el proyecto actual". El local se mudó entonces a la ciudad de Salta, a calle Santiago del Estero esquina Alvear, "que fue una zona de Salta que en 2004 estaba un poco olvidada, y fuimos creciendo en forma conjunta, nosotros como empresa y la zona como área con movimiento comercial".

A partir de esta experiencia se afianza el negocio y la clínica empieza a brindar un servicio más firme, más estructurado y empezamos a desarrollar el proyecto actual. "Empezamos a interactuar con colegas, a brindar un servicio veterinario de mayor complejidad y empezamos a sumar médicos veterinarios al staff de la clínica en la medida que el desarrollo económico nos permitía proyectarnos técnicamente", detalla Carina Castillo, gerente de la empresa y quien tiene a cargo la administración general de la clínica.

"Empezamos a armar líneas de especialización técnica que es, por un lado, el recurso humano y su formación, pero, por otro lado, la tecnología", explicó Oscar, y señaló que "son dos cosas que siguen dos líneas distintas: una es alguien comprometido con ganas de proyectarse y nosotros le brindamos las facilidades para poder hacerlo y lleva tiempo, y la otra no lleva tanto tiempo pero lleva una inversión de dinero".

Proyecto final

Finalmente, en 2019 empezó la construcción del proyecto actual y la veterinaria se mudó a la nueva sede en 2020, cuando concluyeron con la primera parte de la obra. Pero en marzo llegó la pandemia por COVID-

19 y nuevamente otra crisis en el camino de la empresa. No obstante, Oscar relata que "nosotros seguimos trabajando, el mercado veterinario se desarrolló porque éramos considerados esenciales".

"A partir de ahí empezamos a construir la cuarta etapa de nuestra vida profesional, que es Clínica Veterinaria Centro", indica Carina, y agrega que "empezamos a desarrollarlo estructuralmente y también desde el punto de vista del recurso humano, y hoy somos un grupo grande de trabajadores entre profesionales, personal de administración y maestranza".

"Nos sentimos orgullos también de generar trabajo a un grupo de personas y a familias de la ciudad de Salta. Siempre vemos lo local como lo importante y este proyecto además de brindar servicios contiene a muchos trabajadores y profesionales que necesitan hacer sus residencias", destacaron.

La clínica en detalle

La clínica cuenta con el área de medicina felina, el servicio de ecografía y radiología, que forma parte de diagnóstico por imágenes, y cardiología.

Además hay un servicio de cirugía, que es la expertiz de Oscar Luna, director técnico de la clínica. Está formado por la parte quirúrgica y el servicio de anestesia.

Por otra parte, se cuentan los servicios de fisiatría y fisioterapia, el área de internación, que tiene cerca de 50 jaulas; el área de infecciosos, caninos general y caninos infecciosos.

También el servicio de laboratorio y clínica oncológica.

Oscar resalta que "somos una de las pocas clínicas veterinarias del país que brindan servicio de resonancia magnética".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...